Anuncios

Tailandia se queja por campaña israelí en Bangkok en favor de libertad de rehenes de Hamás

Bangkok, 16 ene (EFE).- El ministro de Exteriores de Tailandia, Parnpree Bahiddha-Nukara, ha convocado a la embajadora de Israel en Bangkok para expresar su descontento por una campaña organizada por la delegación diplomática donde pedían en la capital tailandesa la liberación de las personas que aún permanecen secuestradas por Hamás.

El jefe de la diplomacia tailandesa indicó este martes desde Suiza, donde asiste al Foro de Davos, que la embajada israelí no había solicitado permiso para organizar la campaña del pasado viernes, que incluyó una caravana de tuk-tuk con fotografías de los rehenes, incluidos ocho tailandeses.

Parnpree argumentó que la campaña podría afectar a la negociación para la liberación de los tailandeses, recoge el canal público Thai PBS.

"Estamos negociando la liberación de los rehenes tailandeses, por lo que no queremos crear ningún problema o malentendido entre los países interesados al indicar que apoyamos a cualquiera de los dos países en conflicto", subrayó Parnpree.

Ante la ausencia del ministro, la embajadora de Israel, Orna Sagiv, se reunirá en una fecha no precisada con el secretario permanente del Ministerio de Asuntos Exteriores, Sarun Charoensuwan.

Al menos 31 tailandeses fueron secuestrados por el brazo armado de Hamás durante el asalto contra poblaciones del sur de Israel del pasado 7 de octubre, que se saldó con más de 1.200 muertos, incluidos 39 tailandeses, y más de 240 secuestrados, de los que 136 aún permanecen cautivos en Gaza -aunque se cree que unos 25 están muertos-.

Durante la tregua entre Hamás e Israel efectiva a finales de noviembre, el grupo islamista liberó a 110 personas, incluidos 23 tailandeses que, tras superar una serie de reconocimientos médicos, regresaron a su país.

La liberación de los rehenes tailandeses se debe a la negociación paralela de las autoridades del país, que se reunieron con representantes del grupo islamista en Irán, y no al acuerdo logrado entre Israel y Hamás con la mediación de Catar, Egipto y Estados Unidos para la puesta en libertad de otros cautivos en la tregua.

Los trabajadores de la nación asiática en Israel, que ascendían por entonces a unos 30.000, fueron uno de los grupos de extranjeros más afectados por el ataque de Hamás.

(c) Agencia EFE