Donald Trump impone más sanciones a Irán, que avanza con su plan nuclear

LA NACION
·3  min de lectura

WASHINGTON.-Estados Unidos anunció nuevas sanciones contra entidades y funcionarios iraníes, horas después de que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), informó que Teherán puso en funcionamiento unas "centrifugadoras avanzadas" que habían sido desplazadas a un sector subterráneo de la planta de Natanz, el principal centro de enriquecimiento de uranio.

El secretario de Estado saliente, Mike Pompeo, prometió seguir imponiendo "consecuencias dolorosas" a Irán.

Jubilaciones: a cuánto llegarían los haberes en diciembre con la fórmula del macrismo

"El régimen iraní busca una repetición del experimento fallido que levantó las sanciones y le permitió recabar enormes cantidades de efectivo a cambio de modestas limitaciones nucleares", dijo en un comunicado.

"Esto es realmente preocupante, pero aún más preocupante es la idea de que Estados Unidos debería ser víctima de esta extorsión nuclear y abandonar sus sanciones", agregó.

El impuesto a la riqueza terminará en la Justicia y no se aplicará, según la oposición

Las sanciones impuestas hoy por el gobierno del presidente Donald Trump afectan a una fundación iraní y al ministro de inteligencia de ese país, intensificando aún más la presión sobre Teherán antes de la asunción de Joe Biden.

El Departamento del Tesoro anunció la congelación de cualquier interés en Estados Unidos de la Fundación de los Oprimidos, que se presenta como una organización caritativa que tiene intereses en toda la economía iraní, incluso en el petróleo y la minería.

El Departamento del Tesoro describió a la fundación como un "imperio económico multimillonario" y una "red de patrocinio clave" del líder supremo de la república islámica, el ayatollah Ali Khamenei, que opera sin la supervisión del gobierno.

También fue sancionado el ministro de Inteligencia y seguridad de Irán, Mahmoud Alavi, por motivos de derechos humanos. Estados Unidos asegura que su ministerio es responsable de golpizas y otros abusos a presos políticos.

Estas sanciones tendrán un efecto práctico limitado, ya que la administración Trump ya ha aplicado severas restricciones a Irán, incluido el intento de detener todas sus exportaciones de petróleo y el bloqueo de su sistema financiero.

Pero la medida se produce en momentos en que Teherán ofrece volver a atenerse a lo acordado en un acuerdo nuclear negociado bajo el gobierno del expresidente Barack Obama si Biden levanta las sanciones después de asumir el cargo, el 20 de enero.

El titular del OIEA, Rafael Grossi, confirmó hoy que Irán puso en operaciones las centrifugadoras instaladas en un sitio subterráneo, pero que las ha trasladado desde otra instalación de manera que el país no ha incrementado su capacidad de enriquecimiento de uranio.

Grossi dijo a la prensa en Viena que las 174 centrifugadoras fueron trasladadas a una nueva área de la instalación nuclear de Natanz y habían comenzado a operar recientemente. Agregó que la operación viola el acuerdo nuclear firmado con las potencias mundiales en 2015 -conocido como JCPOA por sus siglas en inglés-, pero que no conduciría a una mayor producción de uranio enriquecido.

Irán ya superó por mucho los límites del acuerdo en cuanto al uranio enriquecido, señaló.

Según un documento confidencial a los países miembros, al 2 de noviembre Irán tenía 2442,9 kilos de uranio de bajo enriquecimiento, comparado con 2105,4 kilos el 25 de agosto.

El acuerdo nuclear firmado por Estados Unidos, Alemania, Francia, Gran Bretaña, China y Rusia permite a Irán acumular 202,8 kilos.

Irán también enriqueció el uranio hasta una pureza de 4,5%, mientras que el acuerdo le permite hasta el 3,67%, dijo el OIEA.

Agencia AP y AFP