Anuncios

Violación a una influencer española en India: la violencia sexual contra las mujeres, el grave problema que vuelve a incomodar al gobierno

Fernanda, la española oriunda de Brasil que fue atacada junto a su pareja.
Fernanda, la española oriunda de Brasil que fue atacada junto a su pareja. - Créditos: @Instagram

NUEVA DELHI.- La violación en grupo a una turista española de origen brasileño la semana pasada en la India hizo resurgir la bronca y la condena contra la violencia sexual contra las mujeres en un país donde ya es un problema endémico de difícil solución.

“Nos pasó algo que no le desearíamos a nadie”, contó Fernanda, una influencer de viajes, que estaba acampando junto a su pareja, Vicente, en el distrito Dumka del estado oriental de Jharkhand, en un largo viaje por Asia que relataban para los 200.000 seguidores de sus redes sociales. “Fuimos agredidos en la tienda. Nos pusieron un cuchillo en el cuello y siete hombres la violaron”, agregaba Vicente, conmocionado, en un video que luego eliminaron por recomendación de las autoridades.

Por la violación, que fue constatada en un hospital, la policía de Jharkhand arrestó a tres hombres durante el fin de semana. El lunes, la policía dijo que estaban buscando a cuatro sospechosos más.

Tres hombres arrestados por la presunta violación en grupo de una turista española son llevados por la policía para ser presentados ante el Tribunal de Distrito de Dumka en Dumka, Jharkhand, India, el lunes 4 de marzo de 2024
Tres hombres arrestados por la presunta violación en grupo de una turista española son llevados por la policía para ser presentados ante el Tribunal de Distrito de Dumka en Dumka, Jharkhand, India, el lunes 4 de marzo de 2024 - Créditos: @Rajesh Kumar

La pareja dio más detalles esta semana en una entrevista con el medio español COPE. “Me sacaron la ropa, se iban turnando y ahí estuvieron casi tres horas, perdí la cuenta. Después de un tiempo, uno me da ropa y me dijo que me vista. Pero se dio la vuelta y volvió a violarme”, contó la víctima, de 28 años.

“Me pusieron un cuchillo en el cuello, me tiraron y me dijeron que me iban a matar. En ese momento, pensé que Fernanda estaba muerta porque ya no la escuchaba. Ahí pensé que se acababa todo”, señaló por su parte Vicente, quien dijo sentir “alivio” cuando vio que su pareja estaba viva.

Si bien los casos de violación contra mujeres indias de castas inferiores y comunidades tribales indígenas abundan y a menudo reciben poca atención y no son juzgados, este incidente atrajo la atención en un grado inusual, especialmente porque involucra a una turista extranjera, e incluso provocó una ola de repudio y condenas.

Los periódicos nacionales cubrieron el caso, y activistas por los derechos de las mujeres, políticos e incluso celebridades de Bollywood intervinieron en las redes sociales para condenar lo que describieron como un problema difícil de erradicar a pesar de los esfuerzos de reforma cultural y legal.

El personal de la policía escolta a hombres acusados de presuntamente haber llevado a cabo una agresión brutal contra una mujer española, hasta un tribunal de distrito en Dumka, en el estado indio de Jharkhand
El personal de la policía escolta a hombres acusados de presuntamente haber llevado a cabo una agresión brutal contra una mujer española, hasta un tribunal de distrito en Dumka, en el estado indio de Jharkhand - Créditos: @-

La escritora Karanjeet Kaur publicó un artículo de opinión este lunes para manifestar su indignación por la violencia sexual contra las mujeres en el país. Y mencionó que este caso provocó mucha discusión porque la sobreviviente se destacó por compartir una experiencia muy común para las mujeres indias.

“Nos hemos acostumbrado tanto a la violencia contra las mujeres que sólo cuando los contornos de un caso son muy diferentes hace mella en nuestra conciencia”, le dijo a The Washington Post. “De lo contrario, nuestros cuerpos, nuestras mentes y nuestra autonomía no importan en absoluto”, agregó.

Los informes de agresiones sexuales a mujeres se han vuelto un problema habitual en la India, donde la policía registró 31.516 casos de violación en 2022, un aumento del 20% con respecto a 2021, según la Oficina Nacional de Registros Criminales.

Se cree que la cifra real es mucho mayor debido al estigma que rodea a la violencia sexual y a la falta de confianza de las víctimas en la policía. Los activistas por los derechos de las mujeres dicen que el problema es particularmente grave en las zonas rurales, donde las víctimas de agresión sexual a veces son censuradas por la comunidad y las familias se preocupan por su posición social.

“A menudo, las víctimas son aún más victimizadas con insultos y les resulta muy difícil denunciar el delito a la policía. En tales casos, las mujeres piensan que es mejor guardar silencio”, dijo Mariam Dhawale, activista por los derechos de las mujeres y secretaria general de la Asociación de Mujeres Democráticas de toda la India.

Críticas al gobierno

La violencia sexual ha estado en el centro de atención desde la brutal violación en grupo y asesinato de una estudiante de 23 años en un colectivo de Nueva Delhi en 2012. El ataque impulsó protestas masivas e inspiró a los legisladores a ordenar la creación de tribunales de vía rápida dedicados a casos de violación y endurecer las penas.

Los casos de violación de alto perfil que involucran a visitantes extranjeros han aumentado la atención internacional sobre el tema. En 2022, una turista británica fue violada delante de su pareja en Goa. A principios de este año, una mujer indio-estadounidense dijo que fue violada en un hotel de Nueva Delhi.

El primer ministro indio Narendra Modi, izquierda, saluda al caminar con el sacerdote hindú Brahmaviharidas Swami al arribar a la ceremonia de apertura del primer templo hindú de piedra construido en el Oriente Medio
El primer ministro indio Narendra Modi, izquierda, saluda al caminar con el sacerdote hindú Brahmaviharidas Swami al arribar a la ceremonia de apertura del primer templo hindú de piedra construido en el Oriente Medio - Créditos: @Kamran Jebreili

La ley sobre violación fue modificada en 2013, que tipificó como delito el acoso y el voyeurismo y redujo de 18 a 16 años la edad a la que una persona puede ser juzgada como adulta.

A pesar de las leyes estrictas, los activistas de derechos humanos dicen que el gobierno todavía no está haciendo lo suficiente para proteger a las mujeres y castigar a los agresores.

“A menudo, la policía arruina las investigaciones de los casos de violación y no se recogen pruebas a tiempo. Estos casos se prolongan sin ninguna condena y los culpables quedan libres”, dijo Dhawale. Agregó que las condenas siguen siendo raras y que los casos a menudo permanecen estancados durante años en el congestionado sistema de justicia penal de la India.

En los últimos años, la tasa de condenas en casos de violación ha estado por debajo del 30%, según varios informes gubernamentales.

En enero, la Corte Suprema restableció las condenas a cadena perpetua para 11 hombres hindúes que violaron a una mujer musulmana durante disturbios religiosos mortales hace dos décadas. Habían sido liberados en 2022, cuando sus familias y un legislador del gobernante Partido Bharatiya Janata (BJP) del primer ministro Narendra Modi los adornaron con flores.

Cuando Modi se postuló por primera vez para el cargo en 2014, la seguridad de las mujeres ocupó un lugar destacado en su acercamiento a las votantes femeninas. Sin embargo, los crímenes violentos contra las mujeres siguen aumentando y los casos de violación de alto perfil siguen apareciendo con alarmante regularidad, en gran medida como resultado de lo que muchos consideran una cultura que resta importancia al acoso y la violencia sexual contra las mujeres -y que otorga impunidad a los perpetradores- en una sociedad patriarcal.

Las luchadoras de la India organizaron manifestaciones a partir de enero del año pasado contra el presidente de la federación de lucha, acusándolo de manosear repetidamente a mujeres durante la década anterior. Pero el poderoso político del BJP no enfrentó consecuencias hasta que un tribunal ordenó a la policía investigar el caso en abril de 2023.

La propia jefa de la Comisión Nacional de Mujeres de la India, Rekha Sharma, fue acusada de restar importancia a la violencia sexual poco después de que se conociera el caso de Fernanda. Cuando una periodista estadounidense retuiteó el relato de la pareja sobre su agresión y contó sus propias experiencias, diciendo que nunca había presenciado tanta agresión sexual como en la India, Sharma la reprendió por “difamar” a la India.

Agencia AP y The Washington Post