Especies de tiburones capturadas para el comercio de aletas están en peligro de extinción

·4  min de lectura
Stan Shea/FIU

Más del 70% de las especies de tiburones que terminan en el comercio mundial de aletas están en peligro de extinción, y los escualos que viven más cerca de las costas podrían correr el mayor riesgo, según una investigación de científicos de Estados Unidos y Hong Kong.

El equipo de científicos, dirigido por el investigador postdoctoral de la Universidad Internacional de Florida (FIU), Diego Cardeñosa, tomó muestras de 9,820 recortes de aletas de tiburón de los mercados de Hong Kong, uno de los centros de comercio de aletas de tiburón más grandes del mundo.

A través de análisis de ADN, determinaron qué aletas pertenecían a qué especie de tiburón. Encontraron 86 especies diferentes, 61 de las cuales están en peligro de extinción, según la investigación que fue publicada recientemente en Conservation Letters, informó FIU.

Durante casi una década, Demian Chapman, profesor adjunto de FIU y director de investigación de conservación de tiburones y rayas en Mote Marine Laboratory & Aquarium, ha dirigido el equipo que incluye a Cardeñosa, para rastrear y monitorear el comercio mundial de aletas de tiburón.

Hasta la fecha, han realizado pruebas de ADN en alrededor de 10, 000 pequeños desechos tomados de aletas procesadas importadas que se venden en los mercados de Hong Kong y el sur de China.

El proyecto es en colaboración con BLOOM Association Hong Kong y Kadoorie Farm & Botanic Garden.

El objetivo del equipo es comprender mejor qué especies se comercializan y qué tan comunes son. Al rastrear esto a lo largo del tiempo, podrán informar a los tomadores de decisiones sobre qué tan bien están funcionando varias regulaciones para preservar a las especies en peligro de extinción.

El estudio encontró que las especies comunes que terminan en el comercio de aletas son los tiburones de mar abierto o pelágicos, como los tiburones azul y sedoso.

Sin embargo, la mayor cantidad de especies en el comercio, y muchas de las más comunes, viven en áreas costeras, incluidos los tiburones punta negra, oscuro, girador y banco de arena.

Los investigadores advierten que sin medidas muchos podrían extinguirse. Ya se cree que tres especies costeras están extintas, todas en países que no regulaban la pesca de tiburones.

“El hecho de que estemos encontrando tantas especies en peligro de extinción en el comercio mundial de aletas de tiburón es una señal de advertencia que nos dice que el comercio internacional podría ser el principal impulsor de la pesca insostenible”, dijo Cardeñosa.

La Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) evaluó a los tiburones y sus parientes en 2021 y descubrió que alrededor de un tercio de todas las especies estaban amenazadas. Los resultados de este nuevo estudio indican que es mucho más probable que las especies en este comercio estén en categorías amenazadas.

Una forma de fomentar una mejor gestión de las especies dentro de las naciones es incluirlas en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), un acuerdo internacional que busca proteger a los animales y las plantas de la sobreexplotación impulsada por el comercio internacional.

La 19ª reunión de la Conferencia de las Partes de CITES tendrá lugar en noviembre. Este estudio proporcionará evidencia clave para las deliberaciones del organismo al llamar la atención de los gobiernos sobre la difícil situación de los tiburones costeros y mostrar que solo un pequeño porcentaje del comercio total de aletas de tiburón está actualmente regulado por la Convención.

“En la próxima CITES CoP19, los gobiernos presentarán propuestas que pondrían a la gran mayoría de los tiburones comercializados por sus aletas bajo los controles de sostenibilidad de la convención”, dijo Luke Warwick, director de Conservación de tiburones y rayas en la Sociedad de Conservación de la Vida Silvestre y uno de los participantes del estudio.

“Nos alienta ver que los gobiernos de CITES igualan su nivel de ambición al nivel de amenaza que se observa para los tiburones y las rayas a nivel mundial”, agregó.

Cardeñosa señala que cuando el comercio internacional es la principal amenaza para tantas especies, las regulaciones del comercio internacional tienen un potencial de conservación directo. Estas regulaciones sobre especies costeras podrían ser un primer paso para crear un marco para una mayor inversión en países de baja capacidad que desempeñan un papel fundamental en la supervivencia a largo plazo de estos depredadores marinos.

“Nuestros resultados destacan altos niveles de comercio internacional y claros vacíos de gestión para las especies costeras. Muchos están en las categorías más altas de riesgo de extinción. La siguiente categoría es la extinción. No podemos permitir que esto suceda”, dijo el científico de FIU.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.