Anuncios

Diplomacias de Estados Unidos y Gran Bretaña bromean sobre la "taza de té" perfecta

FOTO DE ARCHIVO-El primer ministro Rishi Sunak sostiene una tetera de gran tamaño mientras sirve una taza mientras se sienta junto a la primera dama de Estados Unidos, Jill Biden

LONDRES, 25 ene (Reuters) - La "relación especial" entre Gran Bretaña y Estados Unidos se vio sometida a presión esta semana cuando una académica estadounidense tuvo la desfachatez de sugerir que se añadiera sal al té, desatando una serie de bromas diplomáticas.

La taza de té es una institución nacional en Gran Bretaña, tan británica como la familia real, los pubs y el pescado y papas fritos, así que cuando la química estadounidense Michelle Francl afirmó que se necesitaba una pizca de sal para una infusión perfecta, causó un gran revuelo.

Deseosa de reparar el daño causado a las relaciones con su aliado más cercano, la Embajada de Estados Unidos en Londres intervino.

"Queremos asegurar a la buena gente del Reino Unido que la impensable idea de añadir sal a la bebida nacional británica no es política oficial de Estados Unidos. Y nunca lo será", dijo la embajada en X.

El mensaje terminó diciendo que la embajada seguiría preparando el té "como es debido": en el microondas.

La Oficina del Gabinete británico, responsable de supervisar el funcionamiento del Gobierno, no pudo resistirse a la broma.

"Apreciamos nuestra relación especial, sin embargo, debemos discrepar de todo corazón (...) El té solo puede hacerse con una tetera", dijo.

Las bromas las hacen 250 años después de la Fiesta del Té de Boston, cuando los impuestos británicos a la infusión en sus colonias provocaron una conflicto muy real entre ambos, en el que los colonos arrojaron cofres de té al agua en el puerto de Boston y a lo que siguió la guerra por la independencia.

La "relación especial", término acuñado por Winston Churchill, ha definido las interacciones entre ambas partes desde la Segunda Guerra Mundial, y ha sentado las bases para las amables bromas sobre el té.

(Reporte de Sarah Young. Editado en español por Javier López de Lérida)