El amante de su esposa debe pagarle 750.000 dólares de indemnización

Carolina del Norte es uno de esos seis estados de USA en los que iniciar una relación con alguien casado está prohibido por ley y puede sancionar a quien cometa dicha actividad. Y de ahí, de Carolina del Norte, es de donde procede Kevin Howard, un hombre al que su mujer pidió el divorcio tras una aventura y que decidió querellarse contra el amante de ella escudándose en la normativa que recoge la alienación de afecto.

La demanda se basa en una ley que recoge la alienación de afecto que solo está vigente en siete estados en EEUU. (Foto: Getty Images)

El tribunal ha fallado a su favor y ahora el amante de su ex debe pagarle una indemnización de 750.000 dólares (671.700 euros) como compensación. Según ha contado el demandante a la cadena WITN, su mujer le pidió el divorcio achacándolo a que trabajaba “demasiado”. Sin embargo, él no estaba muy convencido con el argumento que le dio, así que decidió contratar a un detective privado que investigase cuál podría ser la razón real.

Así descubrió que ella le había sido infiel. El exmarido engañado se ampara en su derecho a demandar a quien, según él, destruyó su matrimonio. Dice que no lo hace por el dinero de la indemnización, sino “porque quiero que la gente entienda que la santidad del matrimonio es importante”.

La otra parte, el hombre demandado, parece ser que al principio se tomó a broma la comunicación de la denuncia. Así lo ha reconocido Cindy Mills, abogada de Howard, y que ya ha ganado más casos como este en sus 30 años de oficio. “Mi mayor veredicto fue emitido en 2010, que fue de 5.9 millones de dólares. El más bajo fue de 60.000 dólares en un caso del Condado de Beaufort”, ha explicado.

Sobre lo doloroso de la ruptura y el engaño, su representado asegura que este trance ha sido “la cosa más difícil de enfrentar, fue como si alguien te llamara y te dijera que un familiar había muerto trágicamente”. A día de hoy sigue sin superar la ruptura tras 12 años de relación por la pérdida, pero también por el engaño sufrido.

“Vino a mi casa y cenó con nosotros. Compartimos historias de las que hablamos sobre nuestras vidas personales”, ha lamentado en su entrevista con la cadena WITN.

En cuanto al condenado, explican que si este no puede hacer frente a los 750.000 dólares de indemnización impuestos, estos figurarán como una deuda recogida en su informe de crédito.