Estudio descubre los orígenes de la peste negra que mató a 200 millones de personas

·4  min de lectura

Los orígenes de la peste negra ya no son un misterio, según un nuevo estudio publicado en la revista Nature. Esta fue una plaga causada por la bacteria Yersinia pestis que se introdujo por primera vez en el Mediterráneo por medio de barcos mercantes, y se extendió rápidamente por Europa, el norte de África y Oriente Medio durante el siglo XIII.

Se cree que hasta el 60 por ciento de la población contagiada murió como resultado de la primera ola de la enfermedad, que se extendió a una pandemia de 500 años llamada Segunda Pandemia de Plaga, que duró hasta el siglo XIX.

Nadie, hasta ahora, había conocido los verdaderos orígenes de la peste negra, y existen diferentes teorías que circulan en la comunidad académica.

“Las dos hipótesis principales eran China y Asia Central. Para resolver este misterio, se necesitaba ADN antiguo del este de Eurasia occidental”, dijo a Newsweek el coautor e historiador de la Universidad de Stirling, Philip Slavin.

Los únicos hallazgos arqueológicos disponibles hasta la fecha provienen de Asia Central, encontrados en excavaciones que tuvieron lugar hace casi 140 años.

Cerca del lago Issyk Kul, ahora en Kirguistán, gracias a las lápidas que dicen que los que perecieron en esos años murieron de “pestilencia”, hay evidencia de que una epidemia devastó a una comunidad mercantil local en los años 1338 y 1339.

<span>Inscripción de la peste en la región de Chu-Valley en Kirguistán. El grabado se traduce de la siguiente manera: “En el año 1649 [= 1338 EC], y durante el año del tigre, en turco llamado ‘Barras’. Esta es la tumba del creyente Sanmaq. [Él] murió de pestilencia”. (Imagen: AS Leybin, agosto de 1886)</span>
Inscripción de la peste en la región de Chu-Valley en Kirguistán. El grabado se traduce de la siguiente manera: “En el año 1649 [= 1338 EC], y durante el año del tigre, en turco llamado ‘Barras’. Esta es la tumba del creyente Sanmaq. [Él] murió de pestilencia”. (Imagen: AS Leybin, agosto de 1886)

EL APOYO DE LAS LÁPIDAS

“Hay, en total, 467 lápidas con inscripciones fechadas con precisión, que van desde los años 1248 hasta 1345 e. c.”, dijo Slavin. “118 de estos están fechados entre 1338 y 1339, lo que indica algún tipo de crisis de mortalidad elevada. Algunas inscripciones eran más largas que otras, y en diez de ellas está grabada ‘pestilencia’ como causa de muerte (en lengua siriaca, la lengua litúrgica de los cristianos locales).

“Durante más de 100 años, esta referencia de ‘pestilencia’ había desconcertado a los historiadores. Sospeché que podría haber sido el comienzo de la peste negra, pero solo el ADN pudo establecerlo”.

En este estudio, utilizando ADN antiguo (ADNa), los investigadores analizaron los restos humanos en sitios donde las lápidas indicaban que el individuo había muerto a causa de una epidemia.

“Descubrimos ADNa de los dientes de siete individuos. Los dientes tienden a conservarse mejor después de la muerte y preservan los patógenos en el torrente sanguíneo. Durante el análisis, se detectó la bacteria de la plaga Yersinia pestis en los tres individuos”, dijo.

Después de muchos años, las muestras de ADN son propensas a la contaminación y degradación ambiental, lo que presentó algunos desafíos para el equipo de investigación.

“Solo dos de cada tres dientes tenían suficiente cobertura genómica. Pero fue suficiente para combinarlos y obtener una mayor resolución genómica, que arrojó una imagen muy clara.

“No solo se detectó Yersinia pestis en las tres muestras. También la alta cobertura de dos muestras nos permitió determinar su posición evolutiva en el árbol filogenético.

GENOMAS ASOCIADOS

“El análisis encontró que los genomas 1338-1339 cayeron en un nodo inmediatamente anterior al Big Bang, que fue cuando el linaje principal de Yersinia pestis se dividió en cuatro nuevas ramas, de las cuales la rama uno está asociada con los genomas de la peste negra de Eurasia occidental”, dijo Slavin.

También encontraron que las cepas de peste que se encuentran hoy en día alrededor de la cordillera de Tian Shan de Asia Central (que atraviesa Kirguistán, Kazajstán, Xinjiang en China, y Uzbekistán) tienen una estrecha relación genética con los genomas antiguos reconstruidos de 1338-1339.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que la explicación más probable es que la antigua cepa evolucionara localmente, dentro de la extensa región montañosa de Tian Shan.

“¡Este misterio centenario fue resuelto! Pero aparte de eso, hay dos conclusiones adicionales. Para comprender el fenómeno de las enfermedades epidémicas emergentes, es esencial tener una imagen evolutiva lo ‘más grande’ posible.

“Es importante ver cómo estas enfermedades se desarrollan evolutiva e históricamente. Siempre es importante no tratar a las diferentes cepas como fenómenos aislados, sino como algo que se sitúa dentro de un cuadro evolutivo mucho más amplio.

“Para comprender cómo se desarrollan y se transmiten, es importante considerar la historia de los contextos ambientales y socioeconómicos en los que ocurrieron estos procesos”.

Los autores esperan que su estudio sea un ejemplo de cuán esencial es la investigación multidisciplinaria colaborativa para generar importantes descubrimientos como estos. En ellos participaron colegas de diferentes campos como historiadores, arqueólogos y genetistas.

“Creemos que el futuro de la investigación de la historia de las plagas debería ser así”, concluyó Slavin. N

(Publicado en cooperación con Newsweek. Published in cooperation with Newsweek).

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

Así evolucionó la máscara del doctor de la peste

La revolución de la higiene personal

De Sófocles a Saramago: las epidemias en la literatura