Elecciones en Brasil: cómo se posicionan Lula da Silva y Jair Bolsonaro en las encuestas a días de las presidenciales

Una mujer pasa por delante de toallas con imágenes de los candidatos a la presidencia de Brasil, el presidente Jair Bolsonaro, en el centro, y el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, expuestas a la venta por un vendedor ambulante en un tendedero improvisado, en Brasilia, Brasil, el jueves 22 de septiembre de 2022.
Una mujer pasa por delante de toallas con imágenes de los candidatos a la presidencia de Brasil, el presidente Jair Bolsonaro, en el centro, y el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, expuestas a la venta por un vendedor ambulante en un tendedero improvisado, en Brasilia, Brasil, el jueves 22 de septiembre de 2022. - Créditos: @Eraldo Peres

SAN PABLO.- En la recta final hacia las elecciones presidenciales en Brasil, las últimas encuestas alimentan las esperanzas del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva de ganar en primera vuelta frente al actual mandatario, Jair Bolsonaro.

En las elecciones del 2 de octubre, Lula alcanzaría el 48% de apoyo de los votantes ante el 31% de Bolsonaro, según la consultora Ipec, una leve diferencia frente al 47% y 31% respectivamente que obtuvieron en la misma encuesta de hace una semana, mostraron los datos.

Un candidato necesita más del 50% de los votos para ganar la presidencia en primera vuelta en Brasil.

Según el sondeo, Lula podría ganar la carrera en la primera ronda, ya que cuenta con el 52% de la intención de voto de los participantes excluyendo las abstenciones y votos nulos, como ocurre según la legislación brasileña.

En una potencial segunda vuelta, prevista para el 30 de octubre, la ventaja de Lula se mantuvo en 19 puntos porcentuales, igual que la semana pasada, lo que indica que saldría elegido con el 54% de los votos frente al 35% de Bolsonaro.

Jair Bolsonaro; Lula Da Silva; mundo; brasil; elecciones
El expresidente brasileño (2003-2010) y candidato presidencial por el izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inacio Lula da Silva, habla durante una reunión con artistas e intelectuales en Sao Paulo, Brasil, el 26 de septiembre de 2022 - Créditos: @NELSON ALMEIDA

El índice de aprobación del actual presidente se situó en el 29%, por debajo del 30% registrado hace una semana, mientras que su índice de desaprobación se mantuvo en el 47%.

Por otra parte, 51% de los consultados respondió que no votará a Bolsonaro en ninguna circunstancia y el 35% dijo que nunca sufragaría por Lula.

La encuestadora Ipec, antes conocida como Ibope, entrevistó a 3008 personas de forma presencial entre el 25 y el 26 de septiembre.

La encuesta, encargada por la TV Globo, tiene un margen de error de 2 puntos, para más y para menos, por lo cual la variación de Lula ocurrió dentro de ese rango estadístico.

El monitor de encuestas de Brasil de Poder360
El monitor de encuestas de Brasil de Poder360 - Créditos: @www.poder360.com.br

Entre los candidatos con chances prácticamente nulas, Ipec mostró a Ciro Gomes, del Partido Democrático Trabalhista (PDT, centroizquierda), con el 6 %, y a Simone Tebet, del Movimiento Democrático Brasileño (MDB, conservador), con el 5%.

Menor distancia

Mientras tanto, CNN Brasil difundió este martes una encuesta de la agencia AlasIntel que muestra una ventaja menor entre ambos candidatos, pero también deja a Lula muy cerca del umbral del 50%.

El sondeo arroja un 48,5% de intención de voto para Lula (0,1 puntos menos que la semana pasada) y 41% para Bolsonaro (2,4 puntos más que la última encuesta).

Según la AlasIntel, Bolsonaro logró ese incremento por captar a parte de los electores que desistieron de apoyar a Gomes y Tebet.

Jair Bolsonaro; Lula Da Silva; mundo; brasil; elecciones
Jair Bolsonaro, durante el debate presidencial del domingo pasado - Créditos: @Marcelo Chello

Por otra parte, los votos en blanco, nulos e indecisos suman el 2,3 % contra el 1% de la semana pasada. En un eventual ballottage, Lula obtendría el 51,3% frente al 43,7% del presidente Bolsonaro. En este escenario, el expresidente perdió el 2,9 % en una semana, mientras Bolsonaro creció el 2,3 % de acuerdo con AlasIntel, que consultó a 4500 personas por internet.

La esperanza en el entorno de Lula está en ascenso desde que el jueves pasado se conoció la última encuesta de la respetada consultora Datafolha: el sondeo mostraba un aumento en la intención de voto para el líder del PT de 45% a 47% frente a un 33% de Bolsonaro, quien se mantuvo igual que en el sondeo anterior.

Declaraciones cruzadas

Ante estos nuevos números, Lula apostó por su triunfo en las elecciones del domingo durante un evento junto a artistas e intelectuales en San Pablo.

Estoy feliz porque estoy vislumbrando la posibilidad de que la democracia esté volviendo a este país, que las personas vuelvan a salir a las calles, que las personas puedan vestir como quieran sin ser molestadas”, dijo el exmandatario de 76 años.

“Estamos a un paso de la victoria el 2 de octubre, es preciso trabajar para conquistar el voto de todas y de todos, de aquellos que aman a la democracia”, declaró reiterando su discurso dirigido a la conquista del “voto útil”, de los electores de candidatos sin chances de victoria.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Por su lado, Bolsonaro declaró que aguardará hasta la divulgación de los cómputos de las urnas electrónicas para decidir si acepta el resultado y aseguró ser víctima de una persecución por parte del Tribunal Superior Electoral (TSE).

“Así como uno no tiene hoy en día cómo comprobar el proceso electoral, el otro lado [la oposición] no tiene cómo comprobar que fue serio”, declaró el mandatario en entrevista el lunes a la noche a la TV Record.

Ante la pregunta de si va a “cuestionar” los números surgidos de las urnas electrónicas, Bolsonaro respondió, “vea, yo voy a esperar el resultado”.

El mandatario reiteró que las Fuerzas Armadas tienen que ser autorizadas a la “sala cofre” o búnker del TSE donde se realizarán los conteos de los votos electrónicos para de ese modo dar transparencia al cómputo. Insistió que “para reducir a cero las chances de fraude” solo debe haber “voto impreso, como en las elecciones de Paraguay”.

Además, cuestionó que el TSE no haya autorizado hacer transmisiones en vivo desde el Palacio de Alvorada, residencia oficial, y le prohibió realizar publicidad de campaña con imágenes de los actos del 7 de septiembre, Bicentenario de la Independencia.

“Tengo prohibido hacer ‘lives’ desde mi casa oficial, tengo que trasladarme a la casa de alguien, eso es persecución política, y no puede usar las imágenes del 7 de septiembre en el horario electoral, ¿por qué?”, planteó el presidente.

Agencias Reuters y ANSA