El descenso en los niveles del agua produce un nuevo hallazgo: huellas de dinosaurio en Texas

·4  min de lectura
Las graves condiciones de sequía en el Parque Estatal del Valle de los Dinosaurios, en Texas, dejaron al descubierto huellas de dinosaurios que antes estaban ocultas bajo el río Paluxy. (Parque Estatal del Valle de los Dinosaurios vía The New York Times).
Las graves condiciones de sequía en el Parque Estatal del Valle de los Dinosaurios, en Texas, dejaron al descubierto huellas de dinosaurios que antes estaban ocultas bajo el río Paluxy. (Parque Estatal del Valle de los Dinosaurios vía The New York Times).

Este verano, mientras la sequía castiga a varias partes del mundo, los cuerpos de agua se secan y dejan al descubierto reliquias sumergidas de la Segunda Guerra Mundial en Europa, varios conjuntos de restos humanos en el lago Mead, a las afueras de Las Vegas, e incluso un pueblo entero en España.

Este descenso en los niveles del agua dejó un nuevo hallazgo en Texas: huellas de dinosaurio.

Según Stephanie García, portavoz del Departamento de Parques y Vida Silvestre de Texas, las graves condiciones de sequía en el Parque Estatal del Valle de los Dinosaurios, unos 96 kilómetros al suroeste de Fort Worth, han dejado al descubierto huellas de dinosaurios de hace unos 113 millones de años que estaban ocultas bajo el río Paluxy. Las huellas, descubiertas este mes, pertenecen a un acrocantosaurio, que son terópodos, o dinosaurios bípedos con tres dedos y garras en cada extremidad.

El dinosaurio debió medir 4,5 metros de altura y pesar cerca de 7 toneladas en la edad adulta. Los investigadores señalan que los animales dejaron sus huellas en el sedimento que se endureció hasta convertirse en lo que ahora es piedra caliza.

“Debido a las excesivas condiciones de sequía de este verano pasado, el río se secó por completo en la mayoría de los lugares, lo que permitió que se descubrieran más huellas aquí en el parque”, aseveró García en un comunicado. “En condiciones normales del río, estas huellas más recientes están bajo el agua y suelen estar rellenas de sedimentos, lo que hace que queden enterradas y no sean tan visibles”.

Es probable que las huellas vuelvan a quedar enterradas por las lluvias de esta semana, pero el hallazgo (aunque fuera por un breve momento) entusiasmó a los investigadores y al público.

“El hecho de que las huellas estén enterradas bajo capas de sedimento ayuda a protegerlas del desgaste y la erosión naturales”, dijo García.

Las graves condiciones de sequía en el Parque Estatal del Valle de los Dinosaurios, en Texas, dejaron al descubierto huellas de dinosaurios que antes estaban ocultas bajo el río Paluxy. (Parque Estatal del Valle de los Dinosaurios vía The New York Times).
Las graves condiciones de sequía en el Parque Estatal del Valle de los Dinosaurios, en Texas, dejaron al descubierto huellas de dinosaurios que antes estaban ocultas bajo el río Paluxy. (Parque Estatal del Valle de los Dinosaurios vía The New York Times).

Otras huellas del Parque Estatal del Valle de los Dinosaurios pertenecen a un saurópodo, o dinosaurio de cuello largo y cabeza pequeña, llamado Sauroposeidon proteles. Esta especie medía 18 metros de altura y pesaba 44 toneladas en la edad adulta.

Louis Jacobs, paleontólogo de vertebrados y profesor emérito de Ciencias de la tierra en la Universidad Metodista del Sur, vio las huellas el sábado. Dijo que estas huellas descubiertas se unieron a las pistas que ya se conocían, y ahora suman unos 150 pasos de dinosaurio.

“Esas huellas son espectaculares porque son profundas”, afirmó. “Se pueden ver las garras de las patas. Hay más de un tipo, y son muchas”.

Jacobs dijo que las huellas indicaban que podría haber más sin descubrir. A medida que el río se erosione, dejará al descubierto más, pero también borrará otras.

Las huellas de dinosaurio recolectadas en el río Paluxy en 1938 están exhibidas en el Museo Americano de Historia Natural de la ciudad de Nueva York.

Se han encontrado huellas similares en la Columbia Británica y en Sudamérica, según James Farlow, paleontólogo especializado en vértebras y profesor adjunto de Biología de la Universidad Purdue en Fort Wayne.

El río y el parque llevan décadas instruyendo a los investigadores sobre el comportamiento de los dinosaurios, aseguró, pero con frecuencia los descubrimientos están a merced del clima, incluyendo la congelación de las rocas en el invierno, lo cual fragmenta las huellas.

Las huellas se encuentran en una unidad de roca sedimentaria llamada Formación Glen Rose, que es en su mayoría piedra caliza, depositada hace unos 105 o 110 millones de años, explicó Farlow.

“Texas ha sido bendecida con un montón de apariciones de fósiles muy buenas”, dijo Farlow, “no solo de huellas de dinosaurios, sino también de esqueletos de dinosaurios”.

Luego añadió: “Es un recurso que se destruye de manera continua pero que también se renueva del mismo modo”.

Texas se enfrenta a un clima extremo, con partes del estado que sufren sequías y otras que tienen inundaciones repentinas, tras un periodo de calor intenso y peligrosos incendios forestales.

En algunas partes del área de Dallas-Fort Worth llovió el equivalente a más de 33 centímetros de lluvia entre el domingo y el lunes, lo que llevó a Clay Jenkins, juez del condado de Dallas y el principal funcionario electo allí, a declarar un estado de desastre en la región. El gobernador Greg Abbott le ordenó al Departamento de Gestión de Emergencias de Texas que movilizara recursos para ayudar a los habitantes afectados por las inundaciones.

La sequía dio lugar a restricciones de agua en Texas, incluyendo el 27 por ciento del estado que está bajo la categoría más severa de advertencia de sequía.

Los científicos llaman “latigazo de precipitaciones” al rápido cambio de condiciones de sequía extrema a humedad extrema.

© 2022 The New York Times Company