Elon Musk y su largo historial de opiniones cuestionables sobre el petróleo, la población y la energía nuclear

·10  min de lectura

Elon Musk, el hombre que encabezó la lista de multimillonarios “verdes” de Bloomberg en 2021, sorprendió recientemente a los observadores cuando pidió más exploración de combustibles fósiles en una conferencia sobre energía.

“En este momento, en realidad necesitamos más petróleo y gas, no menos”, dijo el gerente general de Tesla el lunes en un evento en Stavanger, Noruega, y agregó que no quería “demonizar” a la industria de los combustibles fósiles.

Argumentó que, a pesar de los diversos esfuerzos por desarrollar tecnologías renovables, la invasión de Ucrania y las consiguientes sanciones a la industria rusa de los combustibles fósiles estaban mermando el suministro de energía en Europa.

“Siendo realistas, creo que tenemos que utilizar el petróleo y el gas a corto plazo, porque de lo contrario la civilización se desmoronará”, continuó Musk. “Para que la civilización funcione, necesitamos petróleo y gas. En realidad, especialmente en estos días, con las sanciones a Rusia, sí necesitamos proporcionar petróleo y gas para que la civilización siga funcionando. Creo que cualquier persona razonable llegaría a esa conclusión, y al mismo tiempo aceleraría la llegada de la energía sostenible”.

El multimillonario tecnológico hizo una afirmación similar en marzo.

“Odio decirlo, pero tenemos que aumentar la producción de petróleo y gas de forma inmediata”, escribió en Twitter. “Obviamente, esto afectaría negativamente a Tesla, pero las soluciones energéticas sostenibles simplemente no pueden reaccionar instantáneamente para compensar las exportaciones rusas de petróleo y gas”.

Estas declaraciones han suscitado rápidas críticas por parte de algunos observadores ambientales.

“Lo que realmente se necesita es reducir el uso de la energía en todo el mundo a más de la mitad, empezando por el 1 por ciento del norte global”, tuiteó esta semana Peter Dynes, de MEER, un grupo de defensa del medio ambiente.

“Creo que su comentario fue exagerado”, escribió el periodista Fred Lambert, redactor en jefe del sitio de noticias sobre transporte renovable Electrek. “Él solo está señalando un simple hecho, pero si quieres verlo desde un punto de vista político, es importante tener en cuenta que tenemos que incentivar que la nueva producción de energía sea renovable y no de combustibles fósiles para tener en cuenta el impacto en el medio ambiente”.

Los líderes internacionales afirman que es necesario detener inmediatamente la inversión en nuevos proyectos de combustibles fósiles para evitar lo peor de la crisis climática.

“Si los gobiernos se toman en serio la crisis climática, no puede haber nuevas inversiones en petróleo, gas y carbón, a partir de ahora, de este año”, dijo en 2021 Fatih Birol, director de la influyente Agencia Internacional de Energía. “Cada vez son más los países que hacen compromisos de cero emisiones netas, lo que está muy bien, pero veo una brecha enorme y creciente entre la retórica [de los gobiernos] y la realidad”.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, ha dicho que incluso la guerra en Ucrania y su efecto en el suministro energético mundial no debería significar que haya nuevas inversiones en combustibles fósiles, y calificó esa idea de “delirante”.

“La crisis energética exacerbada por la guerra en Ucrania ha supuesto un peligroso aumento en los esfuerzos para obtener combustibles fósiles por parte de las principales economías”, escribió en junio. Las nuevas financiaciones de los combustibles fósiles es delirante. Solo alimentará aún más los efectos de la guerra, la contaminación y la catástrofe climática”.

La discutible opinión de Musk sobre las perforaciones petrolíferas ha sido la última de una serie de comentarios sobre la lucha contra la crisis climática con los que los ecologistas han discrepado.

No hay duda de que Musk se toma en serio la construcción de tecnologías renovables. A través de sus empresas, como Tesla y SolarCity, ha contribuido a desarrollar vehículos eléctricos, paneles solares para tejados y dispositivos de almacenamiento de energía renovable. En el camino, se ha convertido en una voz influyente en el ámbito de las tecnologías limpias, y tanto los legisladores como las legiones de fans en línea suelen seguir su ejemplo”.

Pero eso no significa que siempre tenga la razón. Tiene un largo historial de opiniones controvertidas sobre el clima.

Energía nuclear o nada

Una de las cuestiones más controvertidas es la aceptación de la energía nuclear por parte de Musk. Ha calificado de “antihumanos” a quienes se oponen a la energía nuclear como estrategia de energías renovables.

Ha pedido a los países que aumenten la generación nuclear, una postura controvertida que ha dividido a los defensores de las energías limpias. Mientras que algunos destacan la capacidad de la energía nuclear para suministrar energía de forma constante sin quemar tantos combustibles fósiles, otros señalan su elevado costo, la lentitud para ponerla en marcha y el riesgo de catástrofes.

“¡Los países deberían aumentar la generación de energía nuclear!”, escribió Musk en Twitter el mes pasado. “Es una locura desde el punto de vista de la seguridad nacional y malo para el medio ambiente cancelarla”.

En respuesta a los llamados de Musk a favor de más energía nuclear, el profesor de ingeniería ambiental de Stanford, Mark Z Jacobson, argumentó: “[Generar] nueva energía nuclear es completamente inútil para abordar el clima, la contaminación y la seguridad energética”.

El profesor se refirió a las investigaciones que sugieren que el dinero necesario para mantener la energía nuclear se invertiría mejor en sustituirla con energías renovables, que son más baratas de construir, más rápidas y emiten menos carbono por unidad de energía generada que la nuclear.

Según Jan Haverkamp, experto en energía de Greenpeace, la energía nuclear tiene un historial de promesas excesivas e incumplimientos. El mundo necesita energías renovables, y rápido, si quiere evitar los peores efectos del calentamiento global.

“En principio, nunca hemos estado en contra de ninguna tecnología, pero está muy claro, cada vez que se empieza a calcular, que en el momento en que se introduce la nuclear, los costos suben y la velocidad del cambio baja”, declaró para The Independent a principios de este año. “Es exactamente lo que no podemos permitirnos ahora que el cambio climático es cada vez más real. Si empiezas a hablar de la energía nuclear en este momento, o estás siguiendo una moda o estás intentando desviar la atención de lo que realmente hay que hacer”.

The Independent se ha puesto en contacto con Musk para pedirle sus comentarios.

Más familias nucleares

En el acto celebrado en Noruega, Musk también abordó otra de sus causas favoritas: las tendencias demográficas.

Dijo a los periodistas que, debido al descenso de las tasas de natalidad, como las registradas en Estados Unidos, la Unión Europea y China en los últimos años, la civilización “morirá con un gemido usando pañales de adulto”.

El mes pasado, Musk también dijo que las tendencias demográficas, como la desaceleración de las tasas de natalidad en muchos países occidentales de altos ingresos, son una amenaza mayor que el calentamiento global.

“El colapso de la población debido a las bajas tasas de natalidad es un riesgo mucho mayor para la civilización que el calentamiento global”, escribió el gerente general de Tesla en Twitter. “Entiéndanse bien”.

De hecho, las tasas de natalidad han disminuido en promedio desde mediados del siglo pasado, según el Banco Mundial. Sin embargo, los expertos en demografía afirman que esto se debe más a la mejora de la salud pública, especialmente de los jóvenes, que a una crisis de fertilidad de la sociedad.

“Haría mejor en seguir con la fabricación de coches y la ingeniería que predicir la trayectoria de la población”, dijo Joseph Chamie, exdirector de la División de Población de las Naciones Unidas, a la CNN en agosto. “Sí, en algunos países la población está disminuyendo, pero para el mundo, ese no es el caso”.

Según la ONU, es probable que la población mundial no alcance su punto máximo hasta el año 2100, cuando llegue a los 8.500-10.000 millones de personas.

“Prácticamente todos los países desarrollados están por debajo de los dos [hijos por persona embarazada promedio], y así ha sido durante 20 o 30 años”, añadió Chamie.

Incluso cuando la población mundial llegue a su punto máximo, según la ONU, el mundo no estará plagado de personas mayores. Habrá más personas menores de 20 años que mayores de 70. Y a diferencia de las nuevas amenazas del cambio climático, los gobiernos ya tienen un largo historial de soluciones políticas, como las pensiones y la asistencia de atención de salud subsidiada por el Estado, que atienden las necesidades de las personas mayores.

Algunos sostienen que estos temores sobre el descenso de las tasas de natalidad en los países occidentales ricos y comparativamente blancos tienen un sesgo racista, ya que en varios países africanos de bajos ingresos todavía se observan altas tasas de natalidad.

Alrededor de un tercio de los países de África tienen una tasa media de natalidad de cinco hijos, especialmente en lugares con alta mortalidad juvenil y bajo acceso a la anticoncepción.

“El verdadero reto es hacer frente a la pobreza, la desigualdad y la falta de oportunidades en la vida que caracterizan a la alta fertilidad y al crecimiento de la población, mejorar el bienestar de la mayor parte de nuestros conciudadanos y proteger los ecosistemas aquí en la Tierra, antes de dar rienda suelta a las fantasías espaciales de un puñado de multimillonarios que compiten entre sí”, declaró en julio Robin Maynard, del laboratorio de ideas Population Matters.

Hyperloop, ¿o simple hype?

Musk ha provocado un largo debate entre los expertos en clima sobre sus propuestas de sistemas de transporte “hyperloop”, es decir, naves de velocidad ultralta similares a un tren que se mueven a través de túneles con cámara de vacío. El multimillonario defendió por primera vez los sistemas hyperloop en un libro blanco de 2013. Musk afirmó que, si funcionan con electricidad renovable, son una forma más sostenible de recorrer distancias medias.

Y es una idea que se ha difundido. Las empresas, inspiradas por la entrada de Musk en el mundo del transporte, están trabajando en al menos 15 proyectos de hyperloop propuestos en todo Estados Unidos.

Los analistas están divididos sobre si los hyperloops serían realmente una forma más ecológica de desplazarse.

Las primeras estimaciones sugieren que son una forma más eficiente en cuanto a emisiones de carbono para recorrer distancias de 250 a 500 millas (400 a 800 kilómetros) que un vuelo, según la NASA. Un análisis del Departamento de Transporte de EE.UU. afirma que un hyperloop ideal podría ser seis veces más eficiente que el transporte aéreo en determinadas distancias.

Otros, como la profesora de ingeniería ambiental de la Universidad Estatal de Cleveland, Jacqueline Jenkins, argumentan que estos sistemas no valdrán la pena a menos que se emparejen con inversiones masivas en energía verde para asegurar que los hyperloops funcionen con energía renovable.

“Si no lo hacemos de forma sostenible, probablemente sea una solución a corto plazo”, dijo al sitio de noticias GreenBiz en 2019.

Algunos dudan del compromiso de Musk con el transporte verdaderamente público, una forma mucho más eficiente en cuanto a las emisiones de carbono para trasladar a las personas que la propiedad individual de automóviles o los vuelos de larga distancia.

Musk admitió a un biógrafo que la idea del hyperloop se le ocurrió por su insatisfacción con el transporte público, y que se empeñó en que California cancelara su proyecto de tren de alta velocidad ya planificado, a pesar de que el transporte por tren es mucho más ecológico que el auto y, a menudo, también que el avión.

A pesar de ser ampliamente considerado una solución clave para reducir las emisiones, el multimillonario de Tesla ha hablado de su desdén general por el transporte público.

“Es un dolor de h***os”, le dijo a una audiencia en 2017. “Es por eso que a nadie le gusta. Y hay un montón de extraños juntos, uno de los cuales podría ser un asesino en serie, está bien, genial. Y es por eso que a la gente le gusta el transporte individualizado, que va a donde quiere, cuando quiere”.