Anuncios

Santa Fe: por fallas estructurales, restringen el transito en un puente estratégico

El puente Carretero une Santa Fe con Santo Tomé
El puente Carretero une Santa Fe con Santo Tomé - Créditos: @Gentileza Julio Monsi

SANTA FE.- El tradicional puente carretero que une esta capital con la ciudad de Santo Tomé, está a punto de colapsar. Habilitado el 14 de julio de 1939, que conforma un estratégico paso para las comunidades de la región, quedó desafectado desde hoy –y por tiempo indeterminado– a la circulación de automóviles y tránsito pesado, como consecuencia de un deterioro manifiesto en un sector de su estructura de 1320 metros sobre el río Salado.

Fue diseñado para que circulen 2000 autos por día, pero en la actualidad lo transitan unos 40.000. Tiene casi 80 años de uso intensivo. Por ese motivo se proyectó la construcción de un nuevo puente, pero en las últimas décadas se fueron sucediendo las diferentes gestiones gubernamentales y la obra nunca se concretó.

Ahora, los 40.000 vehículos que a diario circulan por esa estructura tienen un único paso terrestre habilitado: el puente, sobre el mismo río, pero en la autopista que une Santa Fe con Rosario.

La medida fue dispuesta por Vialidad Nacional, mientras se ejecutan tareas preventivas de mantenimiento que, se estima, demandarán entre 30 y 45 días.

En tanto, se evalúa la instalación de un puente modular metálico (tipo Bailey) sobre el tramo del viaducto afectado. “Esta medida permitirá, al menos, restablecer la circulación para el transporte de pasajeros entre ambas ciudades y el conglomerado Gran Santa Fe”, precisaron funcionarios de ambas municipalidades.

Según se informó, solo se permite el paso de unidades de emergencias y seguridad, como así también con precaución de peatones, bicicletas y motovehículos. En ambas márgenes se desarrollan operativos de control a cargo de efectivos de fuerzas policiales.

Problemas

El principal problema se registra en una de las juntas del puente, que es parte de la traza de la ruta nacional 11, a unos 15 metros de la bajada hacia el barrio Varadero Sarsotti, en el extremo sur de esta capital. Se trata de un sector que en 2023 ya había sido intervenido por personal de Vialidad Nacional.

Ante la persistencia del deterioro, a fines de julio del año pasado se colocaron refuerzos y chapones sobre la calzada para dar una solución temporaria, a la espera de la definitiva, la que, por el momento, parece no llegar.

“El problema ocurre en lo que denominamos viga Gerber. Es un diseño estructural que tiende a lograr una uniformidad en los esfuerzos de deflexión que sufren las vigas”, explicó el ingeniero civil Guillermo Ferrando, especialista en el tema.

De acuerdo con lo evaluado privadamente, si no se ejecuta una obra integral de mantenimiento para reforzar la estructura, el puente puede colapsar. Lo que aconsejan los técnicos es la construcción de un nuevo puente, que definirlo, licitarlo y construirlo, podría demandar unos 15 años.

Así está hoy el puente
Así está hoy el puente - Créditos: @Gentileza

Antecedentes

En tanto, los antecedentes afloran porque la obra del futuro puente entre Santa Fe y Santo Tomé se anunció en 2007. Recién en 2014 se hizo un proyecto ejecutivo para concretarla. Hace un par de años fue incluida en el presupuesto nacional. Pero nunca se definió un financiamiento. Todo quedó en la necesidad, el deseo y la intención. Por ahora, el Carretero se muestra frágil, gastado por el uso intensivo y a punto de colapsar.

Así, se escuchan repeticiones de gestiones a realizar ante el gobierno nacional, pero que recién se concretarían la semana próxima, y el reconocimiento de la falta de decisión para resolver una situación que viene desde por lo menos tres décadas y que se complementó con promesas incumplidas de varias gestiones.

El último en hacerlo públicamente fue Néstor Kirchner. “Vamos a construir el puente Santa Fe-Santo Tomé en compensación por la inversión que la provincia hará en la Ruta Nacional 19 (hoy autovía Santo Tomé-San Francisco (Córdoba)”, dijo el expresidente el 29 de agosto de 2007 en el acto de campaña electoral, junto a la fórmula Rafael Bielsa-Carlos Galán para las elecciones provinciales del 2 de septiembre de ese año.

El problema se refleja en los pobladores que residen en Santo Tomé, pero trabajan en esta capital y viceversa. Para frenar los reclamos se levantó el cobro de peaje en las cabinas del acceso Santo Tomé a la autopista. Pero eso no alcanza porque los que usan vehículos particulares para cubrir el trayecto deberán recorrer ahora 15 kilómetros extras, con el gasto y el tiempo que ello implica. La demora también modificará hábitos de quienes cubren el trayecto en ómnibus, aunque el mayor problema será facilitar el paso de rodados en las horas pico de funcionamiento de la administración pública y el comercio.