La enfermera acusada de 6 cargos de asesinato por accidente en LA sufría problemas mentales

·3  min de lectura

Los abogados que representan a la enfermera que se enfrenta a cargos de asesinato por supuestamente conducir su Mercedes-Benz contra el tráfico en el condado de Los Ángeles - que mató a cinco personas - dicen que al parecer sufría una salud mental “aterradora” antes y durante el incidente.

Los Angeles Times informa que los abogados de Nicole Linton expusieron el relato más completo del suceso mortal hasta la fecha en una reciente presentación judicial.

Se la acusa de ir a toda velocidad en su auto por la avenida La Brea el 4 de agosto. Al parecer, se metió en un cruce muy concurrido a unas 90 mph (144 kph) y chocó contra los autos que pasaban. El semáforo estaba en rojo desde hacía nueve segundos cuando la mujer se metió en la intersección.

En el accidente murieron cinco personas, entre ellas una mujer embarazada. Se le imputan seis cargos de asesinato, entre ellos el del hijo no nacido de la embarazada y el de un niño de un año.

El expediente detalla la lucha de cuatro años de Linton contra el trastorno bipolar e incluye un reporte de los médicos que la examinaron inmediatamente después del suceso en el que se afirma que sufrió un “aparente lapso de conciencia” en el momento del choque.

Linton se encuentra en prisión desde el accidente. Los fiscales afirman que existe riesgo de fuga y que es un peligro para la comunidad, y señalan en un documento judicial que sufre un deterioro de su salud mental.

William Winter, un médico del Centro Médico Ronald Reagan de la UCLA que examinó a Linton, dijo que “no recordaba los acontecimientos que la llevaron al choque”.

“Lo siguiente que recordaba era que estaba tumbada en el pavimento y que veía que su auto estaba en llamas”, indicó.

Los Angeles Times reporta que la familia de la señora Linton se enteró de sus problemas de salud mental desde mayo de 2018. Su hermana envió una carta al tribunal en la que afirmaba que había tenido su primer episodio relacionado con la salud mental mientras estudiaba para convertirse en enfermera anestesista.

“El estrés fue demasiado para ella y la ‘rompió’”, escribió su hermana, Camille Linton. “Así comenzó el viaje de la lucha de Nicole durante 4 años con la enfermedad mental”.

Al parecer, durante ese incidente salió corriendo de su casa y saltó sobre un auto de la policía, lo que le valió un arresto por alteración del orden público.

Unos días más tarde dijo a su familia que creía haber sido poseída por su abuela muerta.

Durante su estancia en el hospital psiquiátrico Ben Taub, Linton se golpeó la cabeza contra una pantalla de cristal y despotricó contra la policía y el Tribunal Supremo. Necesitó puntos de sutura en la cabeza y, al parecer, cantó canciones de Bob Marley mientras la trataban.

Sus abogados dijeron que su comportamiento se volvió “cada vez más aterrador” en los días previos al accidente mortal.

El día del accidente, Linton llamó a su hermana por FaceTime y habló con ella completamente desnuda, según las actas judiciales.

“Le dijo a su hermana que iba a volar para encontrarse con ella en Houston al día siguiente para poder peinar a su sobrina. También comentó que se iba a casar y que su hermana debía encontrarse con ella en el altar”, escribieron los abogados.

Poco después, Linton al parecer condujo su auto hacia el tráfico.

Mientras que los abogados de Linton sostienen que sea puesta en libertad bajo fianza, el Fiscal del Distrito George Gascon subrayó a Los Angeles Times que permitiría a los fiscales solicitar la “detención preventiva”.

“La seguridad y el bienestar de los residentes de Los Ángeles son nuestra principal preocupación”, afirmó. “Bajo mi política, la detención preventiva puede ser solicitada bajo un análisis específico del caso para proteger la seguridad pública y para asegurar de una forma razonable el regreso de la acusada a la corte”.