Dura carta del bloque de senadores de Cristina Kirchner a la titular del FMI: "Solicitamos que se abstenga de exigir o condicionar las políticas económicas"

LA NACION
·2  min de lectura

El bloque de senadores nacionales del Frente de Todos, que conduce Cristina Kirchner, le envió hoy una dura carta a la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, en medio de las negociaciones del organismo con el gobierno de Alberto Fernández por la deuda.

La bancada de legisladores oficialistas le reclamó al FMI, en momentos en que una misión está en el país, que "se abstenga de exigir o condicionar las políticas económicas de la Argentina para los próximos años".

Conectados solo por el Fondo

Además, el Frente Todos propuso un programa de refinanciación de la deuda que incluya una "reconsideración de los intereses, un período de espera para comenzar los pagos anuales a partir de 2025, y plazo de amortización en varias décadas".

"De modo tal que las erogaciones anuales no tornen insustentable la refinanciación de la deuda e impacten negativamente en la economía argentina y en la vida de su sociedad", añadieron.

El espacio que lidera la vicepresidenta en el Senado cerró la misiva -que tiene 33 puntos- con una cita del papa Francisco: "No se puede pretender que las deudas sean pagadas con sacrificios insoportables".

Oscar Parrilli y Cristina Kirchner
Fuente: Archivo

Los representantes del kirchnerismo en la Cámara alta reprocharon al FMI su asistencia a la administración de Mauricio Macri. "Así como nuestro nuevo gobierno, encabezado por el presidente Alberto Fernández, se ha hecho cargo de una realidad económica francamente difícil, derivada del elevado y desproporcionado nivel de deuda en que la anterior gestión embarcó a la Argentina con la coparticipación de ese organismo, es de esperar que el Fondo adopte una actitud equivalente", aseguraron.

El oficialismo en el Senado volvió a reclamar una revisión del préstamo que autorizó el FMI en 2018. "Es necesario entender qué es lo que falló al momento de gestionarse los fondos que tan irresponsablemente ese organismo prestó a la Argentina", apuntaron.

Y agregaron: "Asumir la responsabilidad de cada parte es esencial para que la negociación que próximamente se inicie resulte transparente, efectiva, de buena fe y sobre todo; para que los resultados que surjan de la misma contemplen la proporcionalidad de la responsabilidad compartida en el rápido, desproporcionado e inútil endeudamiento con ese organismo al que llegó nuestro país".

Mientras tanto, el ministro de Economía, Martín Guzmán, emite señales de ajuste al FMI, con el objetivo de acordar un nuevo programa que estabilice el mercado financiero, restablezca la confianza y refuerce las debilitadas reservas del Banco Central.