El video que muestra la crueldad de los cazadores furtivos de tortugas en playas protegidas de Nicaragua

Una oleada cada vez mayor de cazadores furtivos se están dedicado a la captura de tortugas marinas en el Refugio de Vida Silvestre La Flor, en San Juan del Sur, Nicaragua.

Los intrusos esperan que los animales salgan del agua a desovar para capturarlas y cargarlas consigo sin ningún tapujo e incluso a la vista de todos.

Tortugas oliva de mar vuelven al agua tras desovar (AFP | Asit Kumar)

Varios videos e imágenes de las operaciones ilegales contra esta especie marina han trascendido en las redes sociales, incrementando la preocupación y las denuncias de activistas ecologistas.

Como puede verse en uno de esas grabaciones, un hombre toma en brazos y carga sobre sus hombros a una tortuga marina recién salida del agua, ante la mirada atónita de los bañistas en esta playa de la costa sudoeste de Nicaragua.

En las imágenes se puede ver también cómo el manso reptil bate sus aletas y se retuerce mientras es conducido hacia un rumbo desconocido.

Según los activistas, cada año miles de huevos de tortuga marina son hurtados en las propias playas de Nicaragua, para luego ser transportados a varias ciudades de la región, donde son vendidos como alimento.

Este acto despiadado afecta a unas 150,000 tortugas golfinas que anualmente se acercan a esa zona para anidar.

De acuerdo con el diario La Prensa, el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (MARENA) no se ha pronunciado aún sobre la poca vigilancia y atención de ese refugio natural, luego de que trascendieran a través de las redes sociales las imágenes del saqueo masivo de huevos de tortuga.

Muchos de estos saqueadores no solo se llevan los huevos, sino que hasta matan a las tortugas para utilizar su carne y comercializar su caparazón con fines artesanales.

Para Liza González, directora de la organización Paso Pacífico, el video de marras marca un nuevo nivel de crueldad entre los cazadores furtivos, pues esta vez el hombre ni siquiera esperó a que el reptil pusiera sus huevos en la playa para cargar con él.

Este hecho puntual pudiera ser una evidencia de que ya se está produciendo el hábito de secuestrar al animal para luego someterlo a un régimen de crianza en cautiverio. Una vez capturados y retenidos, los responsables de estos actos los obligarán a poner huevos antes de sacrificarlos para vender su carne.

Para González, el desorden que se vive en el país, sumido en una violenta crisis política, facilita las ilegalidades de malhechores en contra de la naturaleza: cacería, depredación y despales.

Mientras, Jurgen Guevara, oficial de industrias extractivas del Centro Humboldt, aseguró que antes de que estallara la crisis sociopolítica en ese país centroamericano, ya había poca presencia por parte de las autoridades encargadas de velar por los recursos naturales.

Por lo que ahora sería peor. Y es la naturaleza quien paga la enorme factura.

Se cree que en las últimas semanas al menos seis tortugas han sido sacrificadas en la región.

Sin embargo, medios locales reportan que cuatro personas fueron arrestadas luego de que la policía identificara a los presuntos cazadores furtivos que aparecen en el video que aún circula en las redes.

La tortuga golfina (Lepidochelys olivacea) es una de las cinco especies nativas de Nicaragua.

Activistas le están exigiendo al gobierno y específicamente a MARENA que acabe de pronunciarse sobre el caso, y que sobre haga públicos sus planes de acción para la protección de la vida silvestre.