Anuncios

Detectan la gripe aviar en pingüinos cerca de la Antartida

FOTO DE ARCHIVO: Un grupo de pingüinos papúa camina en Quentin Point, Isla Anvers, Antártida.

Por Jake Spring y Gloria Dickie

30 ene (Reuters) - El Comité Científico de Investigación Antártica (SCAR) informó que se detectó por primera vez un tipo mortal de gripe aviar en pingüinos papúa, lo que acrecenta el temor a que el virus pueda propagarse a las colonias antárticas.

Los investigadores encontraron unos 35 pingüinos muertos en las Islas Malvinas el 19 de enero. Las muestras tomadas a dos de los pingüinos muertos dieron positivo para el virus H5N1 de la gripe aviar, según Ralph Vanstreels, veterinario que trabaja con el SCAR.

Las muertes confirman que los pingüinos papúa son susceptibles de contraer esta enfermedad altamente letal que ha diezmado las poblaciones de aves de todo el mundo en los últimos meses. Sin embargo, los papúa rara vez viajan entre las Malvinas, frente a la costa argentina, y la Península Antártica, situada a unos 1.300 kilómetros al sur.

Esto significa que es improbable que los pingüinos viajeros impulsen la propagación hacia el continente austral, afirma Vanstreels, investigador afiliado a la Universidad de California-Davis.

"El papel que podrían desempeñar los pingüinos papúa es servir de reservorios locales de la infección, es decir, mantener una reserva de huéspedes susceptibles que nunca abandone las islas".

Los investigadores también encontraron en la cercana Georgia del Sur un caso sospechoso de gripe aviar en pingüinos rey. Los científicos siguen esperando los resultados de las pruebas para confirmar la presencia del virus H5N1, dijo Vanstreels.

Cientos de miles de pingüinos se reúnen en colonias apretadas en el continente antártico, lo que podría permitir que el virus mortal saltara fácilmente de un individuo a otro.

Aunque los pingüinos pueden ser carismáticos, los conservacionistas están más preocupados por otras especies, dijo Vanstreels. Los elefantes marinos y las focas peleteras han muerto en mayor número en Georgia del Sur, tras las bajas masivas de esas especies en Sudamérica.

"Esto es especialmente preocupante porque Georgia del Sur alberga el 95% de la población mundial de lobos marinos antárticos. Si esa población se desploma, la especie se encontrará en una situación crítica", afirmó.

(Reportaje de Jake Spring y Gloria Dickie; Editado en español por Carlos Serrano)