El Ejército de Rusia destruyó un poderoso blindado antiaéreo alemán Gepard

·3  min de lectura
Un tanque antiaéreo Gepard recorre el área de entrenamiento militar en Munster durante el ejercicio de entrenamiento informativo.
Un tanque antiaéreo Gepard recorre el área de entrenamiento militar en Munster durante el ejercicio de entrenamiento informativo. - Créditos: @Maurizio Gambarini

MOSCU.– El Ministerio de Defensa de Rusia anunció este miércoles que las fuerzas rusas destruyeron un sistema antiaéreo Gepard suministrado por Alemania y utilizado por las fuerzas ucranianas en la región de Mykolaiv.

En su informe diario, el Ministerio de Defensa también dijo que había derribado tres aviones de guerra ucranianos en dicha región, así como siete misiles HIMARS en la vecina Kherson.

Reuters no pudo verificar de forma independiente los informes.

¿Cómo funcionan los Gepard?

El Flakpanzer Gepard es un blindado autónomo antiaéreo de fabricación alemana, desarrollado y presentado en los años 1970. Va armado con dos cañones automáticos Oerlikon KDA, de 35 mm, cuyo sector de tiro vertical oscila entre los 85° y -5°. El sector de tiro horizontal es de 360°; todos los movimientos de la torreta se realizan mediante un motor, pero también en caso de avería se pueden efectuar manualmente.

El consumo de munición es muy elevado en las acciones antiaéreas. Una vez que la munición se ha consumido, resulta necesario entre 20 a 30 minutos para llenar los cargadores desde el exterior del vehículo.

El vehículo transporta 3000 disparos de munición, de los cuales 2500 son para uso antiaéreo y 500 para empleo contra vehículos acorazados. El artillero necesita solo unos tres segundos para sustituir la munición.

El radar de exploración puede detectar una aeronave situada a 40 kilómetros de distancia y disparar a objetivos que van a 1500 kilómetros por hora. La señal de la aeronave aparece entonces en la pantalla de radar situada en el interior de la torreta, y en primer lugar se la identifica como amiga o enemiga; si es enemiga el radar de seguimiento que va montado en la parte delantera de la torreta, se fija sobre el objetivo.

Cambio de rumbo

En abril de 2022, el gobierno alemán rompió un antiguo tabú sobre la exportación de armas pesadas a Ucrania, cediendo a la creciente presión nacional e internacional para que Berlín ayude a reforzar las defensas de Kiev contra la agresión rusa.

Ese mes, el canciller Olaf Scholz anunció que proporcionaría alrededor de 50 de estos cañones autopropulsados de fabricación alemana a Ucrania.

Los cañones antiaéreos autopropulsados Gepard fueron retirados del servicio hace más de una década y ahora están almacenados por su fabricante, Krauss-Maffei Wegmann GmbH (KMW), una empresa alemana que, según los expertos militares, fabrica algunos de los tanques más avanzados del mundo.

Ucrania se dirigió a KMW y a otros importantes fabricantes de armas alemanes y solicitó contratos de material pesado, como tanques y sistemas antiaéreos. La mayoría de estos pedidos serían pagados por Ucrania, que recibe grandes fondos de los aliados de la OTAN para reforzar sus defensas. En el caso de los sistemas Gepard, Alemania pagará todo el acuerdo, dijo en abril la ministra de Defensa, Christine Lambrecht.

Agencias Reuters