La escasez de chips podría obligar a Biden a abandonar una ley vital contra el virus

·4  min de lectura
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se dirige a una sesión conjunta del Congreso mientras la vicepresidenta Kamala Harris y la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, aplauden, en el Capitolio de Estados Unidos

Por Andrea Shalal, Trevor Hunnicutt y David Shepardson

WASHINGTON, 5 may (Reuters) - Algunos sectores fundamentales podrían verse perjudicados si el Gobierno de Estados Unidos utiliza una ley de seguridad nacional para redirigir los escasos chips informáticos a la industria automovilística, según ha declarado un alto cargo de la administración a Reuters.El análisis sugiere que la Casa Blanca podría optar por rechazar las peticiones que hacen los fabricantes de automóviles y un conjunto bipartidista de legisladores estadounidenses para que se recurra a la Ley de Producción de Defensa.

Numerosos fabricantes de automóviles se han visto obligados a ralentizar o detener la producción debido a la falta de semiconductores y han hablado con la Casa Blanca sobre la posibilidad de utilizar la ley de 1950 que otorga al Gobierno la posibilidad de obligar a las empresas a producir materiales por razones de seguridad nacional.

Sin embargo, muchos responsables de la industria automovilística dijeron en privado que no creen que sea factible o probable invocar la ley.

A la pregunta de si el uso de la ley era una posibilidad, el representante de la administración dijo que "las perspectivas a corto plazo son difíciles".

La reasignación de semiconductores a los fabricantes de automóviles "supondría menos chips para los demás", dijo a Reuters la fuente, que participa en las discusiones de alto nivel sobre el tema. Esta medida podría perjudicar a los fabricantes de productos electrónicos de consumo, como los ordenadores portátiles, y de dispositivos médicos, como los marcapasos, añadió el funcionario.

"Es la peor pesadilla si eres un gerente de la cadena de suministro", dijo otra persona familiarizada con el pensamiento de la Casa Blanca. "Como nación, es terrible".

No se ha tomado ninguna decisión final, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

El representante de la administración dijo que la administración está presionando a los usuarios y productores de chips para aumentar la transparencia mediante la mejora en la capacidad de previsión de la demanda y la generación de mayor información sobre la forma en que los chips se mueven a través de las cadenas de suministro a los usuarios finales.

La administración tiene previsto publicar recomendaciones una vez que complete una revisión de 100 días requerida bajo una orden ejecutiva de febrero emitida por Biden, incluyendo formas de "incentivar y fomentar la producción en casa y la capacidad de aumento", dijo el funcionario.

La revisión está estudiando las cadenas de suministro de semiconductores, baterías de alta capacidad, minerales críticos y productos farmacéuticos e ingredientes farmacéuticos activos.

Biden utilizó esta ley que fue aprobada durante la Guerra de Corea para impulsar el suministro de vacunas y equipos médicos críticos en la lucha contra la pandemia del COVID-19. El problema de los chips amenaza la economía estadounidense y pone en peligro los puestos de trabajo en los campos de batalla electorales desde Texas hasta Michigan.

La semana pasada, Ford Motor Co advirtió que la escasez de chips reducirá la producción del segundo trimestre en un 50%. Biden ha pedido al Congreso 50.000 millones de dólares para reforzar la industria nacional de chips y 50.000 millones para crear una nueva oficina del Departamento de Comercio que supervise la capacidad industrial nacional.

El senador estadounidense Chris Coons, de Delaware, que había instado a utilizar la ley de Defensa, dijo estar "satisfecho" con las acciones de la administración hasta ahora.

Washington ha hecho un llamamiento a Taiwán y a otros gobiernos extranjeros para que aumenten los niveles de producción de chips destinados a los clientes estadounidenses, dijo el funcionario. La administración está considerando opciones normativas y posibles acuerdos multilaterales para evitar futuras crisis, dijo la fuente.

Taiwán Semiconductor Manufacturing Co Ltd (TSMC) está buscando construir más fábricas de fabricación de chips de Estados Unidos en Arizona además de uno ya previsto, informó Reuters.

Los datos del sector muestran que los fabricantes estadounidenses sólo representan alrededor del 12% de la capacidad mundial de fabricación de semiconductores, frente al 37% que suponían en 1990. Más del 80% de la producción de chips se realiza en Asia.

"No hay una solución rápida", dijo Chad Bown, miembro del Instituto Peterson de Economía Internacional.

(Reporte de Andrea Shalal, Trevor Hunnicutt y David Shepardson; edición de Chris Sanders y David Gregorio; traducción de Flora Gómez en la redacción de Gdansk)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.