Duraznos, 10 motivos para comerlos regularmente

tvicente@holadoctor.net
·5  min de lectura



Duraznos, 10 motivos para comerlos regularmente
Duraznos, 10 motivos para comerlos regularmente

Prunus pérsica es un árbol originario del centro y sur de Asia, del que se aprovechan sus hojas y flores para preparar infusiones con propiedades saludables para la salud. Sin embargo, es más conocido por su fruto, el durazno, que también podría utilizarse con fines medicinales, ya que en su piel y pulpa se encuentran muchos nutrientes esenciales. Conozcamos sus beneficios en profundidad.

El durazno tiene una piel suave y aterciopelada, que varía en tonos amarillentos y anaranjados, con ligeros toques rojizos. También se caracteriza por su aroma intenso y el dulce sabor de su pulpa, jugosa y amarillenta. Posee una semilla en el centro rodeada por un endocarpo (una especie de "capa") de aspecto leñoso.

Los duraznos son ricos en minerales, como calcio, cobre, fósforo, hierro, magnesio, potasio y zinc, vitaminas, especialmente A, B, C y K, y compuestos antioxidantes. Además, es bajo en calorías y su índice glucémico (IG), una medida que indica la rapidez con que un alimento puede elevar el nivel de azúcar en sangre, es bajo (42). Por este conjunto de nutrientes, su consumo se vincula a muchos beneficios para la salud:

1. Efectos antioxidantes

Distintas investigaciones coinciden que los duraznos ofrecen efectos protectores contra los radicales libres, moléculas inestables que afectan a las estructuras celulares sanas, aumentan el estrés oxidativo y favorecen la aparición de enfermedades. Esto se posible gracias a la presencia de antioxidantes provenientes de ciertos compuestos del durazno, como ácido clorogénico, betacriptoxantina, luteína, y zeaxantina.

Estos también estimulan la producción de anticuerpos, inhiben el daño celular que se traduce en envejecimiento prematuro, y ayudan a desintoxicar el organismo. Es común que se usen duraznos para fabricar muchas infusiones o jugos detox.

2. Los duraznos y la diabetes

Los profesionales de la salud promueven que las personas con diabetes incorporen en sus dietas duraznos. Como señalamos, su IG es bajo (42), pero también es rico en fibra, una sustancia que aumenta la sensación de saciedad y retrasa la absorción de azúcar, reduciendo así el riesgo de padecer los temidos "picos" glucémicos que suele producirse después de las comidas.

Pero recuerda, estos beneficios pueden aprovecharse del durazno fresco, no del enlatado en almíbar.


3. ¿Los duraznos rejuvenecen la piel?

Por sus efectos antioxidantes y antienvejecimiento, los duraznos suelen ser ingredientes fundamentales en la industria cosmética, especialmente para fabricar productos para la piel. Su calidad mineral y vitamínica, junto a la presencia de flavonoides, ayuda a mantener una buena salud cutánea, corrigiendo imperfecciones, eliminando células muertas, hidratando, revitalizando, y ocultando ojeras.

También, por la presencia de zeaxantina y luteína, se cree que tendría importantes efectos antiinflamatorios y fotoprotectores, muy útiles para aliviar el daño causado por la exposición a los rayos ultravioletas.

4. Duraznos para huesos más fuertes

El calcio y fósforo que proporcionan los duraznos se asocian a una mejor salud ósea. Esto se debe a que promueven la remineralización de los huesos y dientes, y mantienen su rigidez. Por ello, se evalúa la potencialidad de los duraznos para prevenir enfermedades como la osteoporosis o fortalecer la mandíbula y las encías.

5. Cuidan la vista

Los duraznos son ricos en betacaroteno, que se convierte en vitamina A dentro del cuerpo, un compuestos clave para mantener una buena visión y prevenir enfermedades como ceguera o cataratas. Además, los efectos antioxidantes de la luteína y zeaxantina protegen los tejidos de la retina contra el daño provocado por los radicales libres.

6. ¿El durazno reduce el colesterol?

Existe evidencia sobre los beneficios de los compuestos fenólicos presentes en la piel y pulpa del durazno para controlar los niveles de colesterol. También se cree que esta fruta sería útil para disminuir la presencia del colesterol "malo" en sangre, ya que es rica en fibra, la cual reduce la absorción de colesterol en el torrente sanguíneo.

Los niveles altos de colesterol pueden provocar una acumulación de placa en las arterias, reduciendo así el flujo de la sangre y elevando el riesgo de sufrir ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.


7. Para una buena salud mental

Por su composición rica en nutrientes, el durazno es de gran ayuda para la salud mental. Esto se debe a que tiene magnesio, un mineral asociado a la prevención del estrés y la ansiedad, y a la relajación del sistema nervioso. Frente a bajos niveles de este mineral, se da una hiperexcitación de los músculos, aumentando la actividad de las señales nerviosas.

El consumo de duraznos también mostró efectos beneficiosos sobre el sistema colinérgico central, un conjunto de neurotransmisores que cumple un rol clave en funciones como la memoria y el aprendizaje. Los compuestos de esta fruta también evitarían la degeneración del sistema nervioso, previniendo la aparición de muchas enfermedades mentales. Sin embargo, son necesarios más estudios para corroborar este efecto.

8. El durazno facilita la digestión

Nuevamente la fibra dietética del durazno lo hace portador de bondades para la salud, en este caso relacionados al proceso digestivo. La fibra absorbe agua y ayuda a prevenir trastornos estomacales como gastritis, estreñimiento, hemorroides, o úlceras. También existe evidencia que asocia su consumo con la eliminación de toxinas en los intestinos, y a la disolución de cálculos biliares y renales.

9. Propiedades anticancerígenas

Betacarotenos, fenoles y carotenoides, son compuestos que podemos encontrar en los duraznos, y que han sido vinculados por diferentes investigaciones a propiedades antitumorales y anticancerígenas. Los estudios se han centrado específicamente en cáncer de colon, pulmón, estómago y mama, aunque la evidencia científica aun es insuficiente.

10. Aumentan las defensas

Se cree que muchos compuestos del durazno, como vitamina C, ácido ascórbico, y zinc, entre otros, estimularían el funcionamiento del sistema inmunológico, mejorando nuestras defensas. Esto se traduciría en un menor riesgo de contraer infecciones, reducción de la prevalencia y gravedad de enfermedades, y una mayor cicatrización.

Efectos secundarios del durazno

A pesar de sus beneficios, se han registrado efectos secundarios asociados al consumo de duraznos. A saber, reacciones alérgicas, posiblemente por el uso de sulfito como conservante, e intoxicaciones. Esto último se debe a que la semilla de los duraznos contiene cianuro.

Resumen

Aunque los duraznos son valorados en el ámbito gastronómicos, muchas investigaciones muestran que también pueden aprovecharse con fines medicinales. Su rico contenido de vitaminas, minerales, fibra, y compuestos antioxidantes hacen que su consumo se asocie a beneficios saludables, como cuidado de la piel, corazón y sistema nervioso, mejor digestión, mayores defensas y fortalecimiento de los huesos, entre otros. ¿Qué esperas para sumarlo a tu dieta?

Fuentes consultadas: Base exhaustiva de datos de medicamentos naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Departamento de Agricultura de EE. UU., Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.