Estudiantes y deudores de Chicago reaccionan al plan de condonación de préstamos de $10,000 de Biden

·5  min de lectura

Valentino Wilson vio cómo su deuda se acumulaba tras obtener una licenciatura y una maestría en ingeniería. Sus padres ahorraron para la universidad, pero luego su madre, una maestra, enfermó crónicamente. El dinero se destinó a facturas médicas cada vez mayores.

Wilson, de Bartlett, paga $70,000 en préstamos a su nombre y otros $160,000 a nombre de su padre. El joven de 25 años dijo que podría tomar hasta 30 años pagar sus préstamos estudiantiles.

El miércoles, en todo Chicago, prestatarios como Wilson reaccionaron ante la noticia de que el presidente Joe Biden planeaba perdonar entre $10,000 y $20,000 en alivio de la deuda estudiantil.

“Mi préstamo está acumulando una deuda de $10,000 cada año, por lo que realmente no hace mucho por mí”, dijo Wilson, un postulante a doctorado en ingeniería biomédica de la Universidad de Illinois en Chicago, el miércoles a las afueras del campus.

Wilson dijo que cree que el plan de Biden es bueno, pero no suficiente. Los estudiantes son empujados fuertemente hacia la universidad con poca información sobre cómo la deuda podría afectarlos, dijo. El dinero que destina para pagar sus títulos podría haber sido una hipoteca, dijo.

“Definitivamente tengo miedo de lo que esa carga financiera hará por mis otros objetivos en la vida, fuera de la escuela y comenzar una carrera, como formar una familia”, dijo Wilson.

Arik Mendelevitz, de 29 años, creció en Humboldt Park y Northbrook y se graduó en 2015 de Kalamazoo College en Michigan como beneficiario de la Beca Pell con una especialización en filosofía y una especialización en teatro e historia. Salió por la puerta con una deuda de alrededor de $35,000. Siete años después, todavía debe aproximadamente $27,400.

Mendelevitz ha vivido en el mismo apartamento en Uptown desde octubre de 2015; afortunadamente, dijo, su alquiler no ha aumentado demasiado. Sin embargo, considera comprar un condominio de una habitación y no puede hacerlo mientras continúe pagando sus préstamos.

“Incluso con esto y el alivio de la deuda, todavía debo $7,000. Tendré que pagar eso durante varios años”, dijo. “Entonces, todavía está dificultando ese salto a la siguiente etapa en mi vida. Porque, ya sabes, quería aprender, quería ir a la universidad”.

Mendelevitz, quien dijo que tiene amigos con deudas universitarias de hasta $70,000, dijo que cree que la solución es perdonar todas las deudas estudiantiles.

“Si miras a los países que hacen eso, no están detrás de nosotros. Alemania no tiene una economía tambaleante, tienen universidad gratuita”, dijo. “Y enviar a la gente a la universidad y hacerlo asequible, no sólo ayuda a esa persona a mejorar y ganar más dinero, sino que nos brinda un país más inteligente, más completo y mejor educado para vivir”.

En Hoffman Estates, Geoffrey Wessel dijo que la condonación de $10,000 es “agradable”, pero “sigue siendo una gota en el océano para la mayoría”. Wessel, que tiene casi 50 años, asistió a la Ball State University de 1991 a 1996.

Tuvo que pedir préstamos durante su tiempo en la universidad y se fue con una deuda de aproximadamente $25,000.

“Luego pasé mucho tiempo obteniendo indulgencias y aplazamientos porque simplemente no podía pagarlos, especialmente después de que nació mi hija porque resultó tener necesidades especiales”, dijo.

Wessel tuvo que comenzar a pagar sus préstamos una vez que alcanzó el límite de aplazamientos e indulgencias.

Obtener $10,000 perdonados probablemente borrará por completo la deuda de algunas personas, pero no para la mayoría, dijo. Por ejemplo, aún tendría que devolver $10,500.

Teniendo en cuenta que la deuda estudiantil afecta más a los grupos marginados, como las personas de color, que a las personas como él, dijo, “el gobierno podría haber hecho mucho más”.

Mientras el campus de la UIC rebosaba de estudiantes en el tercer día de clases del semestre, Caison Crawford acababa de terminar una conferencia sobre cálculo empresarial.

“$10,000 está genial. Es un comienzo seguro”, dijo el joven de 20 años que estudia marketing y publicidad. El dinero ayudará a muchos compañeros de estudios, pero la educación universitaria debe ser aún más asequible, agregó.

El estudiante de tercer año y nativo de Chicago pidió préstamos para pagar su vivienda. Su madre, una doctora que trabaja en la prevención de virus, todavía está pagando sus préstamos estudiantiles. Es difícil mirar hacia adelante a una carrera mientras la deuda se avecina, dijo.

“Todavía queremos más. Todavía sentimos que merecemos más”, dijo Crawford.

Mientras caminaba por el campus de UIC, Katrina Roberts, estudiante de segundo año, dijo que el perdón de cinco cifras que Biden planeó era sustancial, pero palideció en comparación con la deuda que enfrentan muchos estudiantes.

“Es como hacerle una abolladura a un coche. No es mucho, pero ayuda”, dijo la estudiante de psicología de 19 años.

Ella cree que la educación es un derecho y quiere ver la condonación de préstamos a mayor escala, dirigida a las personas que ganan menos dinero o que son las primeras personas de su familia en ir a la universidad. Un título es esencial para convertirse en una terapeuta útil y exitoso, dijo Roberts. Ella espera acumular una deuda de entre $250,000 y $350,000 cuando vaya a la escuela de medicina.

“La gente, independientemente de si tiene o no una deuda estudiantil o la ha pagado, debería estar agradecida de saber que los profesionales del futuro no serán penalizados por obtener la educación necesaria para convertirse en profesionales que ayuden a la sociedad”, dijo Roberts, de Englewood.

Jennifer García se sentó en una repisa comiendo pizza mientras pasaban los estudiantes. Todavía no había oído hablar del plan de deuda estudiantil de Biden. La deuda podría acumularse cuando obtenga una maestría en educación, dijo. García espera convertirse en maestra de matemáticas de cuarto grado.

El precio de aprender a veces se interpone en el camino del aprendizaje, dijo. Un amigo con deudas no puede pagar los libros y ha tenido que buscar becas.

La matrícula debería ser más barata, como lo es en los colegios comunitarios, agregó la joven de 18 años de La Villita.

“No puedes enfocarte en tu educación”, dijo García, “cuando te estás enfocando en la parte financiera”.

jsheridan@chicagotribune.com

adperez@chicagotribune.com

  • Este texto fue traducido por Octavio López/TCA