Este es un nuevo equipo y con mucho garra. Jugadores de los Dolphins listos para la gran batalla ante los Patriots

David Santiago/dsantiago@miamiherald.com

El entrenador de los Dolphins, Mike McDaniel, normalmente locuaz, fue inusualmente breve el pasado miércoles al describir sus emociones en torno a la segunda conmoción cerebral diagnosticada de Tua Tagovailoa esta temporada.

“Terrible”, comentó un sombrío McDaniel sobre sus sentimientos hacia Tagovailoa, no solo su quarterback titular, sino un joven al que se ha acercado mucho en los últimos 10 meses.

La conmoción cerebral de Tagovailoa, ocurrida en la derrota del Día de Navidad ante los Packers de Green Bay en Miami, es la última prueba para un equipo que, según McDaniel, ha experimentado muchas de ellas en el último mes.

Y ahora, los Dolphins (8-7) tienen la oportunidad de asegurarse un lugar en los playoffs cuando enfrenten a los Patriots de New England (7-8) en Foxborough, Massachusetts, este domingo, pero tendrán que hacerlo sin su capitán quien ha sido descartado para el crucial encuentro al permanecer en el protocolo de conmociones cerebrales.

“Es un juego violento”, aseguró el wide receiver de Miami Jaylen Waddle.

“Sin embargo, eso viene con el juego. Es algo con lo que tenemos que lidiar a largo plazo, pero es, lamentablemente, parte de nuestro juego. Es muy físico Vamos a la guerra todas las semanas. Las conmociones cerebrales definitivamente son algo serio, pero son parte de este deporte”.

La última lesión de Tua solo agrega otra pregunta a un equipo que se tambalea por cuatro derrotas consecutivas, pero los jugadores no han dejado que arroje una nube sobre su preparación en esta semana y sus aspiraciones de playoffs, incluso cuando expresan preocupación por su compañero de equipo.

El ambiente en el vestuario de Miami era jovial como siempre y algunos jugadores participaban en un juego de cartas y otros debatían a quién incluir en su boleta para la lista de los 100 mejores atletas de la NFL.

Durante la práctica, McDaniel esbozó una sonrisa mientras bromeaba con Teddy Bridgewater, el nativo de Miami que sustituirá a Tagovailoa, y los quarterbacks y los wide receivers realizaron su rutina individualizada antes de los ejercicios, como de costumbre.

Los jugadores han expresado su confianza en Bridgewater, el veterano de nueve años en la liga que reemplazó a Tua a principios de temporada cuando este quedó fuera de juego por su primera conmoción cerebral.

Los Dolphins han ganado cuatro partidos seguidos contra los Patriots, pero cada una de esas victorias ha sido con Tagovailoa al frente.

Miami firmó a Bridgewater para momentos potenciales como este, aunque nadie podría haber predicho las conmociones cerebrales de Tua, que de alguna manera han definido, y podría descarrilar, la temporada de Miami.

Los Dolphins tienen marca de 8-5 cuando Tagovailoa ha comenzado esta campaña, pero de 0-2 cuando ha estado ausente.

“Puedo decirles una cosa: a los Patriots de New England no les importan nuestros sentimientos”, acotó McDaniel.

“Hay que estar conscientes de eso. Yo veo aquí un un grupo muy enfocado y decidido que reconoce la oportunidad de sobresalir ante la adversidad”.

A pesar de la conmoción cerebral de Tagovailoa y sus recientes fracasos, los Dolphins pueden asegurarse un lugar como comodín en la postemporada con un triunfo en New England y una derrota de los Jets de New York ante los Seahawks en Seatrle, el domingo, un partido que concluirá después del juego contra los Patriots.

“El football todavía significa algo para los muchachos en este vestuario y así lo demostraremos este domingo”, sentenció Bridgewater.

“Los muchachos lo están dando todo y eso significa mucho. Espero con ansias esta oportunidad”.

Asegurar un lugar en los playoffs por primera vez desde 2016 borraría la imagen de la mala racha de este final de la temporada, pero la disponibilidad de que Tua pueda jugar a corto y largo plazo, se seguirá con atención durante este fin de semana y después.

Si bien McDaniel dijo que Tagovailoa está mejorando, no hay indicios sobre su capacidad para jugar en el final de la campaña regular ante los Jets en el Hard Rock Stadium o en la postemporada si por fin logran avanzar.

Esta segunda conmoción cerebral de Tua y la tercera sospecha de lesión en la cabeza esta campaña han llevado a muchos a hacer preguntas sobre su futuro, pero McDaniel aseguró que no especularía y se remitirá a los profesionales médicos.

Hay también una sensación de deja vu en los seguidores de Miami que han visto colapsos al final de la temporada en años anteriores y como en esta se desarrolla un guion similar.

En 2020, una fea derrota ante Buffalo Bills en el final de la temporada dejó a Miami sin playoffs, a pesar de haber alcanzado una campaña de 10 victorias.

El año pasado, un revés ante los Titans de a de los Tennessee en la Semana 17 destrozó cualquier esperanza de postemporada.

Y ahora, tras un comienzo de 8-3 los Dolphins apenas se aferran al último puesto de comodín de la AFC.

“Hay algunos muchachos que han estado en el equipo los últimos años que definitivamente pueden aprender de ello y simplemente tomarlo como experiencia ahora”, explicó el offensive linemen Christian Wilkins.

“Pero en realidad es un nuevo año, un nuevo equipo, una nueva temporada y cosas así. Así que tendrás que lidiar con eso y dar lo mejor de ti en esta semana para ganar el domingo”.

Muchos jugadores que han estado en Miami durante varias temporadas coinciden que este es un equipo diferente y una franquicia diferente, en gran parte debido a la llegada de McDaniel y su personal.

Si hay algún momento para demostrarlo es el próximo domingo.