Emprendedor del sur de la Florida construye la primera destilería en Fort Lauderdale, propiedad de un afroamericano

·5  min de lectura

Después que su madre murió repentinamente a los 38 años tras un paro cardíaco, Victor Harvey, de 10 años, y sus tres hermanos fueron criados por su padre, un banquero muy trabajador.

Harvey creció en Mount Vernon, al este de Columbus, Ohio, durante los primeros años de la década de 1980. Veía el baloncesto como su oportunidad de entrar en la universidad, una hazaña que nadie en su familia había logrado. Cuando sus aspiraciones de convertirse en atleta profesional no se hicieron realidad, se convirtió en artista de hip-hop e invirtió sus ganancias en el sector inmobiliario.

Hoy, el dinero que ha ganado con las inversiones inmobiliarias está ayudando a financiar la expansión de Harvey de su negocio de producción de bebidas alcohólicas Victor George Spirits, conocido por una marca de vodka de primera calidad premiada que lleva su nombre, Victor George. Ahora está en proceso de recibir el permiso de para empezar a construir este verano la primera destilería de propiedad afroamericana en Fort Lauderdale.

El edificio Victory será una estructura de tres pisos con una superficie de 18,000 pies cuadrados que tardará entre 16 y 18 meses en terminarse. El edificio, que lleva el nombre del antiguo Victory Theatre de Sistrunk Boulevard, incluirá la destilería, un restaurante, salas de degustación, un bar de puros, un patio en la azotea con un DJ los fines de semana y un salón lounge para música en vivo. La zona donde se construirá la destilería había sido un centro de entretenimiento para los afroamericanos de Fort Lauderdale, y el histórico teatro el único al que podían acudir hasta el fin de la segregación en 1964.

El proyecto le costará a Harvey $6 millones y traerá más de 100 puestos de trabajo a Broward. A finales del año pasado, Harvey consiguió un préstamo de $2.45 millones de la Agencia de Reurbanización de la Comunidad de Fort Lauderdale para ayudar a pagar la destilería.

“Las destilerías son muy populares para la gente que las visita, tanto si son locales como si vienen de fuera”, dijo Harvey en una entrevista reciente en el interior de su Palm Beach Distillery, en West Palm Beach. “Es emocionante para la gente ver cómo se hacen las cosas. Trabajando con la ciudad de Fort Lauderdale, sabíamos que lo que había que hacer era una zona de entretenimiento”.

Harvey, de 55 años, espera que Victory Building cambie el aspecto de las destilerías artesanales y mejore la experiencia del cliente. En lugar de ser solo un centro de producción de vodka y bourbon, permitirá a la gente relajarse y fumar un puro, comer en el restaurante o bailar toda la noche entre sorbos de un coctel. Todo esto es ahora posible gracias a una ley de la Florida que entró en vigor el pasado julio y que permite a las destilerías vender su alcohol en el lugar.

El bourbon Fort Mosé, que sale a la venta en mayo, lleva el nombre de la ciudad de Fort Mosé, en la Florida. Se fundó en 1738, cerca de St. Augustine, Florida, y fue el primer pueblo afroamericano libre de Estados Unidos.
El bourbon Fort Mosé, que sale a la venta en mayo, lleva el nombre de la ciudad de Fort Mosé, en la Florida. Se fundó en 1738, cerca de St. Augustine, Florida, y fue el primer pueblo afroamericano libre de Estados Unidos.

En mayo, la empresa de Harvey sacó a la venta su propio bourbon, llamado Fort Mosé, en honor al primer asentamiento de afroamericanos libres establecido en 1738 en lo que se convirtió en Estados Unidos. Fort Mose, ubicado al norte de San Agustín, tuvo un papel fundamental en el desarrollo de la Norteamérica colonial.

“Les estoy contando historias, historias afroamericanas que necesitan contarse”, dijo Harvey, explicando cómo y por qué decidió el nombre de su bourbon. “Fort Mosé, al estar aquí en la Florida, al hacer la investigación, fue obvio, porque la mayoría de la gente no lo conocía, yo tampoco. Y una vez que lo encontré, dije: ‘Este es’”.

El nuevo bourbon de Harvey, vinculado a un trozo de la historia de la Florida y de Estados Unidos, está recibiendo una rápida atención en todo el estado. Se distribuirá a nivel nacional. El vodka insignia de su empresa se vende en tiendas de 45 estados.

“Al principio llamó mucho la atención”, dijo Kaushal Karia, dueño de Primo Liquors, Fine Wine and Cigars en Fort Lauderdale, sobre el bourbon Fort Mosé. “Se vendieron unas 200 botellas en la primera semana. La gente vio la atención que ha recibido en internet y se sintió atraída por su historia y quiso ser la primera en tenerlo en sus manos”.

Como afroamericano que produce vodka y bourbon, Harvey forma parte de un pequeño grupo. Hay unas 3,500 licencias activas para fabricar bebidas alcohólicas en Estados Unidos, y solo unas 200 de ellas están en manos de destilerías independientes de propiedad y gestión afroamericana, explica Conley Fitzpatrick, jefe de marketing de Pronghorn, una empresa independiente que trabaja para diversificar y aumentar la representación de empresarios afroamericanos en la industria de las bebidas alcohólicas.

“Creemos que toda industria debe reflejar al consumidor... Los estadounidenses negros representan alrededor del 12% de los bebedores, pero solo un 2% a nivel ejecutivo”, dijo Fitzpatrick. “Creemos que [la diversidad] va a ser genial para el negocio”.

La principal colaboradora de Harvey en el negocio es Summer Piep, fundadora y copropietaria de Harvey’s Palm Beach Distillery, la primera destilería de propiedad y gestión femenina de la Florida que adquirió en enero. Piep es la maestra destiladora de Fort Mosé y de otras bebidas alcohólicas de la empresa.

“Yo creo los grandes productos y él sabe cómo venderlos”, dijo Piep. “El hecho de que ambos seamos una minoría en esta industria, yo por ser mujer y él por ser afroamericano, es lo que nos unió. Así que vamos a hacer algo grande”.

Summer Piep coloca una etiqueta a una botella de ron en mayo en Palm Beach Distillery, 1142 Old Okeechobee Road, West Palm Beach, Florida.
Summer Piep coloca una etiqueta a una botella de ron en mayo en Palm Beach Distillery, 1142 Old Okeechobee Road, West Palm Beach, Florida.

Karia, el vendedor de bebidas y puros, cree que la estrategia empresarial de Harvey refleja su personalidad realista.

“Está haciendo un enfoque de base. Por ejemplo, si estás sentado en el bar Eddie V’s de Las Olas, puede que te encuentres con Victor allí una noche entre semana y te invite un Fort Mosé old-fashioned”, dijo Karia.

“Y a partir de esa experiencia, de haber conocido al dueño, de haber probado su bebida y de que sea lo suficientemente generoso como para invitarte a un buen coctel, la gente se convierte en embajadora de la marca. Y van a salir a buscar sus bebidas en Primo o en otros establecimientos locales”.

Karia ha visto que una parte de sus clientes quiere apoyar a los proveedores de bebidas alcohólicas propiedad de minorías, como Harvey, que inició su negocio en 2016.

“Ves que los clientes vienen tomando una decisión consciente cuando van a hacer una compra”, dijo. “Va a ser una marca que va a ser de propiedad de minorías, de propiedad afroamericana, de propiedad de la Florida. Eso parece ser un tema común”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.