Anuncios

Tinder y una droga “borra recuerdos”, un combo que se volvió un peligro para los extranjeros en Colombia

Turistas en la noche de Medellín
Turistas en la noche de Medellín - Créditos: @FEDERICO RIOS

MEDELLÍN.- Lo único que el israelí Omer Bloch recuerda de una cita pactada a través de Tinder en la ciudad colombiana de Medellín es que la mujer era “hermosa” y usó una poderosa droga para robarle y borrar su memoria.

Luego de cenar, Bloch regresó a casa con su acompañante y destapó una cerveza. Despertó al mediodía siguiente sin sus pertenencias.

”Fue difícil pararme de la cama. Era como si estuviera borracho. Fui a mi escritorio y noté que mi iPad no estaba (...), se llevó también mi billetera y mis tarjetas de crédito. Al menos dejó mi computadora”, dice el empresario, de 28 años, en entrevista al recordar lo ocurrido a finales de 2021.

Un hombre trabaja con su computadora en un bar de Medellín
Un hombre trabaja con su computadora en un bar de Medellín - Créditos: @FEDERICO RIOS

Según un testeo médico, su memoria fue borrada con escopolamina, una droga que atormenta a turistas en una ciudad que superó la violencia del narco de los años 90, pero donde persisten otras mafias como las del tráfico sexual.

Con 2,6 millones de habitantes, Medellín es la segunda ciudad de Colombia, el mayor productor de cocaína del mundo. Atraídos por el reggaetón, el clima primaveral y la agitada vida nocturna, ahora es también uno de los principales destinos de América Latina.

Las muertes “sospechosas” de ocho estadounidenses en Medellín entre noviembre y diciembre de 2023 llevaron a la embajada de ese país a recomendar abstenerse de usar aplicaciones de citas en Colombia.

Las circunstancias apuntan a un posible uso de drogas, robo y sobredosis. Varios casos involucran el uso de aplicaciones de citas”, detalla la misión diplomática en su alerta de enero.

En uno de los episodios más sonados, el comediante y activista estadounidense Tou Ger Xiong fue secuestrado y luego hallado muerto el 11 de diciembre tras encontrarse con una mujer que conoció por internet.

”Fácilmente pude haber sido yo” uno de los afectados, dice aliviado Bloch, quien sigue viviendo en Medellín pese al robo.

Steven Valdez, en su casa de San Juan, P.R., el 22 de enero de 2024. El bloguero de viajes fue drogado y robado el año pasado en Medellín, Colombia, después de conocer una cita en Tinder.
Steven Valdez, en su casa de San Juan, P.R., el 22 de enero de 2024. El bloguero de viajes fue drogado y robado el año pasado en Medellín, Colombia, después de conocer una cita en Tinder. - Créditos: @ERIKA P. RODRIGUEZ

Algo similar le ocurrió a Steven Valdez, un bloguero de viajes de 31 años, quien en la primavera pasada tuvo una cita con una mujer de Tinder en un restaurante de la turística ciudad colombiana. La chica le sugirió que probara un plató típico, una sopa cremosa llamada ajiaco, y tras dos cucharadas su memoria quedó en blanco. “Eso es lo último que recuerdo”, le dijo a The New York Times.

En el hospital le informaron que había ingerido un cóctel de sedantes potencialmente fatal, que incluía escopolamina y clonazepam.

A Valdez le robaron su celular, su computadora y su billetera con 7000 dólares. La chica con la que salió y varios otros cómplices que formaron parte del robo fueron identificados por la policía y arrestados después de que intentaran usar su tarjeta de crédito para hacer compras, según las fuerzas del orden.

“He estado en Colombia como ocho veces desde la pandemia”, dijo Valdez, que ahora vive en Puerto Rico. “He visto que el crimen organizado está rampante porque los precios está subiendo mucho allí. Ya sabes, los ciudadanos comunes y corrientes no pueden permitírselo”.

Amnesia

Lujosas torres residenciales se levantan en las empinadas avenidas de El Poblado, el barrio predilecto de los extranjeros como Bloch.

”Pensaba que era solo una chica más, una cita más”, lamenta el “nómada digital” o emprendedor remoto que trabaja mientras viaja.

Una vista desde el Distrito 13 de Medellín, Colombia, 13 de enero de 2024. La ciudad recibió 1,4 millones de turistas el año pasado, casi el 40 por ciento de Estados Unidos
Una vista desde el Distrito 13 de Medellín, Colombia, 13 de enero de 2024. La ciudad recibió 1,4 millones de turistas el año pasado, casi el 40 por ciento de Estados Unidos - Créditos: @FEDERICO RIOS

El número de extranjeros que visitan Medellín pasó de 212.000 en 2015 a 1,4 millones en 2022.

Pero las muertes violentas “aumentan en la medida que aumenta el número de visitantes”, dice William Vivas, defensor de derechos humanos de la alcaldía local.

La entidad registró 32 víctimas extranjeras en 2023, un 7% más que el año anterior. La Fiscalía atendió 82 casos de extranjeros víctimas de “hurto por medio de sustancia tóxica” en 2022.

El día después de su malograda cita, Bloch despertó con un fuerte dolor de cabeza. “Solo recordaba acercarme a su cuello para besarla y luego... ¡Clic!, desperté”, relata.

Escopolamina

Allegados de Bloch lo llevaron a un hospital donde le detectaron trazas de escopolamina, que se extrae del árbol Brugmansia, conocido como “borrachero” por sus efectos psicotrópicos.

La sustancia está prohibida en Colombia, pero “la planta se encuentra con una distribución muy amplia en todo el territorio”, incluso en zonas urbanas, explica Diana Pava, toxicóloga del grupo de investigación en sustancias psicoactivas de la Universidad Nacional.

Los turistas estadounidenses suelen usar aplicaciones de citas cuando están de viaje y caen en la trampa de bandas criminales
Los turistas estadounidenses suelen usar aplicaciones de citas cuando están de viaje y caen en la trampa de bandas criminales - Créditos: @Shutterstock

Delincuentes extraen la escopolamina de las semillas negras de los frutos y a escondidas la diluyen en las bebidas de las víctimas.

“Hay personas que pueden tener somnolencia (al consumirla). Otras pueden tener amnesia (...). También hay taquicardia, hipertensión y convulsiones”, alerta Pava.

En dosis altas y combinada con alcohol, puede ser letal. Además, advierte Pava, es inusual detectar la escopolamina pues el cuerpo la elimina rápidamente.

Jorge Wilson Vélez, criminólogo forense de Medellín, indicó a The New York Times que probablemente hubo cientos de víctimas el año pasado.

“Sexpats”

Cuna del abatido capo de la cocaína Pablo Escobar, Medellín vive un aumento de la prostitución, que es legal en Colombia, y que acompaña el boom turístico.

En las noches, las calles comerciales se transforman en un mercado de sexo al aire libre con decenas de mujeres ofreciendo sus servicios, especialmente a extranjeros.

”Nos posicionamos como un lugar muy ‘cool’ (pero) también se ha vendido” a Medellín “como un lugar de mucha permisividad”, cuestiona Jazmín Santa, integrante de la Mesa Contra la Explotación Sexual Comercial de Niños y Adolescentes.

Tras ser dado de alta, Bloch compartió su historia en redes sociales y se sorprendió al encontrar poca solidaridad de los locales. De igual forma, cuando esta clase de incidentes llegan a la prensa abundan comentarios de personas que consideran los robos una especie de castigo “merecido” para extranjeros que participan del turismo sexual.

Con un juego de palabras entre sexo y “expat” (expatriados en inglés), Bloch describe como “sexpats” a quienes “vienen aquí únicamente buscando fiesta, diversión y sexo”.

”Estoy de acuerdo con los locales: hay gringos que son pedazos de mierda y se aprovechan de las mujeres. ¿Pero qué pasa cuando son los tipos buenos los que caen en la escopolamina?”, cuestiona el empresario.

Agencia AFP y diario The New York Times