Epstein fue un “James Bond del siglo XXI”, asegura defensa de Ghislaine Maxwell

·3  min de lectura

El equipo de defensa de Ghislaine Maxwell comparó a Jeffrey Epstein con un “James Bond del siglo XXI”, cuya riqueza y misterio despertaron el interés del público, mientras sus acusadores sacudían el “árbol de dinero” para obtener millones de dólares.

Mientras tanto, Maxwell fue comparada con la primera víctima del sexismo de la humanidad, que se remonta a la creación bíblica del universo.

En su declaración inicial durante el juicio de Maxwell por cargos de tráfico sexual, la abogada defensora Bobbi Sternheim dijo que las mujeres han sido culpadas, pintadas como las malas y castigadas por el mal comportamiento de los hombres desde que “Eva fue acusada de tentar a Adam con la manzana”.

La abogada aseguró al tribunal que la muerte de Epstein dejó a Maxwell un “enorme vacío” para llenar en la búsqueda de justicia para las mujeres que lo acusan de abuso sexual.

“Dije antes que Epstein era un manipulador… pero también era un hombre misterioso sin apego. No tenía esposa. No tuvo hijos. Y no tenía jefe. Sin embargo, atrajo a todas estas personas ricas y poderosas antes y después de su caída en desgracia alrededor de 2008”, dijo Sternheim, según Court House News.

“En muchos aspectos, era como un James Bond del siglo XXI. Su misterio ha despertado interés”.

Sternheim comparó a Epstein con un 007 moderno y al enjuiciamiento de Maxwell con el pecado original, momentos después de desestimar el caso en su contra como una “narración de ‘había una vez’”.

Sternheim dijo al jurado que el caso se trataba de memoria, manipulación, medios de comunicación y dinero. Los acusadores de Maxwell, aseguró, tenían problemas de memoria y habían sido manipulados para demandar por daños y perjuicios tras la muerte de Epstein.

“Los recuerdos se desvanecen con el tiempo... verán que no solo los recuerdos se han desvanecido, sino que se contaminaron con información externa, reportes constantes de los medios y otras influencias”, sostuvo Sternheim.

Además de pintar a Maxwell como el chivo expiatorio de hombres que se portaban mal, Sternheim sugirió que el juicio podría estar motivado por el “deseo de un gran premio monetario”.

“Ella no es Jeffrey Epstein. Ella no es como Jeffrey Epstein o cualquiera de los hombres poderosos, magnates y gigantes de los medios que abusan de las mujeres”, continuó Sternheim, según Associated Press.

“Él es el consabido traje invisible del emperador. No es visible, pero está consumiendo toda esta sala de audiencias y otras salas de audiencias desbordadas donde otros miembros del público están viendo”, dijo.

En la declaración de apertura de la fiscalía, la fiscal federal adjunta Lara Elizabeth Pomerantz dijo que Maxwell era una “cómplice” de Epstein en un “esquema piramidal” de abuso sexual.

Maxwell estuvo involucrada en “cada detalle de la vida de Epstein mientras atraían a niñas de 14 años a los llamados masajes en los que el sexo a cambio de dinero y regalos se volvió casual y normal”.

“Ella estuvo involucrada desde el principio. La acusada y Epstein atrajeron a sus víctimas con la promesa de un futuro brillante, solo para explotarlas sexualmente”, argumentó Pomerantz. “La acusada era la señora de la casa”, agregó.

Relacionados

Juicio Ghislaine Maxwell: Todo lo que sabemos sobre la exnovia y socia de Jeffrey Epstein

Ghislaine Maxwell y Jeffrey Epstein, “cómplices” en esquema piramidal de abuso sexual

Juicio Ghislaine Maxwell: ¿Quiénes son las figuras clave en la sala de audiencias?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.