Enfermera de Miami: La decisión de Roe afectará a las mujeres pobres y de color. Es una llamado a la acción | Opinión

·4  min de lectura

Lo impensable sucedió. La Corte Suprema de Estados Unidos anuló el caso Roe vs. Wade, denunciando 50 años de precedentes, despojando a las mujeres de su derecho fundamental a decidir y concediendo el estatus legal del aborto a los estados.

Como enfermera de hospital que lleva más de 40 años atendiendo a pacientes, mi trabajo consiste en ayudar y apoyar a los pacientes en algunos de sus momentos más difíciles, cuando tienen que tomar decisiones críticas sobre su salud. Nunca imaginé que viviríamos en un país en el que las mujeres no tendrían garantizado el derecho a tomar sus propias decisiones sanitarias personales y podrían verse obligadas a dar a luz a un niño en contra de su voluntad, según el estado en el que residan.

Según el Centro de Derechos Reproductivos, es probable que 25 estados prohíban el aborto ahora que Roe fue anulado, mientras que el Guttmacher Institute dice que es probable que 26 estados limiten sustancialmente el acceso al aborto. Esto es una afrenta desmedida a la libertad personal y quita a una parte importante de la población estadounidense el derecho a tomar decisiones sobre su propia salud sexual y reproductiva.

Hay muchas razones por las que esto es indignante, pero quizás una de las más importantes es a quiénes afectará más. Las mujeres pobres, las mujeres de color y las mujeres jóvenes se llevarán la peor parte de esta decisión, que ha sido tomada por una corte mayoritariamente masculina, casi totalmente blanca y con una edad media de 62 años, y con un salario vitalicio garantizado de seis cifras.

Las personas ricas y con buenas conexiones no tendrán problemas para conseguir atención en otros estados donde el aborto es legal, pero las mujeres sin recursos tendrán que elegir entre un embarazo forzado o conseguir financiación para viajar fuera del estado. Muchas de estas mujeres seguirán eligiendo la segunda opción. Esta decisión no acabará con los abortos. Solo hará que sean menos seguros y pondrá a las mujeres en situaciones peligrosas sin salida.

Escuchar a la gente

Como enfermera, mi trabajo es mantener la seguridad de las personas, escuchar a mis pacientes y proporcionar un único estándar de atención de alto nivel, independientemente de quiénes sean o en qué crean. Como líder de mi sindicato, SEIU 1991, y presidenta de la Alianza Nacional de Enfermeras de SEIU, que representa a más de 80,000 enfermeras de todo el país, mi trabajo es escuchar a mis colegas para poder representar sus necesidades en la mesa de negociación. El trabajo de nuestros funcionarios electos es escuchar a las personas a las que representan, hayan votado o no por ellos o hayan donado o no a sus campañas. Se supone que se trata de la gente a la que servimos: nuestros vecinos, amigos, familiares y compatriotas.

Pero esta decisión se tomó con un desprecio flagrante por la voluntad de los estadounidenses. La mayoría de los estadounidenses cree que el aborto debe ser legal en todos o en la mayoría de los casos. En la Florida, más del 66% de los floridanos cree que el aborto debería ser legal en la mayoría de los casos; un porcentaje mayor de personas que las que votaron por una iniciativa electoral para aumentar el salario mínimo a $15.

El pueblo habló; entonces, ¿por qué nuestros funcionarios públicos no están escuchando? El gobernador Ron DeSantis cree que deberíamos poder elegir si usamos una mascarilla o nos vacunamos, pero no si dar a luz a un niño después de 15 semanas de gestación. Está claro que muchos de nuestros líderes electos han perdido de vista su deber de servir al pueblo que representan.

Este noviembre, necesitamos que la mayoría se pronuncie, y lo hacemos con nuestro voto.

Como profesional de la salud, sé que la atención al aborto es una atención sanitaria. Y no dejaré de luchar hasta que todas las personas –sin importar dónde vivan, cuánto ganen o cuál sea su aspecto– tengan la libertad de tomar sus propias decisiones sobre su vida, su futuro y su salud. Si usted está enfadado, únase a mí para pedir cuentas a nuestros líderes.

Las elecciones importan. Los votos importan. Deje que su voto sea su voz este mes de noviembre.

Martha Baker, RN, es presidenta del Consejo Estatal de SEIU Florida y directora ejecutiva de SEIU Local 1991, que representa a más de 5,000 enfermeras registrados, médicos asistentes y profesionales de la salud en el Jackson Health System. Baker es presidenta de la Alianza de Enfermeros de SEIU a nivel nacional.

Baker
Baker