Anuncios

DeSantis nombra al presidente en que se inspiraría, y no es quien usted esperaría

Al final del cuarto debate republicano, se pidió a los cuatro candidatos que nombraran a un presidente que sirviera de inspiración para su administración.

Se enumeró un popurrí de algunos de los presidentes más populares de Estados Unidos.

Chris Christie eligió a Ronald Reagan, a quien calificó de “esclavo de la verdad”. Nikki Haley, incapaz de elegir uno, nombró a George Washington y Abraham Lincoln. Y Vivek Ramaswamy eligió a Thomas Jefferson, autor de la Declaración de Independencia, por su “espíritu fundador”.

Pero cuando le llegó el turno a Ron DeSantis, nombró a un presidente que a menudo pasa inadvertido.

“Uno de los hombres en los que me inspiraré es Calvin Coolidge”, dijo DeSantis entre aplausos dispersos.

“Ahora la gente no habla mucho de él”, dijo DeSantis, quien estudió Historia en la Universidad de Yale. “Es uno de los pocos presidentes que acertó en casi todo”.

Calving Coolidge, apodado Silent Cal, entendía el papel del gobierno federal, añadió DeSantis. “El país estaba en plena forma cuando él era presidente. Y podemos aprender muchísimo de Calvin Coolidge”.

¿Quién fue Calvin Coolidge?

Coolidge, trigésimo presidente de Estados Unidos, nació en Vermont en 1872. Hijo de un tendero, ascendió hasta ser elegido gobernador de Massachusetts.

Fue elegido vicepresidente en 1920 junto al presidente republicano Warren Harding, quien murió inesperadamente en agosto de 1923.

Coolidge, quien estaba en Vermont en ese momento, hizo que su padre le administrara el juramento de su cargo presidencial temprano en la mañana del 3 de agosto “a la luz de una lámpara de queroseno”, según la Casa Blanca.

A lo largo de su presidencia, “se distinguió más por su carácter que por sus logros heroicos”, escribió el demócrata Alfred Smith.

Defensor de un gobierno limitado, Coolidge pidió al Congreso que redujera los impuestos y evitara los enredos exteriores.

Durante sus seis años de mandato, equilibró el presupuesto todos los años. Detestaba especialmente la constante actividad gubernamental, y en una ocasión dijo: “No se apresuren a legislar”, según su fundación presidencial.

Su “genio político”, según el periodista Walter Lippmann, era su afición a “efectivamente no hacer nada”.

“Esta inactividad activa se adapta admirablemente al estado de ánimo y a ciertas necesidades del país”, escribió Lippmann, según la Casa Blanca. “Conviene a todos los intereses empresariales que quieren que los dejen en paz ... Y conviene a todos aquellos que se han convencido de que el gobierno de este país se ha vuelto peligrosamente complicado y sobrecargado”.

Incluso así, promulgó varias leyes importantes, como la Ley de Ciudadanía Indígena de 1924, que concedía la ciudadanía estadounidense a todos los nativos americanos.

Coolidge dejó el cargo en 1929, el año en que la Gran Depresión empezó a asolar la economía estadounidense y a erosionar su reputación, según David Greenberg, profesor de historia de la Universidad de Rutgers.

“Muchos relacionaron el colapso económico de la nación con las decisiones políticas de Coolidge”, escribió Greenberg. “Su fracaso a la hora de ayudar al deprimido sector agrícola parece miope, ya que casi cinco mil bancos rurales del Medio Oeste y el Sur cerraron sus puertas por quiebra mientras muchos miles de granjeros perdían sus tierras”.

Antes de morir en 1933, Coolidge le dijo a un amigo: “Siento que ya no encajo en estos tiempos”, según la Casa Blanca.

En una clasificación realizada en 2021 por historiadores, Coolidge ocupó el puesto 24 de 44 presidentes.