Entradera: nueve delincuentes fueron detenidos en el barrio de Monserrat

LA NACION
·2  min de lectura

La Policía de la Ciudad rescató esta noche a una familia que había sido víctima de una entradera en el barrio de Monserrat. En la zona de Independencia al 1600 se desarrolló un fuerte operativo de seguridad, ya que varios de los delincuentes intentaron escaparse por techos linderos, armados y con chalecos antibalas. Uno de los asaltantes cayó tras haber intentado escapar a través de una terraza y quedó internado por las lesiones sufridas. Otros ocho ladrones fueron atrapados.

La violenta situación comenzó cuando el grupo de atacantes logró ingresar en la vivienda cuando uno de los propietarios de la casa regresaba a su hogar. Los integrantes de esa familia fueron maniatados con precintos. La banda estaba preparada para ese golpe, ya que sus miembros portaban elementos para simular su pertenencia a fuerzas policiales, equipos de comunicaciones, cuchillos y armas.

Los investigadores intentan establecer si la elección del lugar del atraco fue al azar o si esa familia fue un blanco elegido en forma previa por los delincuentes. Llamó la atención a los detectives la cantidad de integrantes del grupo, algo poco común en una entradera.

Inseguridad: un tatuador mató a un delincuente que ingresó en su casa

El personal de la Comisaría Vecinal 1 C se acercó al lugar luego de recibir un alerta. Al notar la presencia de varios patrulleros en la zona, los delincuentes buscaron escaparse. Cuatro de los ladrones fueron detenidos en la vivienda, donde tenían a las víctimas.

Otros tres ladrones fueron atrapados cuando intentaban fugarse por los techos. Uno de esos delincuentes fue atrapado cuando saltó desde una terraza. Otro cayó desde un tercer piso y debió ser hospitalizado. El personal del SAME también atendió a una de la víctimas del asalto, con una herida cortante en el cuero cabelludo, producto de un culatazo.

Poco más tarde, personal de la brigada de la Comisaría 1 fue alertada sobre la eventual presencia de personas extrañas en una habitación de las áreas comunes del edificio. Allí se habían ocultado otros dos maleantes, bajo una pila de colchones. Tenían sendas armas de fuego.

Se secuestraron, en total, tres armas blancas, seis pistolas y revólveres, precintos, municiones, una gorra, chalecos reflectantes, de brigada y antibalas con insignias de pertenencia a la Policía Federal, según informaron fuentes de la Policía de la Ciudad.