Trump personalmente presionó a más de 150 republicanos para cambiar los resultados de las elecciones, según reporte

Graig Graziosi
·5  min de lectura
<p>El presidente buscó ganar la elección con artimañas legales</p> (AP Photo / Andrew Harnik)

El presidente buscó ganar la elección con artimañas legales

(AP Photo / Andrew Harnik)

Donald Trump lanzó una campaña para convencer a más de 150 funcionarios republicanos de que cambiaran los resultados de las elecciones a su favor, afirma un nuevo informe.

Un informe de Politico describió los pasos sin precedentes que tomó Trump para convencer a los legisladores republicanos en varios niveles de poder de usar su autoridad para cambiar los resultados de las elecciones a su favor.

En un caso, Trump se puso en contacto con Monica Palmer, quien forma parte de una junta que confirma los resultados de las elecciones del condado de Wayne, Michigan, el condado más poblado del estado.

Poco después de la llamada, Palmer dijo que quería rescindir su voto para autorizar los resultados electorales, que mostraban que Joe Biden había ganado.

Aunque sus esfuerzos fueron en última instancia en vano, fueron solo el comienzo de los intentos de Trump de convencer a los legisladores para que lo nombraran de manera fraudulenta como el vencedor de las elecciones.

Durante el mes siguiente, Trump se puso en contacto con al menos 31 funcionarios republicanos, principalmente funcionarios estatales y locales en estados cruciales que perdió, dice el informe.

Llamó al menos a 11 personas e invitó a 20 republicanos a reunirse personalmente con él en la Casa Blanca. Los asistentes incluyeron fiscales generales estatales, líderes de partidos y legisladores.

También discutió sus planes con los republicanos de la Cámara y al menos tres senadores republicanos entrantes.

Politico habló con 22 ayudantes de la Casa Blanca que describieron los intentos del presidente de convencer a los republicanos de que revoquen las elecciones.

A pesar de sus esfuerzos, ningún legislador republicano estaba dispuesto a jugar a la pelota y revocar fraudulentamente los resultados electorales de su estado o descontar los votos emitidos legalmente.

Aún así, las teorías de conspiración de Trump que alegan fraude electoral se han apoderado de su base y solo han sido repetidas y amplificadas por sus leales como el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani y la abogada Sidney Powell.

La primera estrategia de Trump fue descarrilar las elecciones a nivel estatal y local evitando que los condados clave certificaran sus resultados si favorecían a Biden.

En ese momento, el senador Mitt Romney criticó las acciones de Trump, calificándolas de "antidemocráticas".

"Es difícil imaginar una acción peor y más antidemocrática por parte de un presidente estadounidense en funciones", dijo.

Después de que fracasaran sus intentos de detener las certificaciones, invitó a legisladores de Michigan y Pensilvania a reunirse con él en la Casa Blanca.

Si bien los detalles de esas discusiones son en gran parte desconocidos, ambos grupos de republicanos dijeron que estaban comprometidos a honrar los resultados de las elecciones en las áreas que representan.

Más tarde, Trump se enfureció cuando el gobernador de Arizona, Doug Ducey, aceptó los resultados de las elecciones estatales que nombraron ganador a Biden.

Al parecer, Trump llamó a Ducey, pero Ducey rechazó la llamada.

Después de eso, Trump se unió a la batalla electoral en Georgia, donde el gobernador republicano y el secretario de estado fueron asediados con teorías de conspiración de que el resultado de las elecciones fue fraudulento.

Los senadores republicanos del estado Kelly Loeffler y David Perude, que se enfrentan a elecciones de segunda vuelta en enero que determinarán el control del Senado, pidieron que el secretario de estado dimita. El senador Lindsey Graham supuestamente llamó al secretario de estado y le pidió que descontara los votos basándose en las lagunas legales con las firmasde las boletas. El senador niega el reclamo.

Trump presionó al gobernador Brian Kemp para que convocara una sesión legislativa especial a fin de nombrar electores leales a él mismo, lo que habría anulado efectivamente los resultados electorales del estado. También presionó a Kemp para que solicitara una auditoría de las papeletas de voto en ausencia del estado, lo que Kemp explicó que no podía hacer.

Kemp rechazó rotundamente el plan de Trump de elegir electores leales.

Luego, el presidente dio su apoyo con una demanda malograda en Texas que desafió los resultados de las elecciones en Michigan, Wisconsin, Pensilvania y Georgia.

El fiscal general de Georgia, Chris Carr, criticó públicamente la demanda, calificándola de "constitucional, moral y fácticamente incorrecta".

Su crítica provocó una respuesta personal de Trump, quien le dijo que dejara de criticar la demanda y se uniera a ella. Trump quería que todos los fiscales generales republicanos firmaran la demanda. Mientras que 17 estuvieron de acuerdo, nueve se negaron.

Luego, Trump presionó a los republicanos en la Cámara de Representantes para que se unieran a la demanda: 126 republicanos aceptaron unirse.

El presidente esperaba que la Corte Suprema de Estados Unidos se pronunciara sobre la demanda, pero la corte rechazó el caso, poniendo fin al intento arriesgado de revertir la elección.

Días después del fracaso de la demanda de Texas, el Colegio Electoral se reunió y certificó los resultados de las elecciones, confirmando a Biden como el ganador de las elecciones de 2020.

A pesar del anuncio del Colegio Electoral, Trump sigue cuestionando los resultados. Ahora respalda un plan de los miembros republicanos de la Cámara y posiblemente al menos un senador, Tommy Tuberville, para oponerse a los resultados de las elecciones cuando el Congreso se reúna el 6 de enero para aceptar los resultados de las elecciones.

Los expertos electorales dicen que la objeción no cambiará los resultados de la elección, que solo retrasará el proceso y dañará aún más la confianza del público estadounidense en el proceso electoral.

Relacionados

Trump firma orden para construir solo edificios ‘hermosos’ en D.C.

William Barr culpa a Rusia por el hackeo al gobierno de Estados Unidos

Partidarios de Trump organizarán una ceremonia de investidura virtual