Anuncios

Trasladan a penal al presunto agresor del fiscal del Edomex

TOLUCA, Méx., enero 27 (EL UNIVERSAL).- Esta sábado trasladaron al Centro de Prevención y Readaptación Social de Tenango del Valle a Julio César "N", el hombre que fue detenido como presunto agresor del convoy en el que viajaba el fiscal general José Luis Cervantes Martínez.

Este hombre fue detenido el jueves 25 de enero luego de una agresión contra personal de seguridad que viajaba en un convoy sobre la carretera México-Toluca, a la altura de la caseta Toluca-La Venta.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) informó que investiga la probable intervención del investigado en la comisión de hechos constitutivos de delito relacionados con el evento; sin embargo, los datos de prueba con los que se cuenta hasta este momento, entre ellos técnicas de investigación de cateo, no permiten establecer que la conducta desplegada por el agresor fue una acción consciente o dirigida en contra del fiscal.

El ataque al fiscal

El 25 de enero a las 16:45 horas Julio César "N" conducía un vehículo marca Jeep, submarca Grand Cherokee, modelo 2011, color negro mate, con vidrios oscuros y placas del Estado de México, fue entonces que comenzó a sostener acercamientos con el convoy con el que viajaba el fiscal general.

Los integrantes de la escolta revelaron que este vehículo inició un seguimiento cercano y continuo en el mismo carril del convoy oficial, desde las inmediaciones del municipio de Ocoyoacac en Edomex hasta la bifurcación de las casetas de cobro hacia la Ciudad de México y La Venta-Naucalpan.

Al inicio de la agresión, el vehículo escolta que circulaba entre la camioneta del fiscal general y la motocicleta, identificó acercamientos peligrosos por parte del particular, de tal manera que los elementos de seguridad le pidieron que se alejara.

Continuaron los acercamientos e intentos por desestabilizar la camioneta oficial, por lo que uno de los escoltas del Fiscal exhibió el armamento que portaba, pero Julio César "N" impactó la unidad oficial, de manera violenta y en reiteradas ocasiones.

Por ello, con el propósito de resguardar la vida y la seguridad de los ocupantes, el artillero del binomio a bordo de una motocicleta detonó su arma de cargo contra las llantas del vehículo agresor, a fin de inhabilitarlo. La agresión no cesó, sino que se intensificó.

Dos de los elementos de escolta advirtieron que el ocupante de la unidad particular exhibió un arma de fuego de alto poder de características "recortadas", por lo que la escolta principal abrió fuego contra el tren motor del vehículo agresor, sin lograr inhibirlo.

En la bifurcación posterior a la salida de un túnel cercano, el agresor fue interceptado y rodeado por el convoy oficial. Los tripulantes de los vehículos oficiales descendieron y le pidieron a Julio César detenerse, además de abandonar el vehículo.

Sin embargo, él realizó acciones evasivas súbitas y violentas que pusieron en riesgo al personal que se apostó al frente y en la parte posterior del vehículo del agresor, por lo que procedieron a realizar detonaciones a la parrilla, motor y llantas posteriores con objeto de impedir que se evadiera y evitar que dañara a personas ajenas a los hechos.