DeSantis dijo que la clase de estudios afroamericanos era política e ‘impulsaba una agenda’

Rebecca Blackwell/AP

El gobernador Ron DeSantis dijo el lunes que su administración rechazó un nuevo curso de Colocación Avanzada sobre estudios afroamericanos para estudiantes de secundaria, porque algunos de los temas intentaban usar la historia afroamericana para impulsar una agenda política.

Los críticos de la decisión, sin embargo, dijeron que es otro paso políticamente motivado que la administración tomó para degradar el sistema educativo del estado, en particular en cuestiones de raza.

El tira y afloja político sobre el curso de Colocación Avanzada recargó el debate en torno a cómo DeSantis está remodelando el plan de estudios de educación básica del estado, en un intento de deshacerse de lo que él ha llamado “adoctrinamiento”.

“Si caes del lado del adoctrinamiento, vamos a declinar. Si es la educación, entonces lo haremos”, dijo DeSantis en una conferencia de prensa en Jacksonville.

Como ejemplo, DeSantis señaló que el curso de Colocación Avanzada incluía elementos de “teoría queer”, discusiones sobre la abolición de las prisiones y lecciones de interseccionalidad, un concepto que se refiere a la forma en la que el racismo, el sexismo y el clasismo pueden superponerse y afectar a las personas.

“¿Quién diría que una parte importante de la historia afroamericana es la teoría queer? Eso es imponer una agenda a nuestros hijos”, dijo DeSantis. “Cuando se usa la historia afroamericana para meter con calzador la teoría queer, se está tratando claramente de usarla con fines políticos”.

El plan de estudios, que está siendo desarrollado por College Board, no se ha hecho público, pero, en un documento publicado por el Departamento de Educación de la Florida el viernes, el estado señaló que se opone a las lecturas relacionadas con muchos estudiosos, activistas y escritores afroamericanos, así como a la inclusión de temas que, de acuerdo con el estado, son fundamentales para la teoría crítica de la raza, que, según el estado, “clasifica a las personas en función de su raza, riqueza, género y orientación sexual”.

Algunos de los escritores son Roderick Ferguson, profesor de estudios sobre la mujer, el género y la sexualidad y de estudios estadounidenses en la Universidad de Yale; Kimberlé Crenshaw, profesora de la Facultad de Derecho de Columbia y de la Facultad de Derecho de UCLA, a quien el estado identifica como “fundadora de la interseccionalidad”; y Angela Davis, profesora de la Universidad de California en Santa Cruz (UCSC), a quien el estado califica de “comunista y marxista confesa”.

El estado también señaló las lecturas de Robin D. G. Kelley, profesor de UCLA que estudia la historia de los movimientos sociales en Estados Unidos, en parte porque su primer libro fue “un estudio sobre los comunistas afroamericanos en Alabama”.

El College Board dijo en un comunicado que el curso se está probando en escuelas seleccionadas y sigue estando sujeto a cambios a medida que continúa siendo finalizado, pero, tal como está escrito actualmente, dijo DeSantis, no es aceptable en la Florida, porque se centra más en la “ideología” que en la historia.

“Queremos hacer historia”, dijo, señalando que personalmente ve la historia afroamericana como la historia americana. “No la veo como una historia separada”.

Reacción de personalidades

Numerosas personalidades se han pronunciado sobre la decisión. La vicepresidenta Kamala Harris la primera mujer afroamericana en servir en la segunda oficina más alta de la nación— criticó la decisión mientras visitaba Tallahassee el domingo y dijo que era una acción hecha por “supuestos líderes extremistas”.

“Cualquiera que prohíba la enseñanza de la historia estadounidense no tiene derecho a forjar el futuro de Estados Unidos”, dijo Harris.

Jerome Adams, el ex cirujano general de Estados Unidos bajo el ex presidente Donald Trump, cuestionó la “lógica” detrás de lo que llamó “selectivo/contradictorio/políticamente motivado, escogiendo y eligiendo cuándo aplicar la ‘elección’ escolar y el argumento de la ‘libertad’”.

La reacción llamó la atención de otras figuras nacionales, como el reverendo Al Sharpton y Ben Crump, un abogado de alto perfil al que Sharpton llamó “el fiscal general de la América afroamericana”, porque se ha convertido en la voz de muchos afroamericanos que murieron a manos de la policía.

Sharpton y Crump tienen previsto celebrar el miércoles en Tallahassee, en la escalinata del Capitolio de la Florida, una manifestación titulada Stop the Black Attack.

Es probable que en la manifestación se hable de algo más que del rechazo del curso de Colocación Avanzada. Los legisladores afroamericanos, entre ellos la senadora estatal Shevrin Jones, demócrata de West Park, llevan mucho tiempo criticando lo que consideran un intento del estado de “blanquear” la historia estadounidense.

En menos de tres años, el Concejo Estatal de Educación (SBOE) prohibió las lecciones que tratan de la teoría crítica de la raza, un concepto jurídico de los años ochenta que sostiene que las disparidades raciales son sistémicas en Estados Unidos, no solo un conjunto de prejuicios individuales, así como las lecciones sobre “El Proyecto 1619”, un proyecto de New York Times que reexamina la historia de Estados Unidos, situando en el centro las consecuencias de la esclavitud y las contribuciones de los afroamericanos estadounidenses.

La Florida también rechazó libros de texto de matemáticas por lo que el estado llamó “temas adoctrinadores”; las escuelas y los empleadores están limitados en lo que pueden enseñar acerca del racismo y otros aspectos de la historia bajo una ley firmada por DeSantis el verano pasado.

Los cambios, dijo DeSantis, son necesarios, porque los progresistas han tratado de infiltrarse en el sistema educativo con temas de tinte político que se alejan de lo que, según él, es una educación cerrada.

“¿Qué tan cansado es sentarse ahí y pensar que solo imponer algunos temas de conversación de memoria de cualesquiera que sean las escaramuzas políticas del día es una forma duradera de educación?”, dijo DeSantis.