Anuncios

EEUU: Un marino de la fuerza SEAL murió al caer en aguas agitadas y otro al tratar de rescatarlo

WASHINGTON (AP) — Bajo la oscuridad de la noche, en medio de aguas agitadas frente a la costa de Somalia, miembros del Equipo 3 de la fuerza especial SEAL de la Marina de Estados Unidos iniciaron el abordaje de un barco sin bandera que transportaba armas de fabricación iraní rumbo a Yemen.

El operador especial de combate de 2da clase de la Marina Nathan Gage Ingram resbaló mientras empezaba su ascenso por la escalera hacia la cubierta, cayendo en el vacío creado por las olas entre el buque y el bote del equipo táctico. De inmediato, el operador especial de combate de 1ra clase Christopher J. Chambers saltó al agua para tratar de rescatarlo, según funcionarios del gobierno estadounidense al tanto del incidente.

Chambers actuó por instinto, perfeccionado por años de adiestramiento, un compañero a la ayuda de otro. Pero, lastrados por el peso de su armamento y equipo de protección, los dos marinos fallecieron al hundirse en las profundidades del mar Arábigo, indicaron los funcionarios, quienes hablaron bajo condición de anonimato a fin de revelar detalles del operativo del 11 de enero.

La misión se produjo en momentos en que evitar que más armas lleguen a Yemen adquiere un nuevo sentido de urgencia. Los hutíes de Yemen han llevado a cabo una campaña de ataques con misiles y drones contra embarcaciones comerciales y de la Marina en el mar Rojo y el golfo de Adén en respuesta a la guerra de Israel contra Hamás en la Franja de Gaza. Y las represalias militares de Washington hasta el momento no han logrado disuadirlos.

La misión de búsqueda y rescate para dar con los dos marinos se suspendió el domingo luego de 11 días, y en su lugar se convirtió en una labor de recuperación. El lunes, la Marina dio a conocer la identidad de los fallecidos, después de que sus familiares fueron notificados.

“Chris y Gage sirvieron desinteresadamente a su país con un profesionalismo inquebrantable y capacidades excepcionales”, dijo el capitán Blake Chaney, comandante del Grupo 1 de Combate Naval Especial (NSW por sus iniciales en inglés) el cual está a cargo del Equipo 3 de los SEAL. “Su pérdida es devastadora para el NSW, nuestras familias, la comunidad de operaciones especiales y para toda la nación”.