Anuncios

Sánchez reivindica la convivencia como el mejor antídoto contra el fanatismo y el terror

Madrid, 11 mar (EFE).- El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, apeló a que este lunes, 20 aniversario del atentado yihadista del 11 de marzo de 2004, sea de recuerdo a las víctimas pero también de reivindicación de la convivencia y el respeto como el mejor antídoto contra el terrorismo y lo que consideró su caldo de cultivo: el fanatismo y la intolerancia.

Sánchez hizo esa reivindicación en el acto que, presidido por los reyes de España, Felipe VI y Letizia, organizó la Comisión Europea en Madrid con motivo del 20 aniversario de los atentados del 11 de marzo en la capital española, que produjo 193 víctimas mortales y más de 2.000 heridos, y de la conmemoración del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo.

El presidente llamó al recuerdo "para defender los derechos humanos que niegan los terroristas y para reforzar el Estado de Derecho, que es su principal vacuna" e impedir que puedan quedar impunes los crímenes terroristas.

También para perfeccionar los mecanismos de prevención, velar para que nadie pueda verse atraído por las ideas de odio que circulan en las redes sociales y para proteger los ideales de justicia y de libertad de Europa.

A juicio del presidente del Gobierno, "los principios de convivencia y respeto son el mejor antídoto contra la violencia terrorista y su caldo de cultivo, el fanatismo, la sinrazón y la intolerancia".

Y valores europeos como la solidaridad, dijo, que sirven de base para la determinación de luchar juntos contra la barbarie reforzando la cooperación en todos los ámbitos.

"Combatir el terror es actuar también contra las causas que alimentan los conflictos regionales. Es prevenir que los fanáticos transformen la desesperación en un arma para atacar los principios de libertad y respeto a los derechos humanos", recalcó.

Por todo ello, insistió en que esta jornada es un día para la memoria y el recuerdo emocionado, pero también para la reivindicación del respeto a los derechos humanos y a unas señas de identidad europeas que ha garantizado que "los fanáticos, sean del signo que sean, nunca podrán destruir".

Felipe VI proclama que las víctimas representan “la grandeza de la democracia”

Por su lado, Felipe VI proclamó que las víctimas del terrorismo son las que mejor representan “la grandeza de la democracia y su fortaleza”, así como la determinación por avanzar en la convivencia pacífica, por lo que pidió hacer todo lo posible para que se sientan “reconocidas, atendidas y protegidas”.

“Las víctimas del terrorismo son una referencia ética en nuestros sistemas democráticos y de valores humanos. Simbolizan la permanente necesidad y compromiso de defensa de la libertad y del Estado de derecho”, subrayó.

Para el monarca, la memoria, la justicia y la verdad son "un compromiso que las sociedades justas contraen con las víctimas del terrorismo para reponer y proteger su dignidad”.

“Todas ellas cuentan con nuestro máximo respeto, el de España y el de la UE, y sus instituciones. Y cuentan, también, con nuestro compromiso de seguir haciendo todo lo necesario para que se sientan reconocidas, atendidas y protegidas. Es nuestra responsabilidad, nuestra respuesta colectiva a su fortaleza y dignidad, en defensa de la democracia y la libertad”, abundó.

Horas antes, en la sede de la Comunidad de Madrid, se rindió también un homenaje a las víctimas y a los profesionales y ciudadanos que les socorrieron hace 20 años, en el que participaron la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y representantes de las asociaciones de víctimas.

“Nada ni nadie puede por medio de la amenaza, el miedo o el chantaje condicionar nuestro camino”, afirmó Ayuso, antes de subrayar que es "una obligación" que el 11M no sea "indiferente" para los jóvenes que lo vivieron y "los que están por venir".

(c) Agencia EFE