Encuentran una cebra con puntos en lugar de rayas

¿Qué le ocurre a la cebra que encabeza el post? ¿Por qué tiene puntos – o topos – en vez de rayas? Esto debió ser lo que se le pasó por la cabeza al guía de la Reserva Nacional de Massai-Mara que encontró a este curioso ejemplar y sacó la foto.

De hecho, Anthony Tira – el autor de la imagen – lo primero que pensó era que el animal había sido marcado para realizar un seguimiento de migración, o por algún motivo científico o de conservación similar… Pero no, simplemente estamos ante una cebra mutante.

[Te puede interesar: Pintarse el cuerpo protege contra los insectos]

En concreto, se trata de un individuo melánico. Simplificando para poder entendernos, viene a ser lo contrario que el albinismo: en lugar de producir menos melanina, el pigmento que proporciona color, lo hace en mayor medida de lo habitual.

Por eso las partes, digamos, no blancas tienen ese color tan particular, y también por eso aparecen puntos en lugar de rayas. No nos olvidemos que las cebras son negras con rayas blancas y no al contrario.

Y aquí llega la parte negativa de la historia: este potrillo va a sufrir bastante. Porque el patrón de negro-con-rayas-blancas tiene una razón biológica: protege a las cebras de uno de sus peores enemigos, los tábanos.

El patrón de rayas de las cebras impide que los tábanos reconozcan al animal y se alimenten de él. Así que, al perder esta protección el cachorro – al que han puesto el nombre de Tira, en honor a su descubridor – va a sufrir las consecuencias.

[Te puede interesar: Descubren la migración terrestre más larga del mundo]

Porque los tábanos no son únicamente una molestia. Por una parte, le quitan sangre al animal, y en épocas de escasez de comida o, especialmente, de sequía pueden suponer un problema grave de salud. Pero no se queda ahí. Los tábanos pueden transmitir distintas enfermedades, como cualquier animal hematófago – que se alimenta de sangre.

Si a esto le sumamos que las rayas de las cebras protegen en la misma medida contra tábanos y moscas tse-tse u otros insectos similares, podemos entender la importancia de tener un patrón que funcione.

De momento, disfrutemos de la casualidad genética que ha dado lugar a una cebra a puntos en lugar de a rayas.