La dureza de la nueva ley migratoria en Chile provoca una avalancha de consultas

·4  min de lectura
Largas filas de migrantes cerca de la Catedral de Santiago para regularizar la situación legal
MARTIN BERNETTI

SANTIAGO, Chile.- La promulgación de la nueva ley de migraciones, que dificulta la radicación de extranjeros y agiliza las expulsiones administrativas de quienes no cumplan con la norma, desató en Chile una avalancha de consultas de inmigrantes, especialmente venezolanos, que buscan regularizar su situación.

El pasado domingo el presidente Sebastián Piñera promulgó la nueva ley migratoria, que reemplaza la ley de Extranjería de 1975, y que exige que quienes quieran radicarse en Chile, deben pedir primero su visa en los consulados de sus países, y validar sus antecedentes penales, un trámite difícil en el caso de Venezuela.

¿Por qué es peligroso el resurgimiento de la tensión entre Rusia y Ucrania?

La nueva ley también facilitará las expulsiones administrativas de extranjeros que intenten ingresar “clandestinamente, sin cumplir nuestras leyes”, explicó Piñera.

En la mañana de hoy se había formado una larga fila de migrantes a un costado de la Catedral de Santiago, según informó el diario La Tercera que buscaban regularizar su situación migratoria.

Según informó Carabineros, en horas de la mañana fueron detenidas 22 personas por no contar con los permisos de desplazamiento correspondientes a la cuarentena (infracción al Artículo 318).

Los carabineros controlan la documentación de los migrantes que aguardan para regularizar su situación
MARTIN BERNETTI


Los carabineros controlan la documentación de los migrantes que aguardan para regularizar su situación (MARTIN BERNETTI/)

“Lamentablemente hemos detectado que, una vez más, ha circulado información falsa en redes sociales que está afectando a personas migrantes que están esperando su regulación, y así lo vimos cuando varias personas fueron de forma presencial para buscar esta alternativa”, dijo Rodrigo Delgado, Ministro de Interior, en horas de la tarde.

Según un balance preliminar de Carabineros, los detenidos corresponden a personas que carecían de permiso de circulación. En horas de la tarde, el ministro de Interior, Rodrigo Delgado, aclaró: “Efectivamente habrá un proceso de regularización para aquellas personas que ingresaron a Chile por un paso habilitado antes del 18 marzo de 2020, pero ese proceso va ser digital, y se va anunciar los próximos días”.

“Para quienes ingresaron después del 18 de marzo de 2020, la alternativa será salir del país y pedir en algún consulado la visa para ingresar a Chile. Toda esa información la vamos a tener disponible los próximos días, para que todas las personas que están en esta categoría, puedan optar de forma segura y regular a esta regularización”, concluyó Delgado.

Coronavirus: la OMS pide suspender la venta de animales vivos en mercados

El alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, consideró que en la capital chilena “el fenómeno de la migración llegó para quedarse, pero queremos que sea de forma ordenada”. Agregó que ”gran parte de los migrantes viene a aportar al país, pero tiene que ser de forma ordenada y regulada, lo que con la ley de 1975 no se cumplía de forma cabal. Por eso se ha producido este estrés en los barrios y muchas veces esta xenofobia en ciernes”, dijo.

“Tenemos 300 mil migrantes viviendo en la comuna, la mayoría en situación regular y son un aporte. Pero también tenemos una cifra similar al 20% que están de forma irregular, que igual hemos llegado a ellos con cajas de alimentos y vacunas. Queremos que con la nueva ley puedan regularizarse”, concluyó Alessandri.

Venezolanos

En enero, más de 3800 venezolanos intentaron ingresar a pie desde Bolivia hacia Chile principalmente por el paso fronterizo de Colchane, a más de 3500 metros de altitud, soportando el clima duro del altiplano y la hostilidad de los habitantes de la zona.

Cuatro migrantes murieron en su intento por llegar a Chile, otros 87 fueron expulsados y devueltos a su país mientras que el gobierno de Piñera aumentó el resguardo de la frontera con militares, lo que redujo la llegada de extranjeros, y desató las críticas de los organismos de derechos humanos.

“Las personas que provienen de Venezuela, que están viviendo una crisis humanitaria en su país, deben ser consideradas como sujeto de protección, más aún con las crisis sanitaria por el Covid-19, que hace que se mantengan cerradas las fronteras”, sostuvo Waleska Ureta, directora nacional del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM).

Desde 2014, unos 500.000 venezolanos se afincaron en Chile escapando de la crisis política en su país y se convirtieron en la colonia extranjera más numerosa.

En 2018, el gobierno de Piñera puso en vigencia una visa de responsabilidad democrática para los venezolanos que quieran establecerse legalmente, pero sólo cerca de un 27% de las solicitudes fueron aprobadas.