Enemistades, peleas y diferencias: por qué crecen las internas en JxC tras el triunfo en las urnas

·12  min de lectura
Macri, Larreta, Patricia, Lousteau, Carrió y Negri
Macri, Larreta, Patricia, Lousteau, Carrió y Negri

El contundente triunfo en las legislativas agudizó las tensiones entre las distintas tribus de Juntos por el Cambio. Sin un líder indiscutido y con una conducción colegiada, la principal coalición opositora necesita mantener la unidad, conciliar una postura frente al llamado al diálogo del Gobierno por el acuerdo con el FMI y comenzar a mostrarse como una alternativa.

Sorteado el test electoral, la alianza entre Pro, la UCR y la CC transita una nueva etapa en su cruzada para volver al poder en 2023. Por estas horas se aceleran los contactos entre los principales jerarcas del espacio para aplacar los conflictos internos. Frente a la irrupción de nuevos aliados, discuten un nuevo diseño de la mesa nacional. Coinciden en que ese será el ámbito para decidir y coordinar no solo un plan de gobierno sino, para dirimir los conflictos internos y fijar las reglas de juego para las PASO.

1) Mauricio Macri vs. Horacio Rodríguez Larreta

Desde regresó de Arabia Saudita, donde viajó tras el triunfo de JxC en las legislativas, el expresidente Mauricio Macri se muestra hiperactivo en la arena política. Si bien se coloca por encima de las internas, el exmandatario ya no luce replegado y da señales de que no descarta un regreso. Revitalizado por el veredicto en las urnas, el fundador de Pro se mantiene en contacto permanente con sus socios en la coalición opositora e intensifica su vínculo con los legisladores electos en el interior, como Rogelio Frigerio (Entre Ríos). Algunos socios u herederos lo ubican en el rol de “mentor”, otros en el papel de árbitro. Y hay quienes consideran que el asedio de la Justicia en la causa por supuesto espionaje a los familiares de los tripulantes del ARA San Juan le permitió recuperar parta de la centralidad y que no se baja de la carrera por 2023. El ingeniero no da señales concretas, pero avisa que es un hombre libre y que lo definirá llegada el momento. A Macri le obsesiona, sobre todo, la puja con el peronismo por las gobernaciones. Por eso, puso la mira en Córdoba y Santa Fe, donde considera que JxC debe generar postulantes para pelear contra Juan Schiaretti y Omar Perotti, respectivamente, pese a los triunfos de Carolina Losada o Luis Juez en esos distritos. También observa el conurbano, fortaleza electoral de Cristina Kirchner.

Conflictos de una oposición sin liderazgos

Quienes lo visitan en sus oficinas de Olivos lo perciben inquieto por la pugna entre Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich por la candidatura presidencial. “Todos los curas quieren ser papas, pero sepan que hay que competir”, transmitió durante el encuentro federal de la Fundación Pensar, el think thank de Pro, en Córdoba. En Uspallata interpretaron el mensaje como una señal de que Macri buscará condicionar a Larreta, lanzado en la carrera hacia la Casa Rosada. El exmandatario repite que se corrió de la disputa por las candidaturas para descomprimir. E insiste con evitar caer en las trampas del kirchnerismo para blindar la unidad. Sospecha de los llamados al diálogo del Gobierno. “Él se corrió, pero después hubo que convencer a todos”, remarca Larreta ante los suyos.

Horacio Rodríguez Larreta y Mauricio Macri
Fabián Marelli


Horacio Rodríguez Larreta y Mauricio Macri (Fabián Marelli/)

En la intimidad, Macri no oculta sus críticas al alcalde porteño, a quien recibió días atrás en su casa de Acassuso. No solo está inconforme con el resultado del enroque electoral fagocitado por Larreta –transmitió que JxC podría haber ganado por una diferencia mayor-. También rechaza la apuesta de Larreta por la moderación y el discurso antigrieta, la táctica del alcalde para ampliar el espacio.

La Justicia rechazó que la AFIP acuerde con un alfil de Ricardo Echegaray para no ir a juicio oral

A su vez, objeta la idea que promueve Larreta de que para tener éxito en la Casa Rosada se requiere una base de sustentación del 70%. El expresidente procura cuidar al núcleo duro de sus votantes para evitar fugas a los libertarios. Por ese motivo, procura incorporar a Javier Milei o José Luis Espert. No quiere un discurso light ni lo estimula el mensaje “antigrieta”, sino que se defiendan sus ideas. Se aferra al 41% de sufragios que se llevó a su casa tras la derrota de 2019. “Macri construye como un dueño. Y Larreta lo hace como un constructor. Por eso, habla con todos: el obrero, el sindicalista, el arquitecto”, analiza uno de los laderos del alcalde. Macri, cuentan, suele decir que Larreta es como Roberto Carlos, por el “millón de amigos”. En el larretismo confían en la destreza del jefe porteño para administrar conflictos. Saben que propios y extraños buscarán relegar a Larreta de la pole position y relativizan los roces con Macri: creen que el ingeniero se basará en los números de las encuestas para decidir quién será el candidato. Sus laderos –algunos comienzan a reprocharle su estilo radial- se jactan de que fue el único CEO de Pro que se plantó ante el dueño del partido: “Horacio tiene el activo de la gestión y el fuego sagrado de querer ser”, apunta en su mesa chica.

2) Patricia Bullrich vs. Horacio Rodríguez Larreta

“Horacio, nos tenemos que ver”, le dijo Bullrich al alcalde hace un par de días. La reunión a solas se concretó en el Caffé Tabac, en Libertador y Coronel Díaz, una locación habitual de la rosca larretista. A la titular de Pro pretendía coordinar posturas frente al inminente llamado al diálogo del Gobierno por el acuerdo con el FMI. Como Macri o Elisa Carrió, procura evitar que una convocatoria del kirchnerismo genere enconos internos en la coalición opositora tras el triunfo. Las diferencias de Bullrich con Larreta están a la vista: referente de los “halcones”, la exministra considera que el alcalde hizo una lectura errónea del clima social a la hora de armar la oferta electoral en la Capital y la provincia. Pese a los triunfos, considera que el experimento de Larreta obtuvo flojos resultados. Y se siente reivindicada, no solo por el endurecimiento del discurso del alcalde y María Eugenia Vidal en el tramo final de la campaña, sino también por el crecimiento de las opciones de la derecha liberal, como Milei o Espert.

Con miras a 2023, Bullrich quiere ampliar hacia esos sectores del electorado y sospecha que el alcalde quiere incorporar a peronistas no kirchneristas, como Schiaretti. También se diferencia de Larreta por su vínculo con Sergio Massa. Dice que no quiso meterse en la pelea por los cargos en el Congreso, sin embargo, Gerardo Milman intentó desplazar sin éxito a Cristian Ritondo, delegado parlamentario de las “palomas”, de la jefatura del bloque de Pro. Ritondo, apalancado por Vidal y Larreta, ya tenía los números para seguir. Macri también respalda al exministro de Vidal.

Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta
Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta


Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta

Pese a que bajó su postulación porteña, una maniobra que desactivó una interna de Pro en su bastión, la exministra desafía a Larreta en la puja de poder por el liderazgo opositor. Se mira en el espejo con Ángela Merkel, cree que el país necesita cambios estructurales de fondo, con una política de shock, y avisa que no piensa declinar su proyecto presidencial en base a las “evidencias” de las encuestas de Larreta. Bullrich se mantiene fiel a Macri, aunque ya hace su propio juego.

3) Elisa Carrió vs. Horacio Rodríguez Larreta

Minutos después de que Carrió le dijera en la cara que la campaña porteña había sido “espantosa”, Larreta se sentó cerca de la líder de la CC para compartir unas achuras en La Picaza Polo Club, en la localidad de Open Door, en Luján, donde se celebraron el sábado pasado los 20 años de la fundación del partido de Carrió. La exdiputada no ocultó su disconformidad con el jefe porteño por los resultados en la Capital y el “amontonamiento” de dirigentes en la lista de Vidal. Es que Carrió considera que su fuerza se vio perjudicada por errores no forzados. Su delfín, Fernando Sánchez, quien ocupaba el octavo casillero en la nómina, no ingresó al Congreso por dos motivos: Vidal no llegó al 50% de los votos y la adenda en el reglamento interno solicitada antes de las PASO por Ricardo López Murphy hizo que Sánchez saliera de un lugar expectante con el ensamble de las listas. Y se enfureció cuando trascendió que había pedido cargos en el Ejecutivo porteño.

Elisa Carrió, al cerrar el Congreso Federal de la CC por los veinte años de la fundación del partido
Elisa Carrió, al cerrar el Congreso Federal de la CC por los veinte años de la fundación del partido


Elisa Carrió, al cerrar el Congreso Federal de la CC por los veinte años de la fundación del partido

Días antes de la celebración de la CC en Open Door, Diego Santilli charló durante tres horas con Carrió en Exaltación de la Cruz e intentó descomprimir la tensión. Dicen que hizo “control de daños”, pero no pudo evitar que Lilita despotricara en público contra Larreta. Si bien Larreta se contactó con Carrió para aplacar el conflicto, los laderos del alcalde no ocultaron su bronca. “Hizo su típico stand up y busca mantener su lugar en la coalición. Carrió es un dragón que tira fuego”, analizó uno de los armadores del alcalde. Cristian Ritondo, uno de los apuntados por Lilita -dijo que no “confía” en él como autoridad parlamentaria y le pasa facturas por su paso por el Ministerio de Seguridad bonaerense- evitó responderle para apaciguar las aguas de JxC. Pero le hizo saber su enojo a los emisarios de Carrió en el Congreso. “Ella nos pide un contrato moral, que escribe ella”, despotrican.

4) Elisa Carrió vs. Martín Lousteau

Carrió, cuya fuerza perdió representantes en el Congreso, también metió el cuchillo en la interna radical. Apuntó contra Martín Lousteau y Emiliano Yacobitti, herederos de Enrique “Coti” Nosiglia, archienemigo de Lilita, en el ecosistema de la UCR. No quiere que Yacobitti desplace a Mario Negri, su amigo, al frente del bloque radical. Sugirió que los “hijos” políticos de Nosiglia son “corruptos”. Lousteau la acusó de ser funcional al kirchnerismo y ella le recordó su paso por el gobierno de Cristina Kirchner y la autoría de la ley 125.

La líder de la CC también desconfía de Alfredo Cornejo, otro de los radicales que aspiran a pelear por la presidencia. Con Gerardo Morales, en cambio, limó asperezas hace tiempo. Lilita toma distancia de Larreta y el resto de los presidenciables: exige que respeten el lugar de la CC en la coalición y avisa que, pese a su retiro, seguirá alzando su voz, como una de las fundadoras de JxC. Sabe que no volverá a ponerse el traje de candidata, pero está convencida de que en 2023 será la gran electora.

El Gobierno no descarta volver a cerrar las fronteras ante el riesgo por la variante ómicron

5) Gerardo Morales vs. Martín Lousteau

La feroz disputa entre el gobernador de Jujuy y el senador nacional por la conducción de la UCR se trasladó esta semana al seno del Congreso. Lousteau está convencido de que el ala tradicional del radicalismo debe dar visibilidad y lugares de poder a los dirigentes del centenario partido que triunfaron en sus distritos y que podrían pelear por intendencias y gobernaciones en 2023. Por eso, sostiene la cruzada de Yacobitti, su brazo político, para desplazar a Negri de la jefatura de la bancada radical. Amenazan con romper y armar un bloque de Evolución bajo el paraguas de JxC.

Con el respaldo de Gustavo Valdés y Ernesto Sanz, entre otros caciques, Morales, en tanto, defiende la continuidad de Negri en Diputados y le marca la cancha al economista en el Senado. Con la mira en la contienda presidencial, ambos quieren imprimirle su impronta a la UCR.

El Gobernador de Jujuy, Gerardo Morales
Santiago Filipuzzi


El Gobernador de Jujuy, Gerardo Morales (Santiago Filipuzzi/)

El objetivo de Lousteau es vigorizar a la UCR para “mejorar” a JxC y ampliar su base de sustentación. Con la mira en 2023, consolidó su alianza estratégica con Larreta en la Capital, y, pese a que no estuvo de acuerdo con el enroque Santilli-Vidal, apostó por incorporar a Martín Tetaz, quien secunda a la exgobernadora en la boleta del oficialismo porteño, para oxigenar a la coalición.

6) Gerardo Morales vs. Rodríguez Larreta

Morales quiere que el radicalismo deje de ser “furgón de cola” de Pro y dispute el liderazgo de JxC. Su plan es que la coalición se reconfigure y se convierta en una fuerza de centro para volver a ser una alternativa de gobierno en 2023. Quiere que JxC sume a sectores del PJ y no a libertarios.

Con ese trasfondo, Morales busca ganar visibilidad y confronta con Macri y Larreta. Critica al alcalde como estratega y relativiza su capacidad como gestor. Cree que la pelea con Pro es desigual por los recursos de la Ciudad. Desde hace meses destaca la figura de Bullrich, retadora de Larreta.

7) Martín Lousteau vs. Mauricio Macri

Si bien aún le dice “presidente”, Lousteau no se sentiría cómodo si Macri recupera la centralidad en JxC. Por esa razón, afianza su alianza estratégica con Larreta, la espada moderada de Pro. Apuesta por sumar a sectores progresistas y rechaza una alianza con Milei.

8) Facundo Manes vs. Rodríguez Larreta

Exhausto después de experimentar su primera campaña electoral, el médico radical Facundo Manes voló a Buzios, en Brasil, junto a su esposa y sus dos hijos en plan de descanso. “Necesito recuperar a mi familia y mis capacidades cognitivas”, transmitió. Corrido de las disputas por los cargos en el Congreso, Manes retomó ayer la actividad política. Delegó en su hermano, Gastón, los preparativos parlamentarios: desde la conformación del equipo de asesores hasta la preparación del despacho.

Si bien estrechó lazos con Santilli, Manes busca relegar de la pole position a Larreta. Receloso de Pro, teje su plan presidencial y pretende que la UCR lidere a JxC. No reivindica la gestión de Cambiemos, critica a Macri y anhela armar “una coalición de centro popular”.

9) Facundo Manes vs. Martín Lousteau

Las diferencias entre ambos se remontan a la interna radical en Buenos Aires. Manes intuye que detrás de la cruzada de Lousteau por la UCR están Larreta y la ambición del economista de gobernar la Ciudad en 2023. Cerca del neurólogo aseguran que no le gustó la jugada “prepotente y disparatada” de Lousteau y Yacobitti en Diputados. A tono con su discurso de campaña, considera que, debido a la crisis, no es tiempo de pelear por cargos y se muestra ajeno a las viejas prácticas. Por eso, Manes, aliado de Morales y del ala tradicional del partido, apoyó a Negri como jefe del bloque radical frente a la rebeldía de los renovadores.

El médico radical, quien teje su proyecto presidencial y comenzará a recorrer el país desde enero, percibe que detrás de la cruzada de Lousteau para quedarse con el partido está Larreta. Busca que la UCR lidere la coalición. “Este cambio es desde abajo hacia arriba”, insiste.

Facundo Manes y Martín Lousteau
Facundo Manes y Martín Lousteau


Facundo Manes y Martín Lousteau

10) Elisa Carrió vs. Facundo Manes

Si bien la tensión se aplacó, Carrió lo tiene en la mira al neurólogo. Lilita y el médico radical se cruzaron en el inicio de la campaña. La líder de la CC lo acusó de “mitómano” y amenazó con denunciarlo. Sospecha de sus lazos con el kirchnerismo. Cerca de Manes, en tanto, sugieren que Carrió utiliza su halo ético para extorsionar a sus socios.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.