La dramática historia de Momma Mia, la perra beagle que adoptaron Harry y Meghan para su casa en California

·5  min de lectura
Momma Mia, una de los 4000 beagles rescatados de las instalaciones de cría de Envigo en Cumberland, Virginia, después de informes de maltrato
Momma Mia, una de los 4000 beagles rescatados de las instalaciones de cría de Envigo en Cumberland, Virginia, después de informes de maltrato - Créditos: @Beagle Freedom Project

NUEVA YORK.- Un beagle está tomando su lugar entre la realeza.

Meghan, la duquesa de Sussex, y el príncipe Harry adoptaron una perra llamado Momma Mia el 11 de agosto, uno de los 4000 beagles rescatados de un criadero en Virginia que se descubrió que incurría en violaciones de seguridad, dijo Shannon Keith, presidenta y fundadora del Beagle Freedom Project.

La duquesa, una conocida amante de los beagles que tuvo otro rescatado llamado Guy, prestó especial atención a los esfuerzos por encontrar hogares para un grupo de beagles que han cautivado a los amantes de los animales en todo el país.

Keith dijo que el 29 de julio recibió una llamada telefónica “de la nada” de Meghan, quien le mencionó que había apoyado a la organización de rescate durante algún tiempo y que la pareja estaba interesada en adoptar un perro.

Cuando Keith le dijo que la organización estaba a punto de recibir una madre y sus crías, la duquesa inmediatamente dijo que estaría interesada en la madre. La gente suele adoptar cachorros, por lo que la pareja quería ayudar al perro que más lo necesitaba.

Mia es una perra de 7 años que fue utilizada para criar toda su vida, dijo Keith. Ella es una de los 4000 beagles que están siendo liberados del criadero de Envigo en Cumberland, Virginia, luego de informes de maltrato.

El rescate masivo comenzó en julio, dos meses después de que las autoridades estadounidenses presentaran una denuncia en un tribunal federal y los inspectores encontraran varias violaciones de las normas federales en el criadero. Se esperaba que muchos de los animales se usaran en investigación y pruebas.

Keith, abogada de derechos de los animales, dijo que Mia no tardó mucho en sentirse cómoda con su nueva vida. “En el momento en que entraron, es como si Momma Mia lo supiera”, dijo. “Ella corrió hacia ellos”.

“Su cola se movía a un millón de millas por minuto”, agregó.

Los beagles de Envigo nunca habían jugado con juguetes y apenas habían estado expuestos a los humanos antes de ser liberados, según los trabajadores de rescate de animales y los voluntarios que ayudaron a instalarlos en sus nuevos hogares. Muchos tenían miedo de los sonidos de la televisión o incluso del chirrido de un juguete de peluche cuando entraron por primera vez al mundo exterior.

Meghan Markle y el príncipe Harry, junto a sus hijos, Archie y Lilibet
Meghan Markle y el príncipe Harry, junto a sus hijos, Archie y Lilibet - Créditos: @instagram @meghanmarkle_official

Cuando llevaron a Momma Mia a California, un voluntario le llevó un zorro de juguete, dijo Keith. Inmediatamente supo cómo jugar, y fue lo último que agarró antes de irse a su nuevo hogar con Meghan y Harry (y sus hijos, Archie y Lilibet) en Montecito, California.

“Es como si supiera que ese era su nuevo hogar”, dijo Keith. “Fueron muy cariñosos con ella”.

Las ramas de la familia real a menudo se han comprometido con sus razas de perros preferidas durante décadas, según Vogue. La reina Isabel fue fotografiada rodeada de sus corgis a lo largo de los años; el príncipe William y Kate, la duquesa de Cambridge, obtuvieron un cocker spaniel en 2021; y el príncipe Carlos y Camila, la duquesa de Cornualles, han tenido terriers Jack Russell.

El duque y la duquesa de Sussex tuvieron dos perros antes que Mia, según Vogue. Meghan era dueña de un beagle llamado Guy antes de casarse con el príncipe Harry, y la pareja obtuvo un labrador negro al que llamaron Pula después de su boda.

“Después de una vida forzada a dar a luz camada tras camada de cachorros destinados a laboratorios, no puedo pensar en un ‘felices por siempre’ más apropiado que ser adoptada por el duque y la duquesa de Sussex”, dijo Kitty Block, presidenta y director ejecutivo de la Sociedad Protectora de Animales de los Estados Unidos.

Momma Mia no es la única beagle de Envigo que termina viviendo con una familia conocida. Un cachorro llamado Morty se convirtió en el primer beagle de Nueva Jersey, uniéndose al gobernador Phil Murphy, su esposa, Tammy Murphy, sus cuatro hijos y otros dos perros, dijo Sue Bell, directora ejecutiva de Homeward Trails Animal Rescue, en Fairfax Station, Virginia.

“Me convencieron de tener otro perro, y estoy muy contento de que lo hayan hecho”, dijo Murphy en un tuit. “¡Bienvenido a la familia, Morty!”.

La hermana del presentador de Dancing With the Stars, Tom Bergeron, también adoptó un beagle de Envigo, dijo en los comentarios de una publicación de Instagram donde compartió una foto del cachorro, llamado Wilbur.

Casi 3000 beagles habían sido retirados de la propiedad de Envigo hasta el miércoles por la tarde, dijo Kirsten Peek, vocera de la Sociedad Protectora de Animales de Estados Unidos. Se espera que los mil restantes sean liberados a principios de septiembre.

En ese momento, la Sociedad Protectora de Animales, que estuvo al frente de la liberación del beagle, habrá trabajado con alrededor de 75 refugios y rescates en todo el país. Muchas de las organizaciones dicen que han estado recibiendo más solicitudes de adopción que beagles.

“Ha sido muy inspirador y conmovedor ver este movimiento masivo unirse para llevar a estos perros a hogares amorosos”, dijo Peek.

Por April Rubin