Congreso aprueba nuevas elecciones en Bolivia, sin Morales

PAOLA FLORES
1 / 2

BOLIVIA-PROTESTAS

Manifestantes a favor del expresidente boliviano Evo Morales se protegen de las nubes de gas lacrimógeno lanzado por la policía, en La Paz, Bolivia, el 15 de noviembre de 2019. (AP Foto/Natacha Pisarenko)

LA PAZ (AP) — Las dos cámaras del Congreso aprobaron el sábado por unanimidad la convocatoria a nuevas elecciones, en las que no figurará el exmandatario Evo Morales, tras un acuerdo consensuado la víspera por todas las fuerzas políticas que busca devolver la paz tras un mes de convulsión social en las calles, que siguió a la contienda electoral del 20 de octubre y llevó a la renuncia de Morales.

El proyecto de ley sobre “Régimen excepcional y transitorio para realización de elecciones generales” será promulgado el domingo por la presidenta interina Jeanine Áñez.

"Quiero agradecer a nuestros parlamentarios por haber entendido y escuchado las demandas del pueblo boliviano", escribió Áñez en su cuenta de Twitter.

La ley aun no establece una fecha para las elecciones debido a que los legisladores bolivianos aún deben seleccionar nuevos miembros del Tribunal Supremo Electoral. Las nuevas autoridades dentro de sus funciones deberán fijar un calendario electoral.

Además de presidente y vice, se elegirán senadores y diputados, cuyos mandatos vencen en enero.

La jornada legislativa se desarrolló cuando las fuertes protestas de los seguidores de Morales en La Paz y otras ciudades cedían gradualmente después de concretarse el acuerdo político para llamar a nuevas elecciones y lograr pacificar a un país sumido en un mes de protestas violentas postelectorales que han dejado al menos 32 fallecidos.

Áñez recibió en Palacio de gobierno a los movimientos sociales afines a Morales para avanzar en un dialogo.

La plaza Murillo, donde se congrega el poder político del país, aún continuaba custodiada por los militare y policías, mientras en la vecina ciudad de EL Alto, una marcha de vecinos salió con banderas blancas para pedir por la paz en el país.

Las protestas comenzaron con los opositores en las calles denunciando fraude en las elecciones en que Morales buscaba un cuarto mandato y que dijo haber ganado inicialmente. Tras la renuncia de Morales y su exilio en México, fueron sus simpatizantes los que se manifestaron con bloqueos de calles, con saldos fatales en algunos casos.

Desde el anuncio del acuerdo, los puntos de bloqueos fueron abandonados. En la ciudad de La Paz, sede de gobierno, la más afectada, empezó a abastecer alimentos, los camiones que estaban parados llegaron a los principales mercados. El cerco en la planta de combustible en la vecina ciudad de El Alto fue despejado y se reanudó el suministro de gasolina, diésel y gas.

El consenso entre las tres principales fuerzas políticas. La oposición había informado que Morales y el exvicepresidente Álvaro García Linera no participarían en los nuevos comicios, como parte del acuerdo.

La ley establece el saneamiento del padrón electoral, además de la sustitución de todas las autoridades del Tribunal Supremo Electoral y la habilitación de nuevos candidatos y alianzas.

“Tenemos que generar confianza en la población”, dijo Omar Aguilar, senador por el partido del expresidente.

Poco después, Áñez aseguró que no promulgara un proyecto de ley presentado en senado por la bancada del Movimiento Al Socialismo (MAS) --el partido de Morales-- en el que se busca que los dirigentes, exministros, exautoridades y el mismo exgobernante “no sean juzgados, procesados, ni perseguidos; por ningún tribunal, ni autoridad de la jurisdicción ordinaria por delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones hasta la fecha que se promulgue la presente ley”.

“Hubiéramos querido que este proyecto se nos haya consultado”, expresó el senador contrario a Morales, Oscar Ortiz.

Poco después el pleno decidió postergar el tratamiento del proyecto de ley.

En la víspera también el ministro de Gobierno Arturo Murillo presentó una denuncia por sedición y terrorismo contra Morales tras difundir un video en el que supuestamente se escucha la voz del exmandatario dirigiendo los bloqueos a las ciudades.

Más temprano, los mediadores de las Naciones Unidas y la Unión Europea celebraron el acuerdo y agradecieron la disposición de todos los sectores. En el acuerdo, impulsado por la Iglesia Católica, se establece que habrá un monitoreo internacional en las nuevas elecciones, según explicó el enviado de la ONU, Jean Arnault.

La delegación siguió la sesión de Senado y Diputados como invitados.

Después que en las elecciones se encontraran irregularidades en el conteo de votos _según una auditoria de una misión de expertos de la Organización de Estados Americanos (OEA)_ Morales, acorralado por protestas a las que se unieron policías y militares, renunció el 10 de noviembre y posteriormente se fue México, donde ha recibido asilo.

En la jornada, los hijos de Morales, Evaliz y Álvaro, dejaron el país hacia Argentina, según informó el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, en su cuenta de Twitter. Desde Argentina, altas fuentes de la Cancillería informaron a The Associated Press que ambos llegarán a Buenos Aires y que no tienen asilo político.

in embargo, en uno de los incidentes importantes de la jornada, en la ciudad de Cochabamba se registró un choque entre pobladores con militares que escoltaban a una caravana de autos recolectores de basura que pretendían descargar en un botadero. Los pobladores los esperaron con piedras y palos, dejando a unos 25 militares heridos, según las autoridades.

_________

Paul Byrne contribuyó con este reporte desde Buenos Aires.