Donald Trump encabeza una reacción conservadora horrorizada porque el FBI incautó teléfono de Mike Lindell

·3  min de lectura

El expresidente Donald Trump arremetió contra el FBI y afirmó que EE.UU. es ahora un “estado policial”, luego de que agentes federales aparentemente confiscaran el teléfono de su partidario Mike Lindell.

El expresidente, en su plataforma de redes sociales similar a Twitter, Truth Social, dijo que a Lindell lo “cateó” la agencia federal.

“Últimas noticias: Mike Lindell, ‘THE Pillow Guy’, acaba de ser cateado por el FBI. Ahora vivimos de forma oficial en un estado policial armado, elecciones amañadas y todo. Nuestro país es el hazmerreír de todo el mundo”, publicó.

“La majestuosidad de EE.UU. se ha ido. No puedo dejar que esto suceda. ¡RECUPEREMOS EE.UU.!” añadió.

Más temprano el martes, el director general de MyPillow, quien saltó a la fama nacional por su compromiso con los intentos prolongados de ayudar a anular el resultado de las elecciones presidenciales de 2020 a favor de Trump, informó que incautaron su celular en Minnesota.

“El FBI me persiguió y tomó mi teléfono”, expresó Lindell en un clip de su podcast The Lindell Report, publicado en las redes sociales.

“Me rodearon en un Hardee's y se llevaron mi teléfono con el que manejo todos mis negocios, todo. Lo que han hecho es usar al FBI como arma, es repugnante. No tengo computadora, ese teléfono, todo estaba ahí”.

Lindell también encontró apoyo en el presentador de Fox News, Tucker Carlson, quien dijo que el cateo confirmó la naturaleza “soviética” del FBI bajo la administración de Biden.

“Les dijimos anoche que la administración Biden ha politizado la aplicación de la ley hasta el punto en que se siente soviética, y no lo exageramos”, comentó en su programa.

“El FBI acaba de registrar al tipo que vende almohadas en este canal, no porque las almohadas fueran malas, sino porque no les gustó por quién votó”.

Lindell comentó que el FBI lo interrogó sobre Dominion Voting Systems, la secretaria del condado de Mesa, Tina Peters, así como su conexión con Doug Frank, un educador de Ohio que afirma que las máquinas de votación fueron manipuladas.

El FBI, junto con los fiscales locales en Colorado, investigan a Peters, electa en 2018 para supervisar las elecciones en el condado de Mesa. La han acusado de varios delitos, incluido el intento de influir en un servidor público, suplantación de identidad criminal y mala conducta oficial.

En un comunicado a Associated Press, el portavoz del FBI, Vikki Migoya, declaró: “Sin comentar sobre este asunto específico, puedo confirmar que el FBI estaba en ese lugar ejecutando una orden de cateo autorizada por un juez federal”.

En agosto de 2021, Peters apareció en el escenario en un “cibersimposio” organizado por Lindell, donde los asistentes y los funcionarios estatales dijeron que se distribuyó y publicó en línea una copia del disco duro del sistema de votación del condado de Mesa.

El evento buscó demostrar que las máquinas de votación fueron manipuladas y prometió revelar pruebas de ello durante el evento, al tiempo que afirmaba que la violación del condado de Mesa es una de varias en todo el país.

Ninguna investigación independiente ha descubierto evidencia de fraude electoral generalizado en las elecciones de 2020, y el propio fiscal general de Trump, Bill Barr, comentó semanas después de la votación que, a pesar de que el FBI dio seguimiento a una serie de quejas, “hasta la fecha, no hemos visto fraude en una escala que podría haber provocado un resultado diferente”.