Estallido en América Latina: las protestas llegan a Colombia con un paro contra el gobierno de Iván Duque

LA NACION

"La protesta social pacífica es un derecho constitucional, el cual garantizamos, pero seremos implacables con los actos de vandalismo", dijo el presidente

BOGOTÁ.- Ecuador, Nicaragua, Bolivia, Chile. Las protestasen los países de América Latina se multiplican y hoy llegan a Colombia,donde están convocados un paro y protestas contra el gobierno de Iván Duque, quien llegó al poder hace poco más de un año.

Esta mañana sindicatos, estudiantes, campesinos y líderes políticos de izquierda se movilizan en una marcha nacional contra el presidente para rechazar reformas laborales y el sistema de pensiones sugeridas por el FMI, pese a que el mandatario negó estar impulsándolas.

Las manifestaciones más grandes tendrán lugar en los principales puntos de la capital del país, Bogotá. "Vamos a tener 16 marchas, afectaciones parciales en corredores como la autopista Sur, la NQS, la avenida 68 y la calle 63, entre otros. Además de tres puntos de aglomeración: la Universidad Nacional, el parque Nacional y la plaza de Bolívar", confirmó el secretario de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo, de acuerdo con lo publicado por el diario El Tiempo.

"La protesta social pacífica es un derecho constitucional, el cual garantizamos, pero seremos implacables con los actos de vandalismo", dijo en las horas previas a la protesta Duque, quien 15 meses después de haber asumido el cargo tiene bajos índices de aprobación y no logró consolidar una coalición en el Congreso.

Las razones

El presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, Diógenes Orjuela, aseguró que la jornada de protesta tiene motivaciones que van más allá del impacto que puede tener una reforma laboral y de pensiones.

"Hay muchos acuerdos incumplidos con los indígenas, con los profesores, con los trabajadores estatales, y también reivindicamos el derecho a la paz por la violencia que se está dando", explicó.

Por su parte los estudiantes reclaman más recursos para la educación pública, mientras que los indígenas exigen medidas de seguridad para evitar los asesinatos de sus dirigentes y de líderes sociales a manos de grupos armados ilegales, uno de los principales problemas de Duque ante la comunidad internacional.

Asimismo, y a pesar del acuerdo de paz alcanzado por el anterior gobierno con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en 2016, gran parte del país vive en la violencia mientras grupos ilegales armados compiten por territorios sin control estatal. Docenas de indígenas y líderes sociales fueron asesinados en crímenes que siguen sin resolver.

Para hoy Duque autorizó a los alcaldes y gobernadores a adoptar medidas excepcionales para contener las protestas si es necesario, incluido el toque de queda, además de la prohibición para portar armas y vender bebidas alcohólicas.

Además, la autoridad migratoria ordenó el cierre de 12 cruces fronterizos con Venezuela, Brasil, Perú y Ecuador, desde el miércoles y hasta la madrugada del viernes, para evitar la infiltración de extranjeros en la protesta.

Agencias Reuters y AP