Ernesto de Hannover, esposo de Carolina de Mónaco, fue internado en un psiquiátrico después de golpear a un policía

·2  min de lectura

Una imagen de Ernesto Augusto de Hannover fumando

Durante la madrugada de este miércoles un incidente violento que involucró al príncipe Ernesto de Hannover, esposo de Carolina de Mónaco, quebró la tranquilidad de Grünau, localidad austríaca ubicada a 230 kilómetros de Viena.

Minutos después de la 1 la policía austríaca recibió una llamada del príncipe. En dicha llamada, Ernesto Augusto revelaba que estaba en el suelo y pedía auxilio porque supuestamente intentaban asesinarlo. Sin embargo, al dirigirse al lugar los agentes solo encontraron a una mujer y a un hombre.

Carolina y Estefanía de Mónaco: amores, traiciones y tragedias de las princesas que solo querían vivir

Sin rastros de Hanover, los uniformados se dirigieron junto a la pareja hacia el pabellón de caza de Grünau, donde finalmente lo encontraron. Según publica el portal austríaco Kronen Zeitung, y que reproduce El País, el príncipe les aseguró no era la primera vez que ese hombre intentaba asesinarlo.

De acuerdo con el informe policial reproducido en el periódico austríaco, Ernesto Augusto se volvió muy agresivo y tomó a uno de los policías por la cabeza. Para defenderse, el oficial le dio un golpe que lo tiró al suelo. Como respuesta el príncipe amenazó a los uniformados con una especie de afilador de cuchillos de 30 centímetros. Los agentes lograron quitárselo y lo redujeron. Tras incorporarse, Hannover golpeó a uno de los agentes.

A raíz de la agresión, el príncipe fue internado en una clínica psiquátrica. "Se comportó de un modo extremadamente agresivo y atacó", informaron desde la policía. Pero el bisnieto del último emperador alemán le dio al medio austríaco una versión muy diferente.

"Tenía hipoglucemia, así que llamé al número de emergencias. Les dije que se dieran prisa porque me sentía muy mal, pero no sé por qué vino la policía", aseguró Hannover. De acuerdo con el príncipe, los oficiales lo atacaron sin motivo, pero tras ser consultado si se había defendido respondió: "Probablemente me defendí. Me sorprendió mucho que fueran tan insolentes. Me esposaron, me bajaron los pantalones y luego me arrastraron por la habitación".

Ernesto Augusto agregó que uno de los policías lo golpeó en la cara y los acusó de haber estado bajo el efecto del alcohol. "Creo que estaban borrachos o al menos parecían estarlo. Me esposaron, no me dejaron salir durante cinco horas. Estuve despierto toda la noche. Les dije que soy una persona normal y grité hasta que me dejaron salir", describió.

El esposo de Carolina de Mónaco anunció que presentará una acción contra la policía. Mientras se determina qué fue lo que ocurrió, Ernesto Augusto está acusado de amenazas, lesiones graves e intento de resistencia a la autoridad pública.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.