Anuncios

"Me niego a morir": el dramático rescate de la última pareja atrapada en el letal incendio en España

Sara Jorge.
Sara Jorge y su novio fueron los últimos en ser rescatados del edificio en llamas.

"Cuando saltamos de nuestro piso a un balcón y vimos las llamas a nuestro alrededor, fue el momento en que pensamos que íbamos a morir allí".

La portuguesa Sara Jorge fue, junto a su novio, la última pareja en ser rescatada por los bomberos en el trágico incendio que arrasó el jueves un bloque de apartamentos de 14 plantas en la ciudad española de Valencia.

"Pero le dije a mi novio: 'Me niego a morir'. Lo que nos rodeaba nos decía que podría ocurrir, pero yo sabía que no era nuestro momento", relata la joven a la BBC.

Esta mujer de 26 años y su novio belga son la pareja que aparece en el dramático video del rescate del incendio del jueves en Valencia, en el que son salvados por los bomberos mientras las llamas arrecian a su alrededor al tiempo que, abajo, los espectadores aplauden lo que parece ser un milagro.

Firefighters rescue two people who were trapped on a balcony in a burning housing block in Valencia, Spain, Thursday, Feb. 22, 2024. The cause of the fire is unknown and if there are any victims. (AP Photo/Alberto Saiz)
El fuego en el edificio de Valencia y el momento del rescate de una pareja atrapada. (AP Photo/Alberto Saiz)

Hablamos con ella en el hotel adonde los trasladaron, en su primera entrevista con un periodista internacional.

Sara y su pareja estaban trabajando en su apartamento en la ciudad costera española cuando empezaron a escuchar sirenas. Se había producido un incendio en el edificio contiguo, de 14 pisos de altura.

En cuestión de minutos, el fuego había envuelto la torre. Su bloque estaba unido con el edificio en llamas por un puente, por lo que el incendio pronto se extendió también a su edificio, donde vivían en el octavo piso.

El edificio de Valencia ardiendo en llamas. (AP Photo/Alberto Saiz)
El edificio de Valencia ardiendo en llamas. (AP Photo/Alberto Saiz)

“Al principio pensamos que era algo mínimo porque no veíamos humo”, recuerda.

"Abrimos la puerta y un vecino nos dijo que bajáramos a la calle. Así que recogimos algunas cosas pero cuando salíamos, las dos chicas que vivían enfrente nos dijeron que todo parecía estar bajo control y que nos quedáramos en casa. Así que volvimos a entrar. Fue muy estúpido. Poco después, empezamos a ver el humo", agrega.

Cuando decidieron irse, el edificio ya estaba siendo devorado por el incendio y no podían avanzar por el pasillo.

El viento, que soplaba a unos 60 km/h, había cambiado de dirección y avivaba las llamas hacia su parte del edificio. Entonces saltaron a un balcón lateral.

"Nos negamos a abrazarnos porque eso era señal de rendirnos", cuenta.

"Nos dimos solo un pequeño beso. Y luego empezamos a ver a los bomberos venir hacia nosotros", dice.

La pareja pensó que el primer bombero que vieron comenzaría el rescate, pero resultó estar preparando la zona, rociándola con agua para que un segundo equipo pudiera avanzar.

Sara recuerda haber gritado repetidamente "ven y sálvanos" en medio de la confusión.

Durante más de una hora esperaron en el balcón tras romper el cristal para poder pasar. Finalmente, otro bombero llegó hasta ellos con una grúa.

Fueron la última pareja que se salvó de los restos en llamas de su torre. Diez personas murieron en el incendio.

"Solo nos dimos cuenta de que todo el mundo nos estaba mirando descender cuando llegamos abajo, y luego vimos el vídeo", dice.

Y añade: "Fue entonces cuando comprendimos lo afortunados que habíamos sido".

Dos días después, Sara asegura que se siente entumecida y todavía incapaz de exponer sus emociones.

Pero cuando ve a la pareja del apartamento vecino, las lágrimas brotan mientras se abrazan.

Manuel Díaz relata que su novia, que estaba en casa cuando comenzó el incendio, está en shock.

"Sentimos que libramos una batalla mental", asegura, "porque lo perdimos todo, pero estamos vivos. Y eso es lo más importante".

Manuel Díaz y su pareja.
El vecino de Sara, Manuel Díaz, dice que lo han perdido todo en el incendio.

El vecino de Sara, Manuel Díaz, dice que lo perdieron todo en el incendio.

Las autoridades han iniciado una investigación sobre el incendio, que comenzó en un apartamento de la torre más grande y se extendió rápidamente.

Se sospecha que el revestimiento, el material utilizado en la fachada, fue un factor importante ya que, según informaron algunos medios, fue prohibido en 2019 debido a su inflamabilidad, pero no se retiró de los edificios que lo habían utilizado.

Sara asegura que sabía que la torre se había construido a bajo costo y que la infraestructura era deficiente debido a las frecuentes inundaciones.

Cuando llovía, las paredes del apartamento de arriba se inundaban. Se volvía a pintar y seguían así.

"Había muchas señales de alarma", afirma.

"Pero la gente tenía allí sus vidas; teníamos un apartamento cómodo, así que nos quedamos. Ahora no puedo entender por qué dejaron que ese material permaneciera en el edificio después de que fuera prohibido. Un día, hacía tanto viento que un pedazo salió volando", relata.

Las torres son ahora solo cáscaras ennegrecidas, sin vida. La más grande, donde comenzó el incendio, tenía 138 apartamentos y alrededor de 450 residentes.

A los desplazados se les dijo que se quedarán en hoteles hasta finales de mes y luego se les proporcionará alojamiento en viviendas sociales de nueva construcción.

Los residentes abrieron una página de recaudación de fondos en GoFundMe para ayudar con los gastos, incluido el pago de los funerales de quienes no lograron sobrevivir.

En la plaza principal de Valencia, frente al ayuntamiento, los vecinos se reúnen para guardar unos minutos de silencio.

Con las cabezas inclinadas, algunos se enjugan las lágrimas.

Luego suenan aplausos para los bomberos y algunas familias afectadas por la tragedia.

Sara dice que no ha podido contactar a los bomberos desde el incendio.

Cuando bajaron, abrazaron a sus rescatistas y luego los trasladaron rápidamente a una tienda médica y después al hospital para ser examinados.

"Cuando estábamos en el balcón, pude ver a los bomberos mirándonos directamente a los ojos. Eso fue confianza. Sentí que no podían dejarnos allí. No tengo palabras para expresarles mi gratitud. No tenían que arriesgar sus vidas pero eligieron hacerlo, y son la única razón por la que estamos vivos", asegura.

Sara Jorge contiene las lágrimas.

"Nos sentimos muy afortunados. Es un sentimiento extraño: la suerte se mezcla con el deseo de vivir. Tal vez solo mañana me dé cuenta de cómo me siento realmente", dice ella.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

En "minutos, nos habíamos quedado sin nada", lamentan los supervivientes de Valencia