Estados Unidos anunció el envío de misiles Himars a Ucrania: cómo son y cómo reaccionó Rusia

·5  min de lectura
En esta foto de archivo tomada el 09 de junio de 2021 lanzadores estadounidenses M142 High Mobility Artillery Rocket System (HIMARS) disparan salvas durante el ejercicio militar "African Lion" en la región de Grier Labouihi en el sureste de Marruecos.
FADEL SENNA

WASHINGTON.– El presidente Joe Biden anunció que Estados Unidos “proporcionará a los ucranianos sistemas de cohetes y municiones más avanzados que les permitirán atacar con mayor precisión objetivos clave en el campo de batalla en Ucrania”. En un artículo de opinión en The New York Times, el mandatario subrayó que el objetivo de la Casa Blanca es “una Ucrania democrática, independiente, soberana y próspera con los medios para disuadirse y defenderse de nuevas agresiones”.

La nueva arma es el sistema Himars (High Mobility Artillery Rocket System) o MLRS, una unidad móvil que puede hacer lanzamientos múltiples de misiles de precisión guiados. Tanto Ucrania como Rusia ya operan sistemas MLRS, pero los Himars tienen un rango de alcance y de precisión superior.

Funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca explicaron que los “sistemas de cohetes más avanzados” eran de mayor alcance, o MLRS, que son capaces de llegar a Rusia. Sin embargo, aclararon que no están destinados a disparar cohetes contra Rusia ni a ser utilizados fuera de Ucrania.

En esta foto de archivo del 23 de mayo de 2011, un camión de lanzamiento dispara el Sistema de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad (HIMARS) producido por Lockheed Martin durante un entrenamiento de combate en el alto desierto del Centro de Entrenamiento de Yakima, Wash.
Tony Overman


En esta foto de archivo del 23 de mayo de 2011, un camión de lanzamiento dispara el Sistema de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad (HIMARS) producido por Lockheed Martin durante un entrenamiento de combate en el alto desierto del Centro de Entrenamiento de Yakima, Wash. (Tony Overman/)

Un alto funcionario del gobierno dijo que Ucrania ha aceptado no utilizarlos para lanzar cohetes contra territorio ruso. ”No estamos alentando ni permitiendo que Ucrania ataque mas allá de sus fronteras”, escribió Biden. “No queremos prolongar la guerra solo para infligir dolor a Rusia”.

Afirmó que, además de las armas, Estados Unidos proporcionará miles de millones más en asistencia financiera al país de Europa del Este, según lo autorizado por el Congreso.

El alto funcionario informó que el paquete sería de 700 millones de dólares y que también incluiría más sistemas y armas que Estados Unidos ya ha proporcionado a Ucrania, incluidos más misiles Javelin.

¿Pueden los misiles cambiar el juego?

Los MLRS le darán a Ucrania la capacidad de atacar objetivos rusos detrás de las líneas enemigas y desde posiciones más lejanas y mejor protegidas de las propias armas de largo alcance rusas.

Los misiles guiados por GPS que dispara el Himars tienen un alcance que casi duplica el de los obuses M777, recientemente entregados a Ucrania. Esos casi 80 kilómetros de alcance libran al Himars de la artillería enemiga, mientras que ponen a las baterías rusas en riesgo.

Este sistema también puede poner bajo amenaza los suministros rusos que sufren por deficiencias logísticas. Estados Unidos no proveerá los sistemas ATACMS, cuyo rango de alcance llega a los 300 kilómetros.

Algunos analistas señalan que el Himars podría producir un “cambio de juego” en la guerra, en momentos en que Ucrania parece estar sufriendo bajo la feroz artillería rusa. Pero otros expertos creen que el Himars no significa un repentino giro en la guerra.

Respuesta de Rusia

Rusia criticó con dureza el miércoles la decisión de Estados Unidos, advirtiendo de un mayor riesgo de confrontación directa con Washington.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo a los periodistas: “Creemos que Estados Unidos está echando leña al fuego a propósito y con diligencia”.

Cuando se le preguntó cómo respondería Rusia si Ucrania utilizara cohetes suministrados por Estados Unidos para atacar territorio ruso, Peskov respondió: “No hablemos de los peores escenarios”.

El envío a Ucrania de los sistemas de armas de largo alcance había estado en discusión en la Casa Blanca durante mucho tiempo. Los funcionarios estadounidenses habían expresado anteriormente su preocupación sobre si Rusia vería la entrega de armas más sofisticadas como un paso demasiado lejos en la participación de Occidente en el conflicto en el este de Europa.

El portavoz del Kremlin Dmitry Peskov
-


El portavoz del Kremlin Dmitry Peskov (-/)

Washington finalmente accedió a suministrar los cohetes, después de que Ucrania diera “garantías” de que no utilizaría los misiles para atacar dentro de la propia Rusia, dijeron altos funcionarios estadounidenses.

Pero Peskov dijo que Moscú no confía en esas garantías, por lo que se está evaluando el riesgo de que se disparen cohetes hacia territorio ruso y se están tomando las medidas adecuadas. No obstante, indicó que ve la decisión de Washington de forma “extremadamente negativa”. Según afirmó, tales suministros no animarán a los dirigentes ucranianos a reanudar las estancadas conversaciones de paz.

Con anterioridad, la agencia estatal de noticias RIA Novosti citó al viceministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Ryabkov, cuando se le preguntó sobre la perspectiva de un enfrentamiento directo entre Estados Unidos y Rusia: “Cualquier envío de armas que continúe, que vaya en aumento, eleva los riesgos de un desarrollo de este tipo”.

Presión de Ucrania

Ucrania ha presionado durante semanas al gobierno de Biden para el envío de equipamiento fabricado en Estados Unidos, pero los funcionarios de defensa advirtieron que era un sistema complicado que requiere semanas de entrenamiento.

En este sentido, un funcionario de defensa aseguró que el Departamento de Defensa cree que puede reducir el entrenamiento de las tropas ucranianas a una o dos semanas para operaciones básicas. La fuente dijo que todos los entrenamientos tendrán lugar fuera de Ucrania.

El presidente Joe Biden
Andrew Harnik


El presidente Joe Biden (Andrew Harnik/)

El presidente demócrata también escribió que Estados Unidos no participará directamente en el conflicto, ya sea enviando tropas estadounidenses a luchar en Ucrania o atacando a las fuerzas rusas.

”No buscamos una guerra entre la OTAN y Rusia”, dijo Biden en el artículo de opinión. “Por mucho que no esté de acuerdo con el Sr. Putin, y encuentre sus acciones un ultraje, Estados Unidos no intentará provocar su derrocamiento en Moscú”.

Agencias AFP, ANSA y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.