Enviada de la ONU para Birmania viajará a la región e intenta visitar el país

Agencia EFE
·2  min de lectura

Naciones Unidas, 8 abr (EFE).- La enviada de la ONU para Birmania, Christine Schraner Burgener, viajará esta semana a la región, con visitas a Bangkok y posiblemente a otras capitales, mientras continúa tratando de recibir autorización para entrar al país, según anunció este jueves la organización.

Schraner Burgener tiene previsto reunirse en Bangkok con autoridades tailandesas, funcionarios de la ONU y embajadores acreditados ante Birmania con residencia en la ciudad, explicó el portavoz Stéphane Dujarric.

La enviada, además, está manteniendo consultas de cara a posibles visitas a otros países de la zona, incluida China, pues considera que es necesaria una postura común para responder a la crisis birmana, apuntó el portavoz.

Mientras tanto, Schraner Burgener continuará “con sus esfuerzos para visitar Birmania” y “confía en que el Ejército birmano le dé acceso al país y a líderes detenidos”, incluida la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, que permanece privada de libertad desde el golpe de Estado del 1 de febrero.

Hasta ahora, la diplomática no ha recibido autorización para entrar a territorio birmano desde la insurrección militar.

Según la ONU, su enviada continúa dispuesta a retomar el diálogo con la junta militar con vistas a un retorno de la democracia a Birmania y para lograr paz y estabilidad en el país.

Dujarric, preguntado al respecto, explicó que la última llamada entre Schraner Burgener y los líderes militares fue hace semanas, pero dijo que la comunicación ha continuado por escrito.

Por otra parte, Naciones Unidas advirtió este jueves del impacto humanitario de la violencia en zonas del noreste y sureste de Birmania, que han desplazado a miles de personas.

Según se conoció hoy, el número de civiles muertos a manos de las fuerzas de seguridad desde el golpe de Estado ha superado ya los 600, mientras continúa la represión de las protestas contra los militares.

Los uniformados, liderados por el general Aung Min Hlaing, justifican el golpe por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre, considerados legítimos por los observadores internacionales y en los que arrasó el partido de Suu Kyi, como ya hiciera en 2015.

(c) Agencia EFE