Erik Ten Hag busca imponer un cambio en el Manchester United

·8  min de lectura

El Manchester United ha estado considerando a Lisandro Martínez en el papel de mediocentro defensivo durante la última semana, con vistas a que el nuevo fichaje pueda jugar en esa posición contra el Liverpool. Erik ten Hag sabe que tiene que cambiar algo dentro del equipo, para intentar empezar a cambiar todo lo demás en el club. Sin embargo, un Liverpool tambaleante podría hacer que la situación empeore antes de mejorar. Quizás mucho peor.

Es un pensamiento ominoso, teniendo en cuenta lo malo que ha sido. Ten Hag se ha quedado “totalmente atónito” por los dos primeros resultados. No lo vio venir, sobre todo con lo prometedora que parecía la pretemporada.

El entrenador holandés ha mantenido una serie de reuniones con el personal y los directivos sobre cómo salir de esta situación, aunque algunas de ellas solo han reflejado otra preocupación creciente para Ten Hag. Se trata de su conmoción por la estructura del club, en medio de tanta incertidumbre sobre el futuro de los accionistas.

Ten Hag está empezando a entender lo que algunas figuras del fútbol le advirtieron, así como lo difícil que es la Premier League. Le ha llamado la atención la calidad de los equipos de la parte baja de la tabla en relación con sus equivalentes de la Eredivisie. Esto es muy diferente al Ajax.

Tomemos una de las historias más controvertidas del verano. Se trata de la situación de una megaestrella como Cristiano Ronaldo.

Si bien Ten Hag quería en un principio que el portugués fuera su centro de atención, se ha ido agravando la situación. Muchos dentro del club consideran ahora que sería mejor que Ronaldo se fuera.

Esto apunta a una de las principales razones por las que la pretemporada fue tan diferente. Había un ambiente más fresco en el campo. Jugadores como Harry Maguire, Jadon Sancho y Marcus Rashford parecían más animados, tanto en su juego como en su comportamiento. Sin embargo, el regreso de Ronaldo ha suprimido en gran medida el estado de ánimo. Ha cambiado la química. Para algunos jugadores es más intimidante que el entrenador mismo.

A pesar de ello, el Sporting y el Atlético de Madrid estarían dispuestos a llevárselo gratis. La jerarquía del United insiste actualmente en que se quede. Joel Glazer, por el que tienen que pasar casi todas las decisiones del club, se muestra en especial reacio a sancionarlo. Valora mucho el perfil comercial de Ronaldo.

Por lo tanto, Ten Hag todavía tiene que trabajar en torno a eso, que es una de las razones por las que ha querido otro delantero. Solo ha habido más frustración ahí, lo que apunta a algunos de los mayores problemas estructurales.

El United se ha lanzado en busca de fichajes, lo que deja en evidencia a un club que no tiene un plan adecuado y que solo reacciona. Es como el Arsenal 2011, el Chelsea 2017 o el Barcelona 2020. Las figuras de la industria hablan de cómo podrían fichar a casi cualquiera y en realidad no se sorprenderían.

Tomemos algunos de los nombres de los últimos días, hasta un Jamie Vardy que muchos en el Leicester City consideran acabado. Danny Welbeck, del que se ha hablado en las reuniones, es sin duda una de las mejores opciones.

Ten Hag ha insistido en un delantero para el 1 de septiembre, así como en un centrocampista y otro lateral, mientras sigue planteando a Frenkie de Jong. Es probable que se sienta decepcionado. Muchos ven ya imposible el fichaje de De Jong.

Así pues, es probable que Ten Hag no consiga uno de los jugadores que consideraba esenciales para acelerar la implantación de sus ideas.

Los dos primeros partidos han demostrado por qué ese fichaje era mucho más importante de lo que la gente creía. Por eso han sido tan impactantes, e incluso han ido más allá de los pésimos resultados que se obtuvieron.

En el momento más sorprendente de la temporada hasta el momento, que fue el segundo gol casi absurdo del Brentford, cuatro jugadores del United no ejecutaron el primer paso fundamental de todo el plan de juego de Ten Hag. Por eso la crisis es tan profunda. Los jugadores, literalmente, no pueden hacer lo básico.

Martínez podría ser desplegado en el centro del campo contra el Liverpool (Getty Images)
Martínez podría ser desplegado en el centro del campo contra el Liverpool (Getty Images)

Cuando David De Gea fue a dar un simple pase desde un saque de banda, él y los tres jugadores que le rodeaban dudaron de forma visible, y esto sin duda encendió al Brentford y a todo el estadio. Podían oler el miedo. Podían sentir la oportunidad. Mathias Jensen ganó el balón y marcó un gol inevitable.

¿Qué podría hacer el Liverpool en la misma situación? ¿Puede Ten Hag jugar de la misma manera? ¿Contra esta oposición?

Ten Hag tiene un dilema, en el que es imposible no tener bastante simpatía por el entrenador, aunque también algunas reservas.

Los dos primeros partidos del técnico holandés muestran a un entrenador que ha sido ideológicamente dogmático por un lado, pero que ha hecho demasiados compromisos por el otro.

Ha insistido en que el United juegue exactamente como él quiere, pero con papeles fundamentales cubiertos por jugadores veteranos que no pueden o no quieren jugar de esa manera. De Gea no tiene la capacidad de jugar con los pies a ese nivel. Ronaldo no tiene la voluntad de presionar de esa manera, omo lo demuestran sus quejas en los entrenamientos. Y estos son los dos soportes de su equipo, los pilares.

Comparémoslo con Pep Guardiola, cuando intentó un enfoque similar en el Manchester City. A Joe Hart ni siquiera se le dio una oportunidad. Guardiola sabía que no podía hacerlo desde el entrenamiento. Mientras tanto, a Sergio Agüero se le hizo cambiar todo su juego.

Guardiola fue implacable. Aunque el entrenador del City podía permitirse ser despiadado. ¿Puede Ten Hag? Da la sensación de que hay un obstáculo en casi todas partes.

Podría prescindir de De Gea, pero el United en la actualidad no cuenta con un sustituto adecuado, y su limitado presupuesto se vería afectado, e incluso el portero español cobra US$413.500 a la semana. Eso es mucho dinero para dejar en el banquillo en un verano en el que el United ha sido tan frugal.

El estado de forma de De Gea y su idoneidad para el sistema de Ten Hag es una de las muchas preocupaciones (PA Wire)
El estado de forma de De Gea y su idoneidad para el sistema de Ten Hag es una de las muchas preocupaciones (PA Wire)

Del mismo modo, aumentan las dudas sobre si es tan acertado invertir en todos los objetivos específicos de Ten Hag, antes de que tengan resuelta su división de contratación. Hay un riesgo inherente a, en palabras de una fuente, “llenar el equipo con jugadores de la Eredivisie”. El salto a la Premier League es enorme, y eso antes de llegar a las ocurrencias más literales de Martínez.

No es una exageración decir que el comienzo del United, y en consecuencia toda su temporada, podría haber sido moldeado por los primeros segundos de la campaña y esa alineación inicial. Ten Hag hizo jugar a Martínez en el centro del campo, y el Brighton lo atacó de inmediato con un balón alto. Esto hizo que el United se echara atrás al instante, lo que generó pánico y dudas. Se podría decir que aún no se han recuperado.

De ahí que Ten Hag tenga que hacer el cambio. Se puede argumentar, teniendo en cuenta lo que el Liverpool podría hacer al United, que la solución obvia es sacrificar el sistema para este partido y ser lo más profundo posible.

El contraargumento habitual a esto, desde la perspectiva del entrenador, es que la ganancia a corto plazo no vale el costo a medio plazo. Cuando un entrenador intenta introducir un nuevo sistema, un equipo nunca puede comprenderlo del todo si no persiste con él en las situaciones más exigentes. Así es como se aprende de verdad. Hay otro ejemplo de Guardiola. En su decepcionante primera temporada con el City, querían linchar a John Stones por sus malas actuaciones, ya que al principio tenía problemas con la medida en que su entrenador quería que saliera con el balón, no importaba. Guardiola le dijo que ignorara todas las críticas, todos los gritos del público.

El problema, como demostró el segundo gol del Brentford, es que el United está muy lejos de eso. Tienen mucho que dominar para llegar siquiera a ese punto.

Es una cosa notable para decir de un club de esta escala, pero eso es la consecuencia de una serie de malos nombramientos de entrenadores. El equipo no ha sido educada en métodos modernos como grupo. Por lo tanto, debería parecer obvio que el United solo busca frustrar al Liverpool, en especial teniendo en cuenta el mal comienzo de temporada del propio Jürgen Klopp. También ayuda que no cuenten con el sancionado Darwin Núñez, por lo que no podrán bombardear al United de la misma manera.

Sin embargo, si el United intenta seguir como hasta ahora, esto podría ser incluso peor que lo de Brentford. El estadio podría volverse muy hostil, si es que el partido se celebra.

Todo esto se produce en medio de la perspectiva de más protestas de los aficionados, y la creciente incertidumbre sobre el futuro de los propietarios.

Ten Hag no tiene más remedio que ignorar eso por ahora. Tiene que imponer un cambio.