Esto es lo que Donald Trump ha dicho sobre los disturbios del 6 de enero

·10  min de lectura

El comité selecto de la Cámara que investiga el ataque del 6 de enero llevará a cabo la primera de seis audiencias televisadas el jueves 9 de junio sobre el intento de insurrección en el Capitolio de EE.UU. en 2021, organizado por partidarios del presidente número 45, Donald Trump, decididos a revocar los resultados de las elecciones de 2020.

El panel, presidido por el congresista demócrata Bennie Thompson, ya entrevistó a más de 1.000 testigos a puerta cerrada, incluidos miembros integrales del círculo íntimo de Trump, sobre lo que sucedió precisamente el 6 de enero de 2021, una fecha que quedará marcada por la infamia en la que cinco personas fueron asesinadas cuando una muchedumbre violenta, motivada por la falsa narrativa de fraude electoral de su candidato, se saltó las barreras de seguridad y atacó el complejo legislativo.

El comité aún debe establecer un cronograma completo o decir con precisión quiénes serán la mayoría de sus testigos para las esperadas audiencias, aunque, por supuesto, dos hombres centrales en la discusión serán Trump y su exvicepresidente Mike Pence.

Después de haber perdido la votación electoral del 3 de noviembre de 2020 ante el demócrata Joe Biden por 306 a 232 y el voto popular por 81,3 millones de votos a 74,2 millones, Trump inmediatamente y sin fundamento comenzó a insistir en que la contienda había sido “amañada” en una gran conspiración nacional orquestada por sus oponentes, una falacia que ha mantenido desde entonces.

Dos meses de absurdos procedimientos legales dirigidos por el abogado personal del presidente saliente, el exalcalde de la ciudad de Nueva York Rudy Giuliani, conocido por su tintura para el pelo y su extraña conferencia de prensa en el estacionamiento de un centro de jardinería de Filadelfia, habían concluido con el fracaso total de los aliados de Trump para probar sus falsas acusaciones, aunque su base se mantuvo inquebrantable en su convicción de que la votación efectivamente había sido “robada”.

Cada vez más desesperado, el presidente fue captado en vídeo ejerciendo presión sobre el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, para que “encontrara” boletas electorales adicionales en el crucial estado indeciso antes de centrar su atención en su propio subordinado, Pence, a quien imploró que usara su puesto para supervisar una sesión conjunta del Congreso el 6 de enero para anular los resultados de las elecciones, manteniendo la presión sobre su aliado con una serie de tuits y en persona durante la campaña electoral.

“Espero que Mike Pence nos ayude”, dijo Trump, en una campaña por los candidatos republicanos al Senado David Perdue y Kelly Loeffler en Dalton, Georgia. “Espero que nuestro gran vicepresidente nos ayude. Es un gran tipo. Por supuesto, si él no cumple, no me gustará mucho”.

Pence se negó a complacer y escribió una carta al Congreso en la que explicaba: “No creo que los fundadores de nuestro país tuvieran la intención de investir al vicepresidente con autoridad unilateral para decidir qué votos electorales deben contarse durante la sesión conjunta del Congreso, y ningún vicepresidente en la historia de Estados Unidos ha ejercido jamás tal autoridad”.

El mismo día, mientras los representantes electos se reunían para ratificar los resultados, Trump, Giuliani y otras luminarias del MAGA se dirigieron a un mitin organizado por el movimiento “Stop the Steal” en Washington D.C., en el que el presidente les dijo a sus seguidores “luchen como el infierno” y les suplicó que marcharan hacia el Capitolio, comprometiéndose a unirse a ellos antes de escabullirse de regreso a la Casa Blanca para ver por televisión cómo se desarrollaba la carnicería.

El resto es historia y para que el comité lo determine, basta con decir que la muchedumbre de Trump, entre quienes había miembros armados de grupos de extrema derecha como Proud Boys, Oath Keepers y QAnon, estuvo incómodamente cerca de confrontar a Pence y otros legisladores opositores a su causa equivocada, como Nancy Pelosi, Chuck Schumer y Mitt Romney después de abrirse paso a través de las barricadas.

Tan indignados estaban los aspirantes a insurrectores por la negativa de Pence de apoyar a Trump que pidieron que lo ahorcaran en el National Mall e incluso erigieron una horca antes de que se pudiera restablecer el orden más tarde esa noche, mientras un mundo conmocionado miraba.

Fue un pequeño milagro que todo el fiasco no resultara en más derramamiento de sangre y que ningún congresista o senador resultara herido.

“A aquellos que causaron estragos en nuestro Capitolio hoy: no ganaron”, dijo Pence después. “La violencia nunca gana. La libertad gana. Y esta sigue siendo la casa del pueblo. Y cuando nos volvamos a reunir en esta cámara, el mundo volverá a ser testigo de la resiliencia y la fortaleza de nuestra democracia”.

Su tono justificadamente indignado contrastaba fuertemente con el del presidente, quien emitió una serie de tuits ese día llamando a sus seguidores a “¡Mantener la paz!” y a respetar a las fuerzas del orden, antes de publicar un vídeo filmado apresuradamente, un tanto reacio, desde el jardín de rosas de la Casa Blanca en el que, sin admitir que se había equivocado, instó a sus “grandes patriotas” a irse a casa, diciéndoles: “Los amamos. Son muy especiales”.

Uno de los más conocidos participantes en los disturbios del Capitolio, el autodenominado “Chamán Q”, Jacob Chansley (Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.)
Uno de los más conocidos participantes en los disturbios del Capitolio, el autodenominado “Chamán Q”, Jacob Chansley (Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.)

Los excompañeros de fórmula no hablaron durante varios días después del 6 de enero, pero finalmente mantuvieron conversaciones aclaratorias el 11 de enero que expondrían cuán distantes estaban los dos hombres en sus actitudes sobre lo que se había desarrollado.

Trump nunca preguntó por el bienestar de Pence y su familia después de la terrible experiencia a la que habían estado expuestos y su relación nunca se recuperaría.

En las dos semanas restantes antes de dejar el cargo, Trump deploró repetidamente la “violencia política” en el Capitolio, tal vez con la intención de evitar que escenas tan desagradables fueran recordadas como el evento decisivo de su presidencia.

Desde que salió de DC el día de la toma de posesión del presidente Biden, un evento en el que Pence lo reemplazó por última vez, Trump se ha convertido en una figura solitaria, merodeando por su mansión de Florida, Mar-a-Lago, rodeado de cortesanos serviles con camisas hawaianas y sombreros de paja o jugando golf bajo el sol y alardeando de su hándicap como muchos otros jubilados ricos del estado.

Privado de su presencia en Twitter, que alguna vez fue esencial, Trump se ha visto obligado a lanzar comunicados de prensa a la antigua y respaldar sus propias vacilantes plataformas alternativas de medios, como su glorificado blog personal o la desafortunada Truth Social, pero eso no le ha impedido opinar sobre los disturbios del Capitolio y su antiguo compañero desde la distancia.

Entrevistado en marzo de 2021 por Philip Rucker y Carol Leonnig de The Washington Post, autores de A Very Stable Genius (2020), Trump dijo que los eventos del 6 de enero fueron “una lástima” e insistió en que: “Fue una multitud amorosa , también, por cierto”.

Afirmó que los alborotadores fueron “guiados por la policía… Quiero decir, para ser justos, la Policía del Capitolio estaba haciendo pasar a la gente. La Policía del Capitolio fue muy amable. Ya sabes, se estaban abrazando y besando”.

En junio siguiente, dio una conferencia de prensa en su campo de golf en Bedminster, Nueva Jersey, en la que anunció que demandaría a los gigantes de la tecnología por sacarlo de sus plataformas, y afirmó falsamente que su nombre no había sido mencionado en un informe bipartidista del Senado sobre los disturbios, además de que intentó devolver la atención al destino de Ashli Babbitt, una de sus partidarias asesinada a tiros ese día.

Donald Trump dirigiéndose a la conferencia de la NRA en Houston, Texas, el mes pasado (Getty Images)
Donald Trump dirigiéndose a la conferencia de la NRA en Houston, Texas, el mes pasado (Getty Images)

Un mes después, le dijo erróneamente a María Bartiromo de Fox Business que 1 millón de personas se habían reunido para escucharlo hablar en la reunión de “Stop the Steal” y nuevamente afirmó: “Había tanto amor en ese mitin... Ellos sintieron que la elección fue amañada. Por eso estaban allí. Y eran gente pacífica. Estas fueron grandes personas. La multitud fue increíble”.

Volvió a invocar a Babbitt, y la describió como una mártir, tergiversando sus heridas, y preguntó: “¿Quién es la persona que le disparó a una mujer inocente, maravillosa, increíble, una mujer militar, justo en la cabeza?”.

En octubre, Axios publicó un audio filtrado del expresidente hablando con el corresponsal político de ABC, Jonathan Karl, en el que se le preguntó acerca de sus seguidores que cantaban “¡Cuelguen a Mike Pence!” e insistió en que era de “sentido común” que lo hicieran por su firme convicción de que la elección había sido amañada.

En febrero siguiente, Pence volvió al ojo público y le dijo a la conservadora Sociedad Federalista: “No tenía derecho a revocar las elecciones. La presidencia pertenece al pueblo estadounidense y solo al pueblo estadounidense. Y, francamente, no hay idea más antiestadounidense que la noción de que una sola persona podría elegir al presidente estadounidense”.

Furioso, Trump le devolvió el golpe a su exvicepresidente, insistiendo en una declaración que podría haber “devuelto” los resultados de las elecciones y argumentando que los investigadores de la Cámara deberían investigar a Pence.

“El Comité de Nada Selecto debería investigar por qué Nancy Pelosi hizo un trabajo tan malo en la supervisión de la seguridad y por qué Mike Pence no devolvió los votos para la recertificación o aprobación, ya que ahora se ha demostrado que claramente tenía el derecho de hacerlo”, dijo furioso.

El expresidente estaba en un estado de ánimo más moderado, incluso arrepentido, cuando habló con The Washington Examiner un mes después, comentando sobre su antiguo colega: “Mike y yo tuvimos una gran relación excepto por el factor muy importante que tuvo lugar al final. No he hablado con él en mucho tiempo”.

El exvicepresidente estadounidense Mike Pence (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)
El exvicepresidente estadounidense Mike Pence (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)

Cuando se le preguntó si había alguna posibilidad de que los dos se reunieran para otra candidatura Trump-Pence en 2024, Trump respondió, aludiendo a su legendaria base: “No creo que la gente lo acepte”.

Habiendo respaldado sorprendentemente al hermano de Pence, Greg Pence, en su carrera por un tercer mandato como congresista de Indiana en abril, a finales de mayo Trump se reía abiertamente de la posibilidad de competir contra su propio vicepresidente en 2024, después de haber insinuado a The New York Times que él podría hacer su propio intento de llegar a la Casa Blanca.

“Estaría bien si él compitiera. Quiero decir, no me preocuparía por eso, está bien”, aseveró Trump con una sonrisa para Fox Business.

Ese mismo periódico ha revelado desde entonces, citando comentarios del ex jefe de gabinete del presidente, Mark Meadows, que también le hacía gracia la posibilidad de que los alborotadores del Capitolio lincharan a Pence, llevando esa impactante frase a finales del mes pasado.

Más recientemente, Trump se refirió de nuevo a la insurrección fallida en un mitin en Casper, Wyoming, para la candidata republicana Harriet Hageman, en el que nuevamente se jactó del tamaño de la multitud que atrajo ese día.

“Creo que fue la multitud más grande ante la que he hablado”, sonrió, antes de continuar, como era de esperar, atacando a la republicana de mayor rango del comité de la Cámara, la congresista de Wyoming, Liz Cheney.

“Como una de las principales defensoras del engaño sobre la insurrección en la nación, Liz Cheney ha impulsado una narrativa partidista grotescamente falsa, inventada, histérica, y esa fue la narrativa del día”, dijo.

Trump también lamentó el encarcelamiento de los alborotadores como “prisioneros políticos”, menos merecedores de ir a prisión, en su opinión, que los miembros de Antifa de los manifestantes de Black Lives Matter.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.