España admite que nunca habrá un cierre total de las rutas migratorias

·2  min de lectura

Santa Cruz de Tenerife (España), 25 may (EFE).- El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, dijo este miércoles que nunca se va conseguir un cierre total de las rutas migratorias, pero se mostró convencido de que comienza a verse el aporte beneficioso para las Islas Canarias (Atlántico) de los acuerdos con Marruecos.

Albares, que se reunió con el presidente de esa región española, situada frente a las costas marroquíes, Ángel Víctor Torres, indicó tras el encuentro que el archipiélago no puede gestionar en solitario el fenómeno migratorio porque supone "una sobrecarga para las islas" pero también porque es "un imperativo moral".

"No podemos permitir que el Atlántico se convierta en una tumba para cientos de personas", subrayó el ministro, quien afirmó que el objetivo de la normalización de relaciones con Marruecos desde el pasado abril es "eliminar a las mafias que trafican con seres humanos".

La ruta hacia Canarias, conocida como ruta atlántica, es la más peligrosa de la inmigración irregular que parte de África con destino a Europa, con casi 1.500 muertos en 2021, según la Organización Internacional de Migraciones (OIM), cifra que amplía hasta 4.000, entre muertos y desaparecidos, la ONG Caminando Fronteras.

Albares precisó que la llegada de inmigrantes irregulares a Canarias cayó en casi un 80 % en abril respecto al mismo mes de 2021 y aludió al trabajo conjunto de los ministerios del Interior de España y Marruecos cuyos resultados, dijo, comienzan a verse.

No obstante, advirtió de que vienen momentos "muy complejos" que afectarán especialmente a la región del Sahel, en donde puede repercutir gravemente el incremento en los costes de los cereales y por lo tanto en la alimentación, que puede llevar a una presión y al "empuje" a las personas que buscan una vida mejor.

En cuanto al giro en relación con el Sahara Occidental que ha supuesto el nuevo acuerdo hispano-marroquí -España ha aceptado la propuesta de Rabat de una autonomía bajo soberanía marroquí de la antigua colonia española-, el ministro afirmó que el objetivo de España es "ayudar a desencallar" un conflicto que dura medio siglo y siempre en el marco de las Naciones Unidas, y ahora es "un momento especialmente idóneo".

Al respecto, recordó que España es el principal donante para la población saharaui que vive en los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia) "y lo va a seguir siendo".

El responsable de Exteriores español destacó que su visita de este miércoles a Canarias, donde además asistirá a la conmemoración del Día de África en Las Palmas de Gran Canaria, supone "el inicio de una larga conversación y de un diálogo permanente" con una de las regiones españolas que tiene "una mirada europea, africana y latinoamericana".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.