DeSantis firma proyecto de ley para disolver acuerdo de gobierno con Disney a raíz de “Don’t Say Gay”

·5  min de lectura

Días después de que se presentara a los legisladores de Florida, el gobernador republicano del estado, Ron DeSantis, firmó una medida para disolver el acuerdo de gobierno de décadas de Walt Disney Company con el estado que ha permitido a la empresa gestionar y gravar sus extensas propiedades de parques temáticos y resorts.

La medida se produce después de que los republicanos de Florida y la administración DeSantis arremetieran contra el gigante corporativo -el mayor empleador del estado y un enorme motor económico- por su oposición a lo que los opositores han llamado la ley “Don’t Say Gay”, que los críticos argumentan que restringirá las lecciones en el aula sobre los eventos y la historia LGBT+ y limitará la forma en que los estudiantes LGBT+, el personal y sus familias están representados en las escuelas.

La disolución del Distrito de Mejora de Reedy Creek pone fin a años de relaciones cordiales entre la empresa y los legisladores republicanos y podría crear enormes dolores de cabeza fiscales y financieros para los residentes dispuestos a absorber la deuda de bonos de Disney.

Los funcionarios del condado y los legisladores trabajarán para desenredar lo que sucede a continuación antes de que la disolución del distrito entre en vigor en 2023.

Después de semanas de presión entre los defensores de LGBT + y los empleados de Disney instando a la compañía a presionar públicamente contra la Ley de Derechos de los Padres en la Educación respaldada por el Partido Republicano, el director general de Disney, Bob Chapek, anunció el mes pasado que la compañía se opondría al proyecto de ley y suspendería sus donaciones políticas en el estado.

Los informes de financiación de campañas revisados por The Independent muestran que las entidades de Disney donaron decenas de miles de dólares a los legisladores que apoyaron el proyecto de ley, incluyendo al menos US$50.000 a la campaña de reelección del gobernador en 2022.

La medida, que el gobernador DeSantis convirtió en ley el 28 de marzo, prohíbe la enseñanza de “la orientación sexual o la identidad de género” desde el jardín de infancia hasta el tercer grado y cualquier discusión de este tipo “que no sea apropiada para la edad o el desarrollo de los estudiantes” en otros grados. Se han propuesto medidas similares en más de una docena de estados.

“Nuestro objetivo como empresa es que esta ley sea derogada por la legislatura o anulada por los tribunales, y seguimos comprometidos a apoyar a las organizaciones nacionales y estatales que trabajan para conseguirlo”, declaró Disney en un comunicado después de que el gobernador firmara el proyecto de ley el mes pasado.

Durante la ceremonia de firma del proyecto de ley el 22 de abril, el gobernador DeSantis dijo de Disney: “Ustedes son una corporación con sede en Burbank, California, y van a reunir su poderío económico para atacar a los padres de mi estado. Lo vemos como una provocación, y vamos a luchar contra eso”.

El Distrito de Mejora de Reedy Creek, implantado en 1967, funciona como la estructura de gobierno municipal para las propiedades de Disney, abarcando 39 millas cuadradas y terrenos en los condados de Orange y Osceola como su propia ciudad de la compañía.

A través del distrito, Disney controla de forma efectiva el uso del suelo y las normas de zonificación y gestiona sus propios servicios públicos, como el agua, el saneamiento, los servicios de emergencia y el mantenimiento de las infraestructuras, recaudando impuestos sobre sí mismo a través de la junta del distrito.

Los legisladores demócratas de Florida han advertido que, sin el distrito, los contribuyentes de los condados vecinos podrían ser responsables de los servicios que Disney requiere, y los residentes podrían heredar decenas de millones de dólares de la deuda de bonos de Disney a través de facturas de impuestos potencialmente masivas, aunque los detalles son turbios.

“El momento en que Reedy Creek no existe es el momento en que esos impuestos no existen”, señaló el recaudador de impuestos del condado de Orange, Scott Randolph. “El condado de Orange no puede simplemente pegar un nuevo distrito fiscal en esa área y recuperar el dinero que se perdió”.

La disolución del distrito supone, en cambio, una reducción de impuestos de unos US$163 millones anuales para Disney, según Randolph.

Sin el distrito, es probable que Disney tenga que solicitar a través de los gobiernos del condado y del estado el tipo de solicitudes de proyectos que normalmente haría a través del distrito.

The Independent ha solicitado comentarios a Disney.

Una declaración de un portavoz del condado de Osceola a The Independent comentó que los funcionarios del gobierno estudiarán el proyecto de ley “para entender los impactos en la preparación para que esto entre en vigor, incluyendo la evaluación de cualquier cambio en el precio a Osceola como resultado”.

“Como Disney y Reedy Creek han sido autónomos, no estamos seguros de qué responsabilidades fiscales se gravarán después de junio de 2023”, según el comunicado. “A lo largo de muchos años, Disney ha sido un fuerte socio de la comunidad y esperamos que esa relación continúe mientras trabajamos juntos para un plan de transición”.

El alcalde del condado de Orange, Jerry Demings, afirmó que si el condado tuviera que “hacerse cargo de los componentes de primera respuesta y seguridad pública para Reedy Creek sin nuevos ingresos, eso sería catastrófico para nuestro presupuesto en el condado de Orange”.

“Pondría una carga indebida sobre el resto de los contribuyentes del Condado de Orange, para llenar ese vacío”, aseveró. “Creo que no han contemplado adecuadamente las ramificaciones de lo que han propuesto en este momento ... Es obvio que se trata de una retribución política”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.