El desconocido militar que sustituyó a Hitler al frente del Tercer Reich

·4  min de lectura

Muchas son las personas que tiene asumido el hecho de que tras el suicidio de Adolf Hitler en su bunker de Berlín, en la tarde del 30 de abril de 1945, el régimen y dictadura nacionalsocialista se había disuelto y con ello llegó la rendición de Alemania, que daría pie a la finalización de la Segunda Guerra Mundial en el frente europeo.

Adolf Hitler y Karl Dönitz, el militar que lo reemplazó al frente del Tercer Reich tras su suicidio (imagen vía Wikimedia commons)
Adolf Hitler y Karl Dönitz, el militar que lo reemplazó al frente del Tercer Reich tras su suicidio (imagen vía Wikimedia commons)

Pero tal capitulación no llegó hasta una semana después (el 7 de mayo con las fuerzas Aliadas y un día después con las soviéticas) y en ese margen de tiempo, entre la muerte del Führer y la rendición total, el Tercer Reich siguió funcionando con otro presidente del país al frente: Karl Dönitz.

Se trataba de un marino de 54 años de edad, de alta graduación ‘Großadmiral’ (Gran Almirante) y condecorado en varias ocasiones durante la Primera y Segunda Guerra Mundial y que había mantenido un perfil discreto durante los años del nazismo de Hitler, hasta tal punto que, a pesar de convertirse en el ‘Reichspräsident’ (Presidente de Alemania) las siguientes tres semanas y ser quien firmase todas las órdenes y leyes cursadas durante el ocaso del Tercer Reich, durante los Juicios de Núremberg no llegó a ser acusado por ‘crímenes contra la humanidad’, tal y como sí se hizo con la mayoría de sus compañeros y tan solo se le pudo condenar a diez años de prisión por haberse negado al auxilio y salvamento de náufragos británicos, polacos e italianos tras el hundimiento del trasatlántico de la Real Marina Británica, RMS Laconia, el 12 de septiembre de 1942, torpedeado por un submarino alemán.

Fue una sorpresa para todos los miembros del Alto Mando alemán la designación, realizada Adolf Hitler el mismo día de su muerte pocas horas antes de su suicidio, de Karl Dönitz como su sustituto al frente de la presidencia del Tercer Reich. Eso sí, éste heredaría tal cargo pero no la denominación o título de ‘Führer’, el cual era algo que durante el Reich se había usado única y exclusivamente para denominar de ese modo a Hitler y que, a petición del genocida, debería desaparecer tras su muerte.

El hecho de que Karl Dönitz no hubiese estado a lo largo de la última década en los puestos más relevantes y cercanos a Hitler, fue algo que dejó descolocado a los miembros del ‘Oberkommando’(Alto Mando).

La tarde de aquel 30 de abril de 1945, tras el suicidio de Adolf Hitler, la presidencia de la Alemania nazi pasaba a manos de un hombre al que no se le conocía liderazgo alguno y que, a pesar de tener una importante hoja de servicio militar, no había destacado y se había mantenido casi siempre en un discreto segundo plano, cuando otros muchos se habían estado codeando con el Führer a lo largo de todo los años que duró el Tercer Reich.

Este nombramiento cayó como un jarro de agua fría sobre todos aquellos que estaban convencidos que habían hecho mucho más méritos para heredar tal cargo y que habían contribuido para encumbrar a Alemania a lo más alto en sus años de gloria.

Esto ocasionó que a lo largo de su efímera presidencia (apenas tres semanas) numerosos fuesen los altos cargos bajos el nuevo Reichspräsident que cuestionaron sus órdenes, algo que motivó a Karl Dönitz para deshacerse en su nuevo gobierno de la mayoría de los lideres nazis que habían estado cerca de Hitler en los últimos años.

El principal propósito de Karl Dönitz a lo largo de su corta presidencia era conseguir que la capitulación alemana en la IIGM fuese lo menos dolorosa para el país y, sobre todo, dar tiempo y facilitar las cosas para que el mayor número de nazis pudieran huir del país antes de ser apresados por los miembros del Ejército Rojo, quienes ya estaban en las postrimerías de la invasión soviética de Alemania.

Consta como fecha de la disolución final del Tercer Reich el 9 de mayo de 1945, dos días después de la rendición frente a las fuerzas Aliadas y uno después de capitular con los soviéticos.

A pesar de la mencionada desaparición de reich alemán, Karl Dönitz todavía se mantuvo dos semanas más en la presidencia del país, aunque dicho cargo no era más que testimonial debido a que durante ese tiempo quienes ordenaban y ejercieron algún control sobre Alemania fueron los vencedores del frente europeo de la IIGM bajo un organismo conocido como ‘Consejo de Control Aliado’.

El gobierno de Karl Dönitz (Regierung Dönitz) fue disuelto el 23 de mayo de 1945 tras la detención de éste y los miembros de su ejecutivo por parte de las fuerzas británicas.

Tal y como explico al inicio de este artículo, Karl Dönitz fue juzgado y condenado a diez años de prisión en los Juicios de Núremberg, siendo excarcelado el 1 de octubre de 1956 tras cumplir la condena y retirándose a vivir a partir de aquel momento a la pequeña aldea de Aumühle (próxima a Hamburgo), donde falleció tras sufrir un ataque al corazón el 24 de diciembre de 1980, a los 89 años de edad.

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.