Anuncios

Entierran en Rafah a gemelos que nacieron y murieron durante la ofensiva israelí en Gaza

RAFAH, 3 mar (Reuters) - Los gemelos Wesam y Naeem Abu Anza, los más pequeños de los 14 miembros de una misma familia que, según las autoridades sanitarias de Gaza, murieron en un ataque aéreo israelí en Rafah durante la noche, fueron enterrados el domingo en Rafah.

Su madre, Rania Abu Anza, sostuvo a uno de los gemelos, con su pequeño cuerpo envuelto en un sudario blanco, junto a su mejilla y le acarició la cabeza durante el funeral del domingo. Una doliente sostenía cerca al segundo bebé, con un pijama azul pálido visible bajo el sudario.

"Mi corazón se ha ido", lloró Abu Anza, cuyo marido también falleció, mientras los dolientes la consolaban. Se resistió cuando le pidieron que soltara el cuerpo de uno de los bebés antes del entierro. "Déjenla conmigo", dijo en voz baja.

Los gemelos -un niño y una niña- fueron uno de los cinco niños que murieron en el ataque israelí contra una casa en Rafah, según el Ministerio de Sanidad de Gaza. Abu Anza dijo que había dado a luz sus primeros hijos tras 11 años de matrimonio.

"Estábamos durmiendo, no estábamos disparando ni luchando. ¿Qué culpa tienen ellos? ¿Qué culpa tienen ellos, qué culpa tiene ella?", dijo Abu Anza. "¿Cómo voy a seguir viviendo ahora?".

Familiares dijeron que las gemelas habían nacido hace unos cuatro meses, aproximadamente un mes después de que comenzó la guerra, el 7 de octubre, cuando Hamás asaltó Israel, en un ataque en el que murieron 1.200 personas y otras 253 fueron secuestradas, según los recuentos israelíes.

La ofensiva israelí ha matado a más de 30.000 personas en la Franja de Gaza desde entonces, según las autoridades sanitarias de Gaza, arrasando el territorio y desarraigando a la mayor parte de su población.

Los miembros de la familia Abu Anza muertos en el ataque estaban alineados en bolsas negras para cadáveres. Un hombre lloraba sobre el cuerpo de uno de los muertos, una niña en pijama. "Que Dios se apiade de ella, que Dios se apiade de ella", decía otro hombre, consolándolo.

(Edición en español de Javier López de Lérida)