Elección de presidente Italia se estanca, candidato de centroderecha no logra respaldo

·2  min de lectura
El legislador italiano Pier Ferdinando Casini emite su voto durante una sesión de votación en el parlamento para elegir al nuevo presidente del país, en Roma, Italia.

Por Angelo Amante, Gavin Jones y Crispian Balmer

ROMA, 28 ene (Reuters) - Las elecciones presidenciales de Italia quedaron estancadas el viernes después de que un intento de la centroderecha de imponer su propio candidato terminó en fracaso, lo que sumió al sector conservador en la agitación y agrió aún más las relaciones entre los principales bloques políticos.

El Parlamento ha estado votando sin éxito desde el lunes para elegir un sucesor del presidente saliente Sergio Mattarella.

En un intento polémico por romper el estancamiento, el bloque de centroderecha, incluidos Forza Italia y la Liga, le dijo a sus legisladores que votaran por la presidenta conservadora del Senado, Elisabetta Casellati, en lugar de buscar un candidato de consenso.

La medida terminó mal, ya que Casellati obtuvo solo 382 votos entre los 1.009 parlamentarios y delegados regionales con derecho a voto, muy por debajo de los 505 necesarios para ganar.

Subrayando la confusión política que se apoderaba del Parlamento, decenas de legisladores de centroderecha se negaron a respaldarla en la votación secreta.

Molestos por el desaire, y con recriminaciones mutuas, los partidos de centroderecha se abstuvieron en una segunda votación del viernes, mientras que la centroizquierda no presentó ningún candidato nuevo, por lo que la sexta ronda de votación está destinada a terminar en un fracaso.

"La impresión es que han tratado de dividirnos, con ideas fantasiosas, en lugar de encontrar una solución para el país", dijo Enrico Letta, líder del principal grupo de centroizquierda, el Partido Democrático (PD).

Aunque a menudo es ceremonial, la presidencia italiana también tiene un poder considerable para resolver las crisis políticas que azotan regularmente al país, incluido el nombramiento de primeros ministros y la disolución del parlamento.

El repetido fracaso para encontrar algún tipo de consenso ha envenenado la atmósfera política, con consecuencias potencialmente peligrosas para la estabilidad de la amplia coalición que respalda al gobierno del primer ministro Mario Draghi.

El propio Draghi ha dejado en claro que le gustaría el puesto de presidente, pero los principales partidos hasta ahora se han negado a someter su nombre a votación, en parte por temor a que el abrupto cambio de roles pueda hacer que el frágil gobierno implosione y provoque elecciones anticipadas.

Alternativamente, el largo estancamiento podría eventualmente obligar a las partes a pedirle a Mattarella que acepte un segundo mandato, a pesar de que el presidente saliente, que tiene 80 años, lo ha descartado hasta ahora.

(Información de Angelo Amante, Gavin Jones y Crispian Balmer; Información adicional de Giuseppe Fonte. Editado en español por Javier Leira)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.