Dos ancianas sufren acoso al tratar de evitar actos de vandalismo contra un edificio policial en Portland

Jesús Del Toro
·4  min de lectura

La ciudad de Portland, en la costa noroeste de Estados Unidos, ha sido escenario de protestas que han durado ya más de de dos meses, con diversas intensidades y características. Muchas de las manifestaciones contra la brutalidad policiaca y el racismo, que iniciaron tras la muerte de George Floyd a manos de policías en Minnesota, han sido pacíficas pero también se han registrado incidentes de violencia y confrontación, ya sea de parte de vándalos o de agentes federales que, en días pasados, fueron un factor de desestabilización y conflicto, de acuerdo a las propias autoridades locales.

Una anciana fue agredida con pintura cuando, según reportes, pedía que un edificio policial en Portland no fuera vandalizado. (Twitter/Policía de Portland)
Una anciana fue agredida con pintura cuando, según reportes, pedía que un edificio policial en Portland no fuera vandalizado. (Twitter/Policía de Portland)

Así, como comentó la televisora local KOIN, en días recientes se han desatado ataques en contra del precinto este de la policía de Portland, en los que se han dado actos vandálicos de parte de grupos radicales.

La noche del pasado jueves, el precinto este de la Policía de Portland fue atacado por vándalos, que lanzaron botellas y rocas a quienes trataron de disuadirlos, de acuerdo a la KOIN. Al menos un agente resultó herido.

Y, en otro incidente en las cercanías de ese precinto que ha captado fuerte atención en redes sociales, una anciana que pedía a los allí reunidos que no vandalizaran el edificio fue agredida: le arrojaron pintura y recibió gritos en la cara, según la citada televisora.

De acuerdo a The Blaze, mientras la anciana trataba de disuadir a los allí presentes, se le gritaba “este ya no es más tu mundo”, se le exigió que se pusiera una mascarilla y alguien le puso encima un listón amarillo de los que la policía usa para aislar las escenas de crimen.

Ella luego gritó también a los que la acosaban y aunque no es claro lo que se dijeron, al parecer ella le dijo que ella también había participado en las marchas de protesta.

Imágenes de ese momento, que muestran a la anciana agredida con pintura, se volvieron intensamente virales en internet.

También en Portland se dio otro incidente, de menor intensidad, pero que también fue muy comentado en redes sociales: según la KOIN, una anciana trató de apagar con un extinguidor el fuego que había iniciado en un bote de basura junto al precinto policial en Portland, pero una persona vestida de negro, que algunos dijeron era un militante de izquierda radical ‘antifa’, trató de impedírselo.

No hubo, al parecer, violencia en ese hecho, pero video de ello se volvió también viral en internet.

Las protestas pacíficas contra el racismo y la brutalidad policiaca son legítimas, pero los actos vandálicos y la violencia no lo son. Y agredir o confrontar ancianas ciertamente resulta censurable y no está en sintonía con la lucha por los derechos cívicos y contra la injusticia.

En ese sentido, se ha afirmado que quienes en noches recientes se han apostado frente al precinto policial este de la ciudad de Portland tendrían intenciones destructivas, en sentido contrario a los manifestantes que en esa ciudad han ejercido sus protestas de modo pacífico y legítimo.

“La violencia de revoltosos la noche pasada en nuestro precinto este fue incomprensible. Tenemos personas intencionalmente planeando ir a atacar precintos, atrapar gente dentro… y prender fuego a esos edificios”, dijo Chuck Lovell, jefe de la policía de Portland, de acuerdo a National Review.

El alcalde de Portland, Ted Wheeler, dijo sobre los ominosos incidentes recientes que “cuando se provocan incendios con un acelerante con la intención de quemar un edificio que está ocupado por personas que uno sabe están atrapadas dentro, uno no se está manifestando…., está tratando de cometer asesinato”, de acuerdo al Portland Tribune.

En el contexto de esas noches de actos de vandalismo y choques con la policía es que se dieron los incidentes contra las dos ancianas. La violencia, sea mayor o menor, no contribuye al avance de la justicia ni a la lucha contra el racismo y, la ejerzan fuerzas del orden, manifestantes radicales o ambos, es un elemento de tensión y polarización indeseable.

Noticias relacionadas